OSPAÑA y la importancia de la concientización en el Día Mundial de la prevención del Cáncer de Colon

OSPAÑA y la importancia de la concientización en el Día Mundial de la prevención del Cáncer de Colon

El 31 de marzo es el Día Mundial de la Prevención contra el Cáncer de Colon, una jornada que busca concientizar a la población acerca de la importancia de los controles y de una dieta equilibrada para prevenir esta enfermedad —en Argentina, ubicada tan solo detrás del cáncer de mama—. Debido a esto, OSPAÑA brinda a sus socios consejos e información útil para promover las consultas anuales y facilitar el diagnóstico temprano, ya que la enfermedad puede desarrollarse sin presentar síntomasA día de hoy, el 90% de los casos se producen en personas mayores a 50 años.

El cáncer colorrectal se origina en el colon o el recto cuando las células comienzan a crecer en forma descontrolada, y adquiere el nombre de acuerdo al órgano en el que se originan. El colon es el encargado de absorber el agua y la sal de los alimentos provenientes del intestino delgado; el recto es último escalafón del sistema digestivo y recibe la materia de desecho del colon. Allí se forma la materia fecal que será eliminada del organismo a través del ano. La mayoría de los cánceres colorrectales comienzan con la formación de pólipos, un crecimiento en el revestimiento interno del colon o del recto.

Con el paso del tiempo —en general, muchos años—, algunos tipos de pólipos pueden volverse cancerosos. Los principales tipos de pólipos son: los inflamatorios y los hiperplásicos, que son bastante frecuentes y no suelen volverse malignos, y los adenomatosos o adenomas, que pueden convertirse en cancerosos, por lo que los adenomas también suelen llamarse afecciones precancerosas.

Ahora bien, es muy importante tener en cuenta que entre el 80 y el 90% de los casos se asocian directamente con la presencia de adenomas de crecimiento lento, pueden pasar hasta diez años antes de que se vuelvan cancerosos, por lo que los chequeos anuales son fundamentales aunque no aparezcan síntomas o dolores. De esta forma, el médico podrá determinar, una vez realizados los estudios correspondientes —colonoscopía, endoscopía—, cuáles son los pasos a seguir; en el caso de encontrar algún pólipo, se realizará una intervención para extirparlo. El diagnóstico temprano permite la realización de tratamientos menos invasivos y un 90% de los pacientes consigue recuperarse.

Patricia Ortiz
Corrección: Ailen Hernández
Crédito fotográfico: Gentileza: Fundación Favaloro



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario