Sylvia Pulpeiro y la Revista Céltiga: unidas por el sentimiento y la identidad gallega

Sylvia Pulpeiro y la Revista Céltiga: unidas por el sentimiento y la identidad gallega

Entrevista a Sylvia Pulpeiro, hija de emigrantes gallegos que participó en la presentación de la muestra “Galicia Imaxinada” —declarada de Interés Cultural por Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires y que llegó allí gracias al proyecto de la diputada Cecilia Ferrero— y compartió con Caminos Culturales la historia que la une a la Revista Céltiga, reeditada por su padre, Eliseo Pulpeiro, Ramón Suárez Picallo y Blanco Amor a partir de 1924. Los números de Céltiga formaron parte de esta exposición organizada porlos integrantes del Consello da Cultura Galega, el director de la Cátedra Galicia-América, Dr. Ruy Farías, y don Alejandro López Dobarro en nombre de la Xunta de Galicia.

C. C: ¿Cuál es su vínculo con la Revista Céltiga?

Me une fuertemente el hecho de ser hija de Eliseo Pulpeiro,uno de sus fundadores y director literario. Mi padre decidió reeditarla en 1924 junto a Ramón Suárez Picallo y Blanco Amor. Fue un acierto porque se convirtió en una referencia para la cultura gallega de ambas orillas y se mantuvo durante muchos años: apareció ininterrumpidamente entre 1924 y 1932 y tuvo182 números. Trataba temas políticos, culturales, artísticos y sociales y contaba con la colaboración de figuras destacadas de la época como Castelao, Curros Enríquez, Luis Seoane o Lorenzo Varela. También había fotografías y producciones artísticas, y un interesante capítulo llamado Sociales.  

Recuerdo que Céltiga era un maravilloso enlace entre amigos y parientes de allende los mares. Hace poco, en 2016, la revista fue digitalizada por el Consello da Cultura Galega. A la hora de buscar los ejemplares, había tres faltantes que encontré en la biblioteca que heredé de mi padre y que custodio, orgullosa, en Buenos Aires. Entonces viajé a Santiago y los entregué para que pudieran incorporarlos a la digitalización. Además, el Consello hizo coincidir la digitalización con la edición del libro Eliseo Pulpeiro. As letras galegas entre duas ribeiras (Ribadeo e Rio da Prata)que escribimos Pablo Rodríguez —un coterráneo ribadense—  y yo y que fue presentado en el Consello da Cultura de Santiago y en la Feria del Libro de Buenos Aires de ese año.

Sylvia Pulpeiro y la Revista Céltiga: unidas por el sentimiento y la identidad gallega

C. C:¿Por qué es importante para usted que la exposición se presente en la Legislatura Porteña?    

“Galicia Imaxinada” se presentó por primera vez en 2016 en el Centro Galicia de Buenos Aires con motivo de la Feria del Libro coincidiendo, como mencioné antes, con la presentación del libro que escribimos Pablo Rodríguez y yo sobre mi padre. Desde entonces ha tenido un carácter itinerante y ha recorrido muchísimos lugares. Recientemente se presentó en la UNSAM y seguirá visitando diferentes puntos de la Argentina, pero haber tenido un espacio en la Legislatura —gracias al proyecto de Cecilia Ferrero— sin duda la jerarquiza y le otorga una dimensión cultural muy especial, además de ampliar la convocatoria a un público más diverso.

C. C: ¿Qué destaca entonces de esta exposición en la Legislatura Porteña? 

En principio el interés y la gestión de la diputada Ferrero y del Dr.Ruy  Farías, quienes hicieron posible su concreción en un ámbito tan importante. Además, lo que dijeron en sus discursos fue impecable, claro y, sobre todo, emotivo. Por otra parte, la disposición en el salón fue maravillosa, formando un “arco” tan envolvente como apropiado.

Sylvia Pulpeiro y la Revista Céltiga: unidas por el sentimiento y la identidad gallega

C. C: ¿Qué sintió al estar presente en representación de alguien tan querido para usted como su padre,editor y director literario de Céltiga? 

Obviamente una gran emoción. Tanto mi hogar de la infancia como el actual son hogares gallegos. Si bien mi familia materna es andaluza, la gallega ganó protagonismo. Será la fuerza espiritual tan fuerte que tienen los gallegos y el amor incomparable por el terruño. Recuerdo las lecturas de la infancia guiadas por mi padre, los relatos de mis tíos y abuelos, las anécdotas que me acompañaron desde mis primeros años. Además, yo conocí a muchas de las figuras que aparecen en Céltiga y que visitaron Buenos Aires. Viajé a Galicia por primera vez con mis padres cuando me recibí de maestra. Era el regreso de mi padre a Ribadeo, maravilloso pueblo de A Mariña y su pueblo natal en Lugo, después de 45 años. Lo increíble fue que me pareció reconocerlo como si hubiera estado allí desde siempre. Muchos de los personajes de los relatos y los paisajes cobraron vida. Me llamó la atención no ver en la Muestra a otros parientes vinculados con las Revistas Gallegas de la época, por lo que me sentí “muy especial” pero, debo confesarlo, también extrañada.

Sylvia Pulpeiro y la Revista Céltiga: unidas por el sentimiento y la identidad gallega

C. C: ¿Cómo es el sentimiento gallego lejos de Galicia y tan cerca de quienes llegaron en barco a cumplir sus sueños de familia y progreso?

El sentimiento gallego es una marca imborrable. Si se transmite con fuerza y pasión,se instala de la misma manera en todos y permanece tan activo como en el primer momento, es más, va creciendo. Este sentimiento hizo que, durante la emigración, los que se fueron —voluntaria o forzadamente— nunca se fueran del todo y que los que se quedaron no estuvieran nunca solos. Céltiga y las otras revistas fueron protagonistas de aquella porque permitían compartir historias, sabores, imágenes, personajes, mitos… Aquí se hablaba de allí y viceversa. Algunos inmigrantes aquí fueron muy activos y se destacaron en política, cultura, en la sociedad. Otros, como mis abuelos, elegían formas de vida distintas y se recluían en sus casas bonaerenses como si fuera su hogar gallego: reunían a parientes y amigos en ese núcleo familiar y no se movían de allí, hablaban en su lengua, cocinaban sus comidas y escuchaban su música.Muchos regresaron a sus pueblos natales, otros viajaron de visita,otros no regresaron jamás…

C. C: ¿Hasta dónde piensa que debería llegar esta muestra? ¿Qué le sugiere el título elegido?

La “Galicia Imaxinada” es un supuesto,una representación,un símbolo que une, da fuerza y consolida nuestra identidad, por lo que creo que debería continuar su recorrido ininterrumpidamente. No quiero dejar de agradecer la oportunidad que me han brindado de contar la historia de la revista de esta manera. 

Patricia Ortiz

Crédito fotográfico: Caminos Culturales

Sylvia Pulpeiro y la Revista Céltiga: unidas por el sentimiento y la identidad gallega


Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario