São Paulo, una ciudad joven que se destaca por su diversidad cultural

São Paulo, una ciudad joven que se destaca por su diversidad cultural

En São Paulo, todo es superlativo: su población, su parque industrial, su arquitectura y sus opciones de diversión. Gracias a este dinamismo, São Paulo se convierte en un lugar privilegiado para aquellos jóvenes que quieren disfrutar del ajetreo de la vida local.

Durante el día, además de una amplia oferta de lugares y atracciones turísticas, São Paulo es la ciudad brasileña que posee el mayor número de museos, que además son considerados los mejores del país según una encuesta realizada por el portal Trip Advisor.

Aquí se puede encontrar un atractivo calendario cultural con exposiciones de renombre y precios populares. En este top 10 de Brasil se incluyen galerías de temáticas variadas como el Museo de la Lengua Portuguesa, la Pinoteca, el Museo de Fútbol y el Museo de Arte de São Paulo (MASP), entre otros.

Centro Financeiro de São Paulo, a Avenida Paulista começou a ser urbanizada no final do século 19,concentrando sedes de várias instituições, além do MASP, e atualmente é o maior centro empresarial da América Latina. Faz parte dos pontos turísticos da cidade, tanto empresarial como de lazer e entretenimento. São Paulo (SP). Foto: Christian Knepper.

Centro Financeiro de São Paulo, a Avenida Paulista começou a ser urbanizada no final do século 19,concentrando sedes de várias instituições, além do MASP, e atualmente é o maior centro empresarial da América Latina. Faz parte dos pontos turísticos da cidade, tanto empresarial como de lazer e entretenimento. São Paulo (SP). Foto: Christian Knepper.

Este impresionante acervo cultural queda patente también en las calles la ciudad, meca del arte urbano en Latinoamérica que ya cuenta con un rico patrimonio artístico. Entre edificios y bloques de hormigón, quienes visitan São Paulo se sorprenden continuamente al encontrar paredes pintadas por reconocidos artistas como Eduardo Kobra y Osgemeos.
Para quien prefiera el aire libre, este rico patrimonio artístico se completa con circuitos en bicicleta, un medio de transporte ideal para explorar la ciudad. Viajar en dos ruedas permite tener mayor contacto con los lugares visitados, un punto de vista único y una mejor interacción con los habitantes. Para ello, São Paulo cuenta con cerca de 290 km de ciclovías que rodean los principales atractivos turísticos de la ciudad, como parques, museos, centros culturales y edificios históricos. El objetivo es seguir ampliando esta modalidad hasta alcanzar 400km de infraestructura.
En esta jungla de cemento, que durante el día vive a un ritmo frenético, no hay mejor momento que ver caer el sol y acordarse de que lo más divertido aún está por empezar. Por la noche São Paulo se convierte en un parque de diversiones para los jóvenes, quienes pueden disfrutar de toda su gastronomía y movimiento cultural. Se estima que en esta ciudad hay 20 mil bares, 15 mil restaurantes, 164 teatros y 184 clubs nocturnos. Todo ello sin contar las salas de conciertos, cines y galerías de arte. Aquí, cuanto más original sea la propuesta más probabilidad de éxito tendrá.
El soho de São Paulo se encuentra en la Vila Madalena, un barrio que durante el día brinda rincones tranquilos con tiendas, talleres, restaurantes y encantadoras cafeterías que invitan a detenerse en el camino. La zona más popular es el cuadrilátero que comprende las calles Mourato Coelho, Inácio Pereira da Rocha, Harmonia y Purpurina. El barrio posee un ambiente relajado y las tiendas acompañan esta tendencia con objetos de moda y decoración de diseño propio. Además, este lugar también tiene su lado cult. Sólo en la Rua Fradique Coutinho se puede visitar la galería Fortes Vilaça, el Cine Sabesp y la Livraria da Vila.

Por la noche, el escenario cambia y la Vila se convierte en el reducto de bohemios que abarrotan los bares de la Rua Aspicuelta y sus alrededores. Inicia entonces el tiempo de chopps y flirteos en un ambiente de estudiantes, intelectuales y ‘hippies’ que rondan las calles Girassol, Aspicuelta y Purpurina. Para quien prefiera salir a bailar, en la Vila hay opciones de samba, tecno o rock.

Otra zona muy popular es la Avenida Paulista, en los alrededores de la calle Augusta. Es la arteria urbana principal, la zona alta de la ciudad donde los rascacielos son protagonistas. Aquí se ubican numerosos parques, museos y restaurantes de alta gastronomía que por la noche se entremezclan con todas las tribus juveniles que se juntan en sus alrededores: rockers, ‘hippies’, gays, lesbianas, clubbers… En la zona hay night-clubs para todos.

Gonzalo Cuellar

Gonzalo Cuellar

Sin embargo, es en el sur de la ciudad donde más disposición para la diversión nocturna. La mayor parte de las salas de espectáculos se encuentran en el triángulo formado por Marginal Pinheiros, Moema y Vila Olímpia, y en sus alrededores hay muchos bares que van desde el ‘happy hour’ hasta la madrugada. Para quienes buscan la famosa “balada” de Brasil, en Vila Olímpia hay una gran cantidad de discotecas de electrónica y samba donde la noche no termina hasta que la última persona abandona el local.
Una buena manera de conocer la noche paulista rodeado de gente joven es sumarse a los Pub Crawl, un concepto de fiesta pensando para los turistas extranjeros que por un módico precio visitan en grupo los lugares más típicos en una misma noche. El recorrido, generalmente a pie, se inicia en algún local de renombre, donde los participantes tienen acceso a las bebidas y picoteos clásicos. Después de este ritual previo, la noche se cierra en un concierto en vivo de famosos artistas brasileños o en un club donde bailar al ritmo de samba, forró o música alternativa.
En una ciudad donde todo se hace a lo grande, la oferta para los jóvenes no podía ser menor. La importante convocatoria que concentran estos lugares es un ejemplo de la armonía y boa onda que caracteriza a São Paulo y su gente.

www.visitbrasil.com
www.facebook.com/VisitBrasil



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario