La despedida de don Julio Olmos Lablanca se realizó en el Salón Imperial del Club Español

La despedida de don Julio Olmos Lablanca se realizó en el Salón Imperial del Club Español

En una tarde lluviosa y fría, representantes de la colectividad española, consejeros, colaboradores, periodistas y amigos dijeron “presente” en la despedida de un hombre querido y valorado por sus cualidades personales y por el trabajo realizado en beneficio de los españoles y sus instituciones en Argentina. Fotos, saludos, abrazos y recuerdos para el hombre que deja una huella y se lleva en su corazón amistad y agradecimiento.

Julio Olmos, Consejero de Empleo y Seguridad Social de la Embajada de España, Pedro Bello, Presidente de la Federación de Sociedades Españolas, Manuel Padorno, Presidente de la Asociación Patriótica Española

Setiembre es el mes de la despedida de Don Julio Olmos Lablanca, consejero de Empleo y Seguridad Social de la Embajada de España. El 6 de setiembre de 2012, el Salón Imperial del Club Español brindó una recepción en su honor. Fue organizada por la Federación de Sociedades Españolas de Argentina, la Asociación Patriótica y Cultural Española de Argentina y el Club Español.

Daniel Vigo, secretario general de la inició las presentaciones formales y dio la palabra al presidente del Club Español, don Benito López Carballedo quien, emocionado, dio la bienvenida a los invitados y se refirió al motivo de la reunión: “Estamos despidiendo a un gran amigo como lo es el señor Julio Olmos. Quienes lo conocimos bien sabemos cómo y cuánto ha trabajado para la comunidad española y sus instituciones en Argentina. Es un orgullo haberlo tenido con nosotros. No queremos que se vaya, pero sí queremos que sepa que quedará en nuestro corazón y que esta siempre será su casa”.

Don Pedro Bello Díaz, presidente de la Federación de Sociedades Españolas, se acercó al micrófono. Pedro Bello ha compartido momentos de trabajo y de interés común en pos de crear, resolver y administrar, y así se expresó: “Es un día especial en todo sentido. Como presidente de esta Federación quiero, en nombre mío propio y de la honorable comisión directiva, de todos los presidentes de las instituciones federadas y no federadas de nuestra colectividad, destacar estos años de trabajo en los cuales hemos unido ideas y las llevamos a cabo. Las estadísticas dicen que nuestros lugares deben ocuparse por jóvenes y hombres y mujeres de mediana edad para que reciban nuestro legado, que formamos con esfuerzo día a día”. Además, describió a Olmos por sus acciones y por el resultado que ellas proyectarán en el colectivo español. Destacó a un funcionario, a una autoridad que siempre mostró preocupación por todas las instituciones, no solamente por la Federación, sino que también dirigió su mirada a la Asociación Patriótica Española, cuyo presidente es el señor Manuel Padorno. “Rescatar a una institución que fue en algunos tiempos de las más importantes de esta comunidad es todo un logro que muestra a los jóvenes y a los dirigentes cuál es el camino del trabajo conjunto. Resalto la presencia y el quehacer de Olmos, de este consejero y amigo a quien le interesó ayudarnos en los problemas del día a día. Resolvió nuestras inquietudes, aceptó debatir proyectos, los apoyó y llevó adelante su trabajo. Nos facilitó las herramientas de las que disponía para avanzar en un rumbo: el bien de la colectividad”, afirmó. La obra a la que aludió Pedro Bello detalla un trabajo en equipo de gente defensora de la cultura, en el cual estuvo don Ricardo Ramón Jarne, director de la Agencia Española de Cooperación, que trabajó y dio el puntapié inicial  para presentar a la rescatada Asociación Patriótica Española en sociedad. La ayuda fue bien dirigida hacia una planta baja remodelada donde se hará la inauguración. “El hall fue remozado y nos falta ese emblemático teatro que proyectamos en nuestras mentes: sostenemos que el camino se hace al andar y cuando hay ayuda interés de nuestras autoridades, como la hemos tenido, lo lograremos en poco tiempo”. Padorno comentó que la sede es una variante del Barroco poco difundida. En Buenos Aires hay sólo tres edificios que siguen este estilo y en el mundo, no muchos más: “Me siento hermanado por lo que hicimos; dentro de 100 años, cuando ya no estemos, el Club Español y la Patriótica perdurarán para otras generaciones. Queremos dejar una noción de honra y de cariño a nuestros antepasados, y que nuestros descendientes también la tengan”.

Pablo Barrios, Cónsul General de España en Buenos Aires, Julio Olmos, Consejero de Empleo y Seguridad Social de la Embajada de España

Los aplausos estallaron y luego se anunció la entrega de la Medalla de la Hispanidad, que la Federación de Sociedades Españolas otorga todos los años a las personalidades que han sobresalido por su amor a España. En este caso, y a partir de 2011, el reconocimiento es dado por la Medalla Mayor, concedida a don Julio Olmos de manos de los ex presidentes don Antonio Leprá y don Arturo Pérez. También, el agasajado recibió la colección completa de las publicaciones de la Patriótica Española de hace más de medio siglo; rara avis con un contenido literario deslumbrante.

A esta altura de los discursos, el Consejero de Empleo y Seguridad Social de la Embajada de España intentaba procesar lo que recibía en palabras, en presencias y en calidez humana.
“Creo que lo que llevaba preparado para decir no voy a poder exponerlo ni de casualidad, por la emoción y por el emotivo y entrañable recibimiento que siento.  Cuando llegué encontré una colectividad abierta, amable, voluntariosa, que quería sumar esfuerzos, trabajo y que se juntó con los proyectos que traíamos desde la consejería. Hubo más que un cruce o una continuación de caminos que, por lo que veo, ha dado sus frutos”, contó.

Don Pedro Bello y Benito López Carballedo

Julio Olmos nació en Valencia y allí lo espera su familia, sus pequeños hijos, sus amigos y su esposa Martha, a quien consagró un agradecimiento especial al ser la artífice de su arribo al Río de la Plata. No dudó en dejar su cargo como funcionaria española y lo acompañó en este viaje que duró cinco años, de los cuales tres transcurrieron en Uruguay y dos en el país que él llama “querida Argentina”. El destino quiso que la convocatoria para la consejería uruguaya lo eligiera, y lo sedujo la expresión de un amigo que ya trabajaba en las tierras de América del Sur: “Estoy conociendo gente que tuvo que salir por distintos motivos; muchos de ellos volvieron otros, no, y han hecho su vida aquí. Trabajo por ellos y trabajo por España. Piénsatelo”, le dijo.
“Y lo pensamos. Y viajamos. Y cambiamos de aire. Y aquí estoy, recordando los acontecimientos que nos trajeron a la Reina del Plata. Fue un reto para mí y mi futuro profesional en la conserjería argentina, donde se encuentra la colectividad más grande que tenemos de españoles en el exterior”, mencionó el consejero.

El sentimiento compartido por la despedida tiene dos caras: la primera, el dejar la Consejería de Trabajo, su rutina, los colaboradores, los amigos, la ciudad porteña.

La segunda, y el motivo que reduce la tristeza, es el reencuentro familiar y el retorno a la patria. Julio Olmos compartió su deseo de volver a Buenos Aires y seguir con la comunicación que siempre tuvo y que posibilitó la construcción de fuertes lazos de amistad.

Hubo un brindis. Hubo aplausos y dos frases dichas con júbilo: “¡Viva Argentina! ¡Viva España!”.
Patricia Ortiz   

Estuvieron presentes, entre otros: Pablo Barrios, cónsul general de España en Buenos Aires. José María Vila-Alen, presidente del Centro Galicia. Carlos Ameijeiras, presidente del ABC de Corcubión. Antonio Nespral, presidente del Centro Asturiano de Buenos Aires. Manuel Durán, consejero de Cultura de la Embajada de España. lrma Espisua, presidenta del Hospital Español. María Teresa Michelón, presidenta del Consejo de Residentes Españoles de Buenos Aires. Jorge Alonso, presidente de la Comisión de Cultura de la Federación de Sociedades Españolas de Argentina. Ricardo Ramón Jarne, director de la Agencia Española de Cooperación y Desarrollo. Doña Elvira Cortejarena, representante del Gobierno del País Vasco en Argentina. Jordi Font, delegado de Cataluña. Doña Gladys Sánchez. El alcalde de Vedra, don Carlos Martínez Carrillo y el secretario general de la Consejería de Empleo y Seguridad Social de la Embajada de España, don Benito Alfredo Bayona Rodríguez.



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario