San Luis y el grito de libertad del 9 de julio de 1816 grabado en sus monumentos

San Luis y el grito de libertad del 9 de julio de 1816 grabado en sus monumentos

Este 9 de julio de 2021 se cumplieron doscientos cinco años de la firma del Acta de la Independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata, un hecho que oficializó las intenciones de los líderes rioplatenses de dejar de depender de España. Dos siglos han pasado desde aquella reunión celebrada en la Casa de Tucumán y que fue fundamental para la historia de nuestro país. Caminos Culturales conversó con el historiador Martín Baca sobre los monumentos inaugurados en la provincia de San Luis con motivo del centenario y el bicentenario de aquella noche de 1916.

“En su origen, la Plaza Independencia se llamó Plaza de Armas de la Ciudad Cabildo de San Luis. El monumento ecuestre  del General San Martín ubicado allí e inaugurado el 9 de julio de 1916 fue fundido en los talleres del  Arsenal del Ejército Argentino y llegó a San Luis en tren”, comentó Baca, que forma parte del Programa Cultura del Gobierno de San Luis, dirigido por la arquitecta Patricia Perkman —también Jefa del Subprograma de Patrimonio Histórico Cultural—. Y añadió que, para el bicentenario y gracias a una iniciativa del Ejecutivo provincial, se emplazó una  réplica a escala original de la Casa Histórica de Tucumán en la ciudad de La Punta, un sitio que a día de hoy es un atractivo turístico muy visitado por docentes, alumnos y vecinos de la provincia.

Historiador Martin Baca

Con respecto al Acta de Independencia, el historiador explicó las razones de su firma en el marco del ajetreado camino hacia la libertad que se vivió durante esos años: “Fue necesaria para darle sentido a la Revolución que había comenzado en 1810 y que se estaba desarrollando en las Provincias del Virreinato del Río de La Plata, territorio que pertenecía a España. Se estaba viviendo una guerra civil y todas esas batallas, combates y encuentros menores, en su conjunto, favorecieron el proceso que llevó a la firma”. Baca detalló, además, que fue el General Don José de San Martín quien, comprendiendo perfectamente la situación, apresuró una Declaración de Independencia para darle a esa lucha un sentido de compromiso territorial y así comenzar una guerra formal.

En esta misma línea, el historiador agregó: “el 9 de julio de 1816 dejamos de ser Provincias del Virreinato del Río de la Plata y pasamos a ser las Provincias del Río de la Plata, también llamadas Provincias Unidas del Sur, aunque todavía  faltaba acuñar una moneda propia y dictar una Constitución real. La bandera que flameaba aún no era la que conocemos y faltaban librar muchos combates en tierras de la actual República; incluso los límites geográficos eran distintos al de la actual Argentina”.

San Luis y el grito de libertad del 9 de julio de 1816 grabado en sus monumentos

El tiempo ha pasado. La Casa de Tucumán es hoy Monumento Histórico Nacional y se ha convertido en una visita obligada para quienes llegan hasta la capital tucumana. Para finalizar, Baca recordó la importancia de volver a unirnos después de un año tan atípico como difícil: “Los argentinos deberíamos hacer flamear nuestra bandera en cada rincón del país. Vivimos tiempos de incertidumbre ante un virus que nos cambió la vida. Más allá de cualquier postura política, se habla de una pérdida del Estado por la incertidumbre que existe. Ante esto, unirnos y aportar lo mejor de cada uno permitirá que la Patria vuelva a ser grande”.

Patricia Ortiz

Corrección: Ailen Hernández

San Luis y el grito de libertad del 9 de julio de 1816 grabado en sus monumentos

Dejar un comentario