Sofía Schiaffino canta en el recital para chicos “María Elena Rock, en concierto”

Sofía Schiaffino canta en el recital para chicos “María Elena Rock, en concierto”

La voz femenina del grupo llega a mis oídos luego de ensayar diversos estilos. Con un gran poder para conmover, Sofía Schiaffino recorre las fibras más profundas de las emociones. La cantante fue convocada por Luis Carrillo, productor y creador del espectáculo “María Elena Rock” cuando cantaba en un show. Ella interpreta y le da vida a las canciones de la consagrada María Elena Walsh, quien desde algún lugar seguramente aplaudirá a esta joven que sabe lo que hace y hace lo que sabe: cantar.

—¿Cómo llegaste a ser la voz de esta obra musical para chicos?
—Soy la única mujer del grupo y me siento muy contenida por ellos. Comencé desde pequeña porque siempre sentí que había algo artístico en mí, hasta que a los 18 empecé a cantar sola o acompañada. En un espectáculo en vivo, en el que Luis Carrillo hacía el sonido de mis amigos teloneros, recibí su propuesta; se presentó, me dijo que me llamaría… ¡y cumplió! Esto es algo diferente porque yo tenía un estilo. Soy la típica chica a la que le gusta el tema de radio; los más populares me interesan, son los que más se venden, los comerciales son mis preferidos.

—¿Qué te atrajo más de la propuesta musical?
—Teatro no había hecho y estaba en otros temas. Me recibí de licenciada en Genética y por este motivo estuve muy tapada con el deber ser. Tomé esta invitación como una señal para lanzarme al arte y me aferré: me impacta el hecho de actuar en un teatro que convoca a otro público; nunca he trabajado para chicos y lo que me gusta es que ofrecemos calidad; son pequeños, y una banda en vivo es buena propuesta con un contenido que fui descubriendo al recordar que las escuchaba cuando fui pequeña. La Canción del jardinero o La Canción del pescador me encantaron porque te dejan un mensaje. Además, este espectáculo tiene un plus que es la gente con la que trabajo; el grupo es de primer nivel, tanto en lo humano como en lo profesional. No podría encarar un proyecto que no me hiciera sentir cómoda. Hay muchas horas de ensayo que hacen que finalmente se conviertan en tu familia; además, está metido lo pasional. Estamos expuestos porque sacamos lo que tenemos adentro, lo que hay en el alma, nos desnudamos y hay mucha sensibilidad en cada uno.

—¿Qué expectativas surgen antes de la presentación?
—Me gustaría que los bajitos se vayan con un estímulo tal como el amor a la música que sentimos; no todos los chicos vienen de familias de músicos y muchas veces un artista marca o estimula el deseo de un futuro músico.

—¿Qué letras de canciones te produjeron ese impacto?
—Las letras de María Elena Walsh cuentan maravillosas e inocentes historias; son tiernas pero tienen mensajes directos y fuertes. Ella no escribía porque sí.

Fernando Fuente y Sofía Schiaffino

—¿Llevarla a este estilo le cambia la esencia?
—No. Cuando cambiás el formato, llegás a otra gente que jamás habías imaginado. Los chicos le dan algo diferente al recibirlas desde lo cultural y por ahí, de esta manera, conocerán un producto que no caduca y, maquillándolo un poquito, ofrecés algo nuevo.

—¿En qué momentos elegís escuchar música?
—La música es el escenario en sí. Me gusta escucharla en muchos momentos, porque se conectan las partes de mi cuerpo y de mi mente: ahí soy yo y soy feliz por descubrirlo. Pocas veces somos tan plenos; para mí, el canto me lleva a ese espacio de placer completo.

—¿Qué canción elegís para esos momentos?
—Depende de los estados de ánimo. Elijo a la canción que me hace canalizar lo que siento; si logra expresar mis emociones… ¡esa es la canción!

Patricia Ortiz



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario