La Fiesta Nacional de la Olivicultura, se celebrará en La Rioja

La Fiesta Nacional de la Olivicultura, se celebrará en La Rioja

La Rioja es la primera productora de aceituna de mesa y exportadora de aceite de oliva de Argentina, convirtiéndose en la embajadora de la ruta gastronómica que combina lugares, sabores y colores, con su proyecto recientemente lanzado de la Ruta del Olivo Riojano. La Fiesta Nacional de la Olivicultura es el cúlmine de una intensa semana de festejos, y ya entrada la madrugada se elige a la Reina Nacional, siendo su misión promocionar y posicionar el acervo histórico, turístico y cultural riojano. Tanto el Gobierno de la Provincia, como Municipal y la Comisión Organizadora, buscan innovar en cada edición y lograr la excelencia que merecen los espectadores que se incrementan año a año.

A esta altura del año, Arauco, una de las localidades del norte de la provincia, prepara su Fiesta Nacional de la Olivicultura. Cada 24 de mayo, se realiza un homenaje al trabajador olivicultor y se valora el aporte de la región donde la fecundidad de la tierra y riqueza paisajística se muestran al turismo con atractivos sorprendentes. Aimogasta, voz indígena que significa “Agua de la Grega” es conocido como la Capital Nacional del Olivo, ubicada a 130 Km de la Capital riojana, escribe su historia entre la fecundidad y riqueza de una tierra que se identifica en el Corredor de la Costa. Está situada en las últimas estribaciones de la Sierra de Velasco y localidad cabecera del Departamento Arauco. Concentra una porción de la mayor superficie implantada de olivos convirtiéndolo en un importante centro comercial y turístico. La región ostenta además ser el primer productor de jojoba en el país.

RUTA DEL OLIVO RIOJANO – PROCESO SELECCIÓN

La Ruta del Olivo Riojano, cuyo proyecto fue lanzado recientemente, busca articular diferentes sectores como herramienta de desarrollo económico, conjugación sinérgica del turismo, industria y producción, merced a un proyecto estratégico del Gobierno de la Provincia a través del Ministerio de Planeamiento e Industria, a cargo del Dr Rubén Galleguillo, y financiado por el Consejo Federal de Inversiones (CFI).

Relatos históricos aseguran que, este noble árbol fue salvado de la tala masiva ordenada en toda América por el Rey Carlos III (de la corona española), en el siglo XVIII, ya que celosamente se anoticiaban de la rápida multiplicación de sus plantas y la excelencia de sus productos del varietal arauco. El colorido de la narración –afirman- fue que la única plantita fue tapada por una batea que doña Expectación De Fuente De Ávila, utilizó como protección.

EMBAJADORA OLIVICOLA RIOJANA

A partir de esa pequeña planta volvió a esparcirse la olivicultura no sólo en la Argentina, sino que también se llevaron estacas a Chile y Perú, justificando el atributo conferido por Decreto Nacional como “Padre de la Olivicultura” en 1946, mientras era declarado Monumento Histórico Nacional en 1980.



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario