El Centro de Descendientes de Españoles Unidos pide que se modifique la Ley de los Sefardíes

El Centro de Descendientes de Españoles Unidos pide que se modifique la Ley de los Sefardíes

Entrevista a Juan Manuel de Hoz, joven español que integra el Centro de Descendientes de Españoles Unidos. El grupo al que pertenece solicita la inclusión de los hijos y nietos no contemplados en la Ley de Memoria Histórica, en lo referido a la nacionalidad española.

—¿Quiénes están incluidos en el pedido de nacionalidad española?
—En esta campaña, que comenzó en 2011, pedimos que se incluya a los nietos de abuelas españolas, emigradas antes de 1936, y entre 1956 y 1978; a la mujer española que hasta 1978 no transmitía la nacionalidad, salvo que fuesen madres solteras o emigradas entre 1936 y 1955, a los hijos mayores de edad de quienes obtuvieron la nacionalidad de origen por la Ley de Memoria Histórica, que produjo grandes divisiones en el seno de las familias, ya que encontramos casos en los que la madre y el padre de un núcleo familiar poseen la nacionalidad, y algunos de sus hijos sí y otros no, dependiendo de si estos eran mayores o menores de edad al momento en que sus padres obtuvieron la nacionalidad de origen y a los nietos de españoles nacionalizados al país de acogida por razones no políticas y antes del nacimiento de sus hijos. Para este fin creamos el Centro de Descendientes de Españoles Unidos, a fin de poder aglutinar a aquellos descendientes de españoles que se ven actualmente discriminados en lo referido al acceso a la nacionalidad.

—¿Cómo surge el conflicto?
—Si bien entendíamos que la situación en España no era la adecuada para llevar adelante este reclamo, el hecho comenzó en 2012, cuando se anunció el proyecto de otorgar la nacionalidad a los sefardíes. Esta decisión motivó la reactivación del reclamo, enviando notas a las autoridades políticas de España y a todos los partidos políticos, explicando esta situación y solicitando incluirnos en la Ley de los Sefardíes. Realmente, creemos que vivimos una situación de carácter discriminatoria y de derechos humanos, ya que se violan artículos de la Constitución Española, como el Artículo 14 y 39.

—¿Qué repercusiones has tenido?
—Por parte de las autoridades del gobierno, solo hemos recibido respuesta por parte de la Dirección General de Registros Civiles y Notariado, informando que la solicitud de inclusión de los hijos y nietos excluidos en la Ley de los Sefardíes es una cuestión de índole política que excede sus competencias. Por el otro lado, la Defensora del Pueblo comunicó que esta es una cuestión de las cortes. Estamos esperando una respuesta desde el pasado mes de agosto de 2013 del Ministerio de Justicia, de la Dirección General de Migraciones, del Ministerio de Seguridad y Empleo y del Sr. Presidente Mariano Rajoy. En cuanto a los partidos políticos, el Partido Popular, desde el mes de octubre, nos informó que están estudiando el caso, mientras que parlamentarios del Partido Socialista Español (PSOE), el BNG y UPyD han contestado de forma permeable y satisfactoria a nuestro reclamo. El PSOE se encuentra impulsando una proposición de ley ante el Congreso para la inclusión de nuestros casos, dando al gobierno un plazo de 6 meses para expedirse, e incluso están evaluando realizar otras acciones a nuestro favor en caso de que no prosperase su proposición.

—¿Qué historia tiene la comunidad sefardí?
—Nosotros creemos que es muy satisfactorio que promuevan reparar el daño que se ha hecho en el siglo XV a la comunidad sefardí, que eran españoles con todas las letras, pero creemos que esto debe ir acompañado con reparaciones a discriminaciones o vulneraciones a los derechos humanos que se dan actualmente. No concebimos que en la España del siglo XXI todavía se imposibilite a las abuelas españolas emigradas a transmitir su nacionalidad a sus nietos –generando discriminación de género– y que haya familias en las que padres y madres españoles de origen tengan unos hijos que son españoles y otros no por una mera cuestión de edad. Creemos que, si se van a reparar hechos del siglo XV, al menos deben repararse conjuntamente discriminaciones de los siglos XX y XXI.

—¿Qué tiempos existen para lograr el objetivo previsto?
—Esperamos que, si no es en esta legislatura, sea en la próxima. Creemos que mucho dependerá del aprecio por las autoridades de los diferentes partidos al colectivo español en el exterior y de las estrategias de los partidos, es decir: si ven el gran caudal de votos que la emigración representa como factor decisivo en los resultados, amén de la importancia que cada partido le dé a la emigración desde lo sentimental y la representatividad que signifique para cada partido.

—¿Qué ha respondido el actual Consejero de Empleo y Seguridad Social?
—Don Santiago Camba fue muy permeable y cálido a nuestro planteo y se ha mostrado muy bien dispuesto en abrirnos las puertas para poder plantear esta situación a las autoridades que visiten el país, siempre y cuando ello esté en la medida de sus posibilidades.

—¿Qué se logra con el censo que promueven en las redes sociales?
—El objetivo es el de contar con una base de datos fiable y útil como un dato muestral de los casos de hijos y nietos discriminados. Es necesario demostrar, tanto a las autoridades gubernamentales como a todos los partidos, los casos por los cuales luchamos y tener una aproximación de tipo numérica. Al tener estos datos, sabremos que estamos luchando por todos los casos de hijos y nietos de excluidos y que no se nos escape ningún caso no contemplado. Invitamos a todos a sumarse a nuestra causa, y esperamos que todos los partidos políticos tomen este tema como una política de estado. Queremos que se le otorgue a la emigración el reconocimiento que se merece, y que de una vez por todas pueda cerrarse definitivamente una herida que ha quedado abierta en lo que se refiere al acceso a la nacionalidad para los hijos y nietos de españoles discriminados.

Patricia Ortiz



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario