Guipúzcoa, la tierra del verde paisaje

Guipúzcoa, la tierra del verde paisaje

Guipúzcoa (Gipuzkoa) es la provincia nororiental del País Vasco. Su capital, Donostia-San Sebastián, se asienta en la costa muy cerca de la frontera francesa.  El resto del territorio guipuzcoano es bastante montañoso, incluso en la costa, y su clima se conoce como templado atlántico, es decir, con abundantes precipitaciones: a esto se debe el aspecto siempre verde del paisaje. 

La región tiene una larga y rica historia que se remonta al paleolítico medio. Con el correr de los años sufrió distintos conflictos y posteriores reorganizaciones; destacamos que desde el siglo IX hasta el siglo XII perteneció al reino de Pamplona y que en el 1200 pasó a formar parte del Reino de Castilla, aunque conservó sus leyes y costumbres.Hoy en día un 40% de los habitantes aún entiende y utiliza el euskara, la lengua del País Vasco que antiguamente se hablaba a ambos lados de los Pirineos pero que con los años se ha reducido solo a la geografía del País Vasco. El caso del euskera es muy especial ya que es la única lengua europea que no tiene conexión gramatical con ninguna otra lengua existente o desaparecida y por eso es analizada por numerosos especialistas.

Donostia-San Sebastián
Donostia-San Sebastián

Un paseo por el Monte Igueldo, la Bahía de la Concha y El Puerto

Donostia se contempla en toda su dimensión desde el famoso mirador del Monte Igueldo. Un funicular de más de 100 años nos conduce en sus vagones de madera hasta la cima de este magnífico monte, donde además del mirador se encuentra un pequeño parque de diversiones para toda la familia. Subirse a una sencilla montaña rusa —conocida como Montaña Suiza— con vistas panorámicas de la costa y del Mar Cantábrico es una experiencia única.

Al pie del Monte Igueldo se encuentra el Peine del Viento, una creación del escultor Eduardo Chillida en la que tres piezas de acero que emergen de las rocas desafían el fuerte oleaje de la zona. El arquitecto Luis Peña Ganchegui diseñó el entorno de esta instalación, espacio que ofrece vistas maravillosas del mar y el horizonte.

Es justamente en el Peine del Viento donde comienza el paseo marítimo que une la playa de Ondarreta con la playa de La Concha. Entre ambas encontramos el Palacio de Miramar:mandado a construir por la Reina María Cristina, fue la residencia veraniega de la familia real durante el siglo XIX. Este edificio de estilo inglés forma parte de un conjunto formado por parques, dependencias y hermosos jardines.

Donostia-San Sebastián
Donostia-San Sebastián

El paseo de Miraconcha se ha convertido en la calle con el m2 más costoso de España. Sin duda, este paseo que comienza junto al Palacio de Miramar y continúa hasta el complejo La Perla ofrece espectaculares vistas de la Bahía de la Concha, custodiada en sus extremos por los montes Igueldo y Urgull. La Perla del Océano, antigua caseta real de baños fundada en 1912, es hoy un moderno complejo de talasoterapiaque mantiene parte de la estructura original de principios del siglo XX.

Continuamos nuestro camino por la Playa de la Concha hasta los jardines del Alderdi Eder, donde nos encontramos con el Ayuntamiento de Donostia – San Sebastián. Este edificio se inauguró en 1887 como Casino con la presencia de la Reina María Cristina y desde 1945 funciona como sede del Ayuntamiento.  A un costado, sobre la Bahía, se encuentra el Real Club Náutico de San Sebastián, edificio de estilo racionalista que, como un barco varado, observa la Playa de la Concha e incorpora en su interior la estructura de madera del antiguo Club Náutico.

Donostia-San Sebastián
Donostia-San Sebastián

Allí donde la bahía se cierra aparece el puerto —uno de los rincones más sugestivos de la ciudad—, abrigado por la presencia del Monte Urgull. Detrás del puerto encontramos la zona con más restaurantes de la ciudad y también gran cantidad de museos como el Naval o el Oceanográfico —más conocido como Aquarium—. Este último es el punto de partida del Paseo Nuevo o “rompeolas”, un camino que puede volverse toda una aventura en días de gran oleaje ya que las olas rompen sobre él y ofrecen un atractivo y desafiante espectáculo. Este paseo bordea la península a los pies del Monte Urgull y nos lleva hasta el Puente del Kursaal, puerta de entrada a la Playa de Zurriola.

Donostia-San Sebastián
Donostia-San Sebastián

San Sebastián es, sin duda, una ciudad mágica. La Naturaleza regala rincones inolvidables y encontramos el equilibrio perfecto entre montaña, playas y mar. Desde las alturas, las imágenes de la Bahía, de la Isla de Santa Clara y del azul del mar quedan congeladas tanto en la memoria de los turistas como en sus cámaras fotográficas. La arena dorada, el blanco perfecto de los bancos, el verde de los montes y el azul radiante del mar despliegan sus encantos ante quienes recorren la Rambla… Llega el atardecer y el vuelo de una gaviota se detiene sobre el Palacio de Miramar, que guarda celosamente la historia de la Bahía. 

Patricia Ortiz

Crédito fotográfico: Caminos Culturales



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

3 Comentarios

  1. Juan Jose Guaresti - 07/03/2019

    Magnifica descripción de ese famoso rincón del País vasco (Basko en euskera).Su gran atractivo, incluida una famosa gastronomía y palacios señoriales, hizo que durante muchos años se hicieran en San Sebastián grandes muestras del cine internacional. Muy interesante el lugar donde arribamos siguiendo la senda de Caminos Culturales,Felicitaciones Juan José Guaresti (nieto)

  2. Cristina - 13/03/2019

    Me encantó el informe. sin dudas una joya española.Gracias!

  3. Gladys - 14/03/2019

    San Sebastián, un lugar al que se vuelve siempre!

Dejar un comentario