Caá Catí, Loreto,  San Miguel y Concepción del Yaguareté Corá, cuatro pueblos correntinos que guardan la identidad de las misiones jesuíticas

Caá Catí, Loreto,  San Miguel y Concepción del Yaguareté Corá, cuatro pueblos correntinos que guardan la identidad de las misiones jesuíticas

Corrientes capital fue fundada en 1588 y esa riqueza colonial es la que da valor e identidad a sus  comunidades, orgullosas de su patrimonio arquitectónico. Caá Catí, Loreto,  San Miguel y Concepción del Yaguareté Corá son los cuatro pueblos de la provincia que han recibido la declaratoria de Monumento Histórico Nacional,  pero en todos los demás también se conserva patrimonio arquitectónico de mediados y finales del siglo XIX que refleja la forma de vida de aquella época.

En el marco del curso: Patrimonio Arquitectónico Argentino II – Pueblos y Centros Históricos de la Argentina: su recuperación y puesta en valor” —a cargo de la Comisión Nacional de Monumentos, el Ministerio de Cultura y los Ministerios de Obras Públicas y Turismo—, Caminos Culturales dialogó con el Arq.  Gabriel Romero, presidente del Instituto de Cultura de Corrientes y delegado de la Comisión por dicha provincia. Romero se refirió a  las declaratorias destinadas a revalorizar el patrimonio provincial y los conjuntos urbanos, entre otros temas importantes para la región.

Caá Catí, Loreto, San Miguel y Concepción del Yaguareté Corá, cuatro pueblos correntinos que guardan la identidad de las misiones jesuíticas

“Desde 2017 y gracias al trabajo de la Comisión Nacional de Monumentos, presidida por Teresa Anchorena, Corrientes sumó cuatro declaraciones muy importantes de poblados históricos. Primero llegó Concepción de Yaguareté Corá y luego, un conjunto de tres pueblos: Caá Catí, Loreto y San Miguel. Los cuatro tienen en común estar ubicados en las inmediaciones de los Esteros del Iberá”, explicó el arquitecto. Para él,  además, “esa distancia de los centros urbanos más desarrollados y ese vínculo entre naturaleza y cultura permitieron que persistieran en el tiempo su arquitectura, sus calles de piedra, sus técnicas constructivas y también hábitos y rasgos del patrimonio intangible que suman un valor incalculable a estos lugares con tanta historia”.

En cuanto al patrimonio arquitectónico, Romero agregó que “una gran parte corresponde a un estilo muy particular en el área guaranítica, como las casas con galerías al exterior, una estética que solo se da en Corrientes, Paraguay y el sur de Bolivia”. El especialista destacó que el trabajo conjunto de la Comisión Nacional de Monumentos y el Instituto de Cultura de Corrientes fue fundamental a la hora de realizar obras concretas que revalorizaron estos pueblos y les permitieron obtener los reconocimientos antes mencionados. De esta forma, según Romero, “se puede empezar a hablar de desarrollo turístico”.

Caá Catí, Loreto, San Miguel y Concepción del Yaguareté Corá, cuatro pueblos correntinos que guardan la identidad de las misiones jesuíticas

En la segunda edición del curso sobre Patrimonio Arquitectónico Argentino —dictado en 2021—, una de las clases estuvo dedicada a Poblados históricos. A través de grabaciones se dio a conocer la historia de estos cuatro pueblos y esas particularidades que los unen con el pasado mencionadas por Romero. Sus orígenes están ligados a la presencia de los antiguos habitantes de las Misiones Jesuíticas que se fueron trasladando por la región en busca de un nuevo hogar luego de ser expulsados. “Los Esteros del Iberá eran lugares perdidos que recibieron a estos habitantes. Allí fundaron pueblos  que hoy conservan la historia y la identidad de las misiones jesuíticas, por eso también se conservan elementos relacionados con la santería y la imaginería colonial”, detalló Romero.

Es importante destacar que el reconocimiento que han recibido estos pueblos impulsa y beneficia al turismo de la región: “quienes lo visitan, lo hacen con otra mirada, se toma más conciencia de su valor al recorrerlos. Es una gran oportunidad para que el turismo interno visite los Esteros del Iberá: mostrar  su naturaleza y su cultura es algo muy importante”. Estos beneficios también se ven reflejados en el desarrollo de la hotelería plena que, para Romero, “es sinónimo de crecimiento económico porque genera trabajo y consigue que los jóvenes que se iban por falta de oportunidades, no lo hagan. Es una excelente gestión del Gobierno de la Nación, de la Comisión Nacional de Monumentos y de la provincia, que apuestan por el fortalecimiento de estos pueblos”.

Patricia Ortiz
Corrección: Ailén Hernández
Crédito fotográfico: Ministerio de Turismo de Corrientes 

Dejar un comentario