Nazareno Molina, actor destacado en las Mujeres Irreversibles de Gabyta Fridman

Nazareno Molina, actor destacado en las Mujeres Irreversibles de Gabyta Fridman

Entrevista a Nazareno Molina después de su actuación en “Mujeres Irreversibles”, la obra dirigida por Gabyta Fridman. Director, actor y guionista, Nazareno se lució en esta obra aplaudida de pie por el público, que disfrutó de sus cualidades actorales al interpretar a Loly, un personaje caracterizado por sus trastornos obsesivo-compulsivos.

 

Hola Nazareno, ¿cómo llegaste a ser Loly?

Gabyta Fridman, dramaturga y directora de Mujeres Irreversibles, me concedió el honor de interpretar este riquísimo papel.

 ¿Cómo te sentiste interpretando el personaje?

Siempre me divertí con la interpretación de papeles femeninos. Si bien en esta obra, en la que me transformo en Loly y cuyo texto no fue escrito por mí, el personaje fue particularmente especial por los matices de su personalidad y por esa “locura” que lo destaca. Construí el personaje de Loly a partir del material que me daba el texto y de las indicaciones de Gabyta, que generosamente me permitió enriquecerlo con mi imaginación. La verdad, fue muy gratificante.

¿Por qué te sumaste al elenco de “Mujeres Irreversibles”?

El guion me interesó por su temática realista, un género que me encanta abordar. Me fascina el hecho de leer el guión dramático y al instante sentir que muchos pueden identificarse con sus personajes o situaciones. Cuando Gabyta me designó para el personaje que tenía que encarnar, no lo dudé.

Gabyta Fridman

Gabyta Fridman

¿Qué actores te acompañaron?

Fuimos once los actores que integramos este talentoso elenco: Nancy Anka, Peli Cohen, Marcela Fernández, Vicky Funes, Maru Galuzzo, Sandra Moranchel, Fanny Rodríguez, Miriam Schlotthauer, Alejandro Chagas, Emanuel Wolansky y yo.

¿Qué aspectos psicológicos trabajaste para mostrar la locura de una mujer obsesiva con tics tan marcados?

Me dediqué a profundizar en la manera de hablar, en el timbre de voz, el movimiento corporal, la postura, la ansiedad, la desesperación ante la incertidumbre, los miedos y la lucha constante con ella misma. Toda esa inseguridad que la lleva a preguntarse “¿cerré la llave de gas?” Fue muy interesante trabajar también sus silencios, esas palabras no dichas pero que pueden inferirse a través de su fijación con los microbios, las bacterias y el uso obsesivo del alcohol en gel para sentirse protegida. Fue fructífero para el personaje sumarle de a poco cada capa del ser que a través del trabajo fue apoderándose de mis días hasta salir a la luz. Si bien me divertí mucho, el trabajo esencial fue el de ir a lo profundo de su ser, al “porqué” de lo que hace, de lo que “es”.

– ¿Cómo se siente un director al ser conducido por alguien como Gabyta?

Ella es una mujer muy pasional, muy enérgica; sabe claramente dónde quiere ir y, como dice el dicho, “pone toda la carne en el asador”. Es tan creativa como generosa. Eso es lo que más admiro de ella. Fue un gran gusto conocerla. Su energía contagia potencia y al mismo tiempo enriquece. Confié plenamente en su trabajo, sabía que iba a llegar a buen puerto. Estoy muy agradecido por todo lo que Gabyta me brindó y por la posibilidad que me dio de hacer lo que me gusta. Sabemos que es una profesión muy compleja la nuestra, y encontrar a alguien que te aporte tantas facilidades en el proceso creativo, es de veras fabuloso.

– ¡Gracias Nazareno, mucha suerte en tus futuras interpretaciones!

Patricia Ortiz 

Mujeres Irreversibles

Mujeres Irreversibles



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario