La Alianza Francesa de San Juan, un espacio de enseñanza y cultura que se proyecta al mundo

La Alianza Francesa de San Juan, un espacio de enseñanza y cultura que se proyecta al mundo

Entrevista al Licenciado Daniel Alberto Izasa, director de la Alianza Francesa de San Juan, una institución sin fines de lucro y único centro oficial de enseñanza del francés en la provincia. El joven sanjuanino recorre junto a Caminos Culturales las instalaciones de un espacio que atrae por su historia, su arquitectura, su nutrida biblioteca, las exposiciones y ahora también por la posibilidad de degustar la gastronomía francesa en su petit bistró.  La pasión de Izasa  y su equipo han conseguido que el centro crezca y amplíe sus horizontes bajo los valores de libertad, igualdad y fraternidad.

C. C.: ¿Qué significa la Alianza Francesa y qué historia nos cuenta el edificio donde se encuentra aquí en San Juan?

Es una institución sin fines de lucro que tiene como objetivo la difusión de la lengua y la cultura francesa y francófona; y lo hace en más de ciento treinta países. En cuanto al edificio, nuestra sede puede parecer una casa cualquiera de fines del siglo XIX o principios del XX, pero para la historia de San Juan es muy importante porque sobrevivió a los dos grandes terremotos (el de 1944 y el 1977). No ha sufrido grandes daños y se ha conservado como  único modelo de vivienda particular standard de dicha época (casa chorizo). En 1997 fue declarada “Bien de Interés Cultural Arquitectónico» por la Municipalidad de San Juan y en 2006 “Patrimonio histórico y cultural de la provincia de San Juan” a través de la ley Nº 7745 del Poder Legislativo provincial y por ley 411-F del año 2015.

La Alianza Francesa de San Juan, un espacio de enseñanza y cultura que se proyecta al mundo

C.C.: ¿Cómo se convirtió en sede de la Alianza?

Su historia se remonta a 1916, cuando lo compró en un remate público una mujer sanjuanina cuyo apellido era Aguiar Gallastegui. Permaneció en su familia hasta 1956, año de la muerte de Camacho Pavón, viudo de Aguiar Gallastegui, en ese momento fue adquirida por la Alianza Francesa, presidida entonces por Francis Langlois, un francés que tenía bodegas en Pocito. Así comenzó a funcionar la Alianza Francesa en este edificio y pudo continuar la huella dejada por su primer presidente, Charles Bauden, quien había comenzado a dictar clases de francés en la ciudad en 1933 junto a otros franceses que vivían aquí, si bien ya existía un Comité de Acción de Alianza Francesa desde el año 1903.

C. C.: ¿Qué remodelaciones se hicieron luego del terremoto de 1944?

Se trabajó especialmente en la puesta en valor del frente de la casa y corrección del terreno para el nuevo trazado de la ciudad, en una obra exigida por el Consejo de Reconstrucción San Juan. Se pidió también hacer la consolidación del edificio y para esto se convocó a la arquitecta Carmen Renard, quien había llegado a la provincia para trabajar en el Auditorio Juan Victoria. Renard realizó un trabajo excelente porque logró que el edificio no fuera afectado por ningún movimiento sísmico y fue la primera mujer arquitecta premiada del país.

La Alianza Francesa de San Juan, un espacio de enseñanza y cultura que se proyecta al mundo

C. C.: ¿Qué actividades convocan a alumnos y visitantes?

Las Alianzas Francesas no son sólo escuelas de idioma, son verdaderos centros de cultura. Tenemos una programación que incluye muestras, charlas, conferencias y ciclos de cine, entre otras actividades. Al  día de hoy contamos con doscientos treinta inscriptos y siempre apostamos a sumar más. Además, la Alianza Francesa de San Juan es el único centro de pasación autorizado en la provincia para rendir los exámenes internacionales DELF y DALF.

C. C.: ¿De qué manera se han reinventado luego de un año tan inusual y difícil como el 2020?

El año pasado fue complicado para los cursos presenciales y las actividades culturales que habíamos imaginado. Además de volver a las clases presenciales, y actividades culturales este año se sumaron las propuestas gastronómicas  de La Madeleine  para la hora del té y un menú de siete pasos maridado con buenos vinos locales. ¡Es toda una novedad para la ciudad! Este petit bistró y casa de té, permite disfrutar de uno de los salones de la casona y la gente se va encantada con la atención de la joven y emprendedora pareja de cocineros que lo gerencia. Mariano Carmona y Marta Botti  son los encargados de preparar los platos y lo hacen con productos frescos y de estación. Como pueden ver, aquí se comparten momentos, se estudia, se disfruta y se descansa.

La Alianza Francesa de San Juan, un espacio de enseñanza y cultura que se proyecta al mundo

C. C.: Tienen una biblioteca envidiable, ¿qué libros encontramos en ella?

Esta biblioteca y mediateca son únicas porque están todos los clásicos de la literatura francesa: Honoré de Balzac, Beaudelaire, Rimbaud, Flaubert, Víctor Hugo y muchísimos más. Yo prefiero a los contemporáneos: Pascal Quignard es mi preferido. Por otra parte, contamos con aportes de la biblioteca del fondo Victoria Ocampo que colabora siempre y ofrece autores franceses traducidos al español.

C. C.: ¿Qué puertas se abren al estudiar la lengua francesa? 

Argentina y Francia siempre mantuvieron estrechas relaciones y estudiar la lengua francesa es un vehículo hacia la cultura de ese país, permite bucear en su historia, arquitectura y patrimonio, además de ser un medio para llegar a los autores en su lengua original. Descubrir el arte, el pensamiento, sus monumentos y sus ciudades es fascinante. Destaco también la influencia de los valores que porta: libertad, igualdad y fraternidad, que son los de la revolución en sus comienzos.

C.C.: Actualmente, ¿qué proyectos están desarrollando?

En cuanto a lo pedagógico, el objetivo es continuar con los convenios de cooperación con otras instituciones y mantener la cantidad de alumnos con siete profesores. Y en cuanto a lo edilicio, renovar pisos y volver a los originales en las partes faltantes, cambiar el sistema lumínico de la galería y sus cielorrasos. Es muy importante para mí desarrollar un proyecto que abarque la puesta en valor integral del edificio.

La Alianza Francesa de San Juan, un espacio de enseñanza y cultura que se proyecta al mundo

C.C.: ¿Qué significa gestionar cultura y estar a cargo de la dirección de la Alianza Francesa?

Si miro hacia atrás veo a un joven que comenzó en 2014, en principio por un año, y lleva ya casi ocho. De la gestión cultural me gusta el desafío constante y también  el compromiso social que es muy interesante ampliar a toda la comunidad. Soy el primer director sanjuanino y esto es un orgullo y una gran responsabilidad que no es individual porque cada paso y cada logro son los de todo un equipo que ama lo que hace.

C. C.: ¿Cómo le presentaría esta sede de la Alianza Francesa al mundo?

Hace tiempo hicimos una intervención de tejidos en todas las rejas y gustó tanto que me contactaron de la Fundación Alianza Francesa de París. Fue una propuesta que convocó a hombres y mujeres, lo hicimos entre todos. La Alianza Francesa de San Juan se proyecta al mundo en todo lo que hace, en cada una de sus acciones, no nos limitamos solo a la provincia. Somos apasionados y sin ese motor no podríamos abrir nuestras puertas y recibir a la gente todos los días. 

Patricia Ortiz 
Corrección: Ailen Hernández
Crédito fotográfico: Caminos Culturales 

La Alianza Francesa de San Juan, un espacio de enseñanza y cultura que se proyecta al mundo

Dejar un comentario