Primera expedición científica a la Primera Maravilla Natural de la Provincia de Córdoba: la Laguna de Mar Chiquita

Entrevista al intendente de Marull, Daniel Alberto Constantino.

La expedición se realizó en la primera quincena de diciembre de 2009. Constó de tres tramos, uno terrestre y dos náuticos, en observaciones cuyos registros fotográficos, fílmicos, en GPS y en forma de crónica y de testimonios dan cuenta del reconocimiento de ecosistemas específicos: flamencos, aves de ambientes periféricos, población de rayadores, etc.

—¿Cómo surgió la idea de presentar esta expedición?

—Resolvimos sentar a la mesa a los distintos actores: gobierno de la Provincia de Córdoba, gobierno de la Nación y Secretaria de Turismo de la Nación para preservar esta reserva ecológica y turística, considerando el valor de este inmenso espejo de agua, el quinto espejo salino del mundo, que pertenece al arco sur de la laguna de 600.000 ha. Luego, por iniciativa del Museo Aníbal Monte de Miramar, con quien establecimos algunas reglas de comportamiento político en la cual todo aquello que llegue para ayudar, colaborar, mantener el medio ambiente vivo en permanente estudio y permanente análisis es bienvenido.

—¿Cuál fue el objetivo final?

—Bueno, a partir de la iniciativa del museo, sumamos también a los intendentes y lo pusimos en contexto de “actividad dentro del espacio inter comunal o inter jurisdiccional  de los distintos municipios y apoyamos de alguna manera, ya sea desde lo político y lo económico, para realizarla. El objetivo fue el de tener un material actualizado, un análisis desde la última expedición hasta la actualidad. Se relevará desde estos 90 km que nos separan desde la desembocadura del Río Dulce hasta Miramar, más toda la perimetral que se hizo por tierra. Sumamos a la idea de “paseo” una organización que tomó en cuenta todos los valores turísticos que se puedan rescatar, anotar y fotografiar como documento para poder realizar, en primer lugar, un manual con todas las aves y también ver las diferencias o los cambios que se puedan haber producido en todo ese recorrido.

—¿Cuantos habitantes tiene Marull?

—Marull es una pequeña localidad rural de 2000 habitantes. Geográficamente, nuestro territorio es muy abundante y nuestra población, muy escasa, pero nuestro territorio tiene una gran potencialidad agrícola-ganadera. Por este motivo, no podemos darle la espalda a lo que la geografía que Dios y la naturaleza nos dieron y creemos que debemos colaborar con esto, interceder para que todos nuestros productores agropecuarios puedan trabajar a la orilla de nuestra laguna y nosotros mediar, ver cómo lo conservamos. Hay que convivir entre lo productivo y el medio ambiente; entonces, este es un poco el desafío y  también la inquietud de conservar este paisaje agreste.

—¿Qué características tiene el paisaje?

—Imagine usted una llanura total. Si viene de Santa Fe o desde Córdoba, son 100 km de llanura, donde encuentra una depresión que le da una imagen, sobre la ruta 17, de algo que es casi infinito porque tiene casi 90 km que se pierden en un momento. Cuando se navega, no se ve la costa: ¡es una maravilla!

—¿Por qué se le dice la Primera Maravilla de Córdoba?

—Fue un proceso de votación, pero que la región merecía ser y tener este adjetivo; porque lo tiene todo y por su amplitud, por su tamaño y por su diversidad. El voto del ciudadano cordobés eligió treinta maravillas, de las cuales quedaron siete y de las siete, esta quedó primera.

—¿Hay una conciencia creciente de la valoración ecológica?

—Sí. En forma incipiente, en forma lenta, estamos haciendo el tratamiento de basura, el agua potable en todos los pueblos, las cloacas, o sea, vamos dando pasos de saneamiento ambiental para conservar todo esto y que el valor de la producción misma de la soja o del maíz sea rentable y que haya una convivencia entre lo que se produzca y la naturaleza. Así se conserva esta imagen o este espacio o este paisaje agreste. Me parece que es lo que nos va a dar a nosotros sustentabilidad en el tiempo, y no pretendemos que nuestro pueblo de 2000 habitantes se convierta en 4000 habitantes; esa no es la intención, la intención es mantener esto, conservarlo y que la gente venga a visitarnos.

La conferencia sobre la expedición se presentó en noviembre de 2009 en la Casa de Córdoba en Buenos Aires, con la presencia de los intendentes de las localidades de Para Minas, Marcelino Tito y Daniel Alberto Constantino, y de los propios expedicionarios, Giraudo, Rumachella y el biólogo Walter Cejas. Fue organizada por la directora de Turismo de la Casa de Córdoba, licenciada  Laura Rinaldi.

Licenciada Susana Kozameh

Periodista y productora en Radio Rivadavia



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario