OSPAÑA y la importancia de la detección precoz del cáncer de mama

OSPAÑA y la importancia de la detección precoz del cáncer de mama

El cáncer de mama es una enfermedad que aparece cuando ocurre una multiplicación sin control de algunas células: el tipo de cáncer dependerá de qué células se vuelven cancerosas, ya que puede comenzar en distintas partes de la mama y en el interior de cada célula. Esta reproducción anormal forma nuevas células que no son importantes para el funcionamiento del cuerpo. Las viejas o dañadas no mueren sino que dan lugar a las células deficientes y alteradas que forman una masa de tejido llamado tumor que puede ser benigno (no es cáncer) o maligno (cáncer).

El Instituto Nacional del Cáncer establece que entre los cánceres más frecuentes se encuentran los de pulmón, colon, próstata, útero y mama. Este último puede desarrollarse a cualquier edad, aunque existen más probabilidades luego de los cuarenta años y a medida que se envejece. Desde  la Dirección médica de OSPAÑA se informa que es importante tener en cuenta  antecedentes familiares de  cáncer de mama o de ovario —madre, hermana o hija joven—, ya que la cuestión hereditaria juega un papel importante. Además, se explica que la menarca o primera menstruación precoz, la menopausia tardía, ser madre por primera vez después de los treinta años, la obesidad, el estrés o una alimentación excedida en grasas y alcohol favorecen la aparición de esta enfermedad.

Los controles ginecológicos anuales son fundamentales para prevenir tanto el cáncer de mama como el de cuello uterino. De todas formas, también es importante el autoexamen mensual a partir de los veinte años: esta acción permite advertir cualquier cambio, por ínfimo que sea, y una familiarización con el tacto del tejido y la forma de los pechos. Así, es posible estar alerta ante la aparición de elementos fuera de lo común y consultar al ginecólogo de inmediato.

Las adolescentes deben concurrir a la consulta a partir de la primera relación sexual o de los dieciocho años de edad e iniciar, de este modo, su historia clínica. La ecografía mamaria anual se realiza a partir de los treinta años aunque, si bien brinda información complementaria, no  sustituye el control clínico ni la realización de una mamografía. Este estudio es fundamental y, a partir de los cuarenta años, debe formar parte del chequeo anual de la mujer, ya que permite la identificación de tumores mamarios en sus fases iniciales y, a veces, permite encontrar un carcinoma ductal in situ.

En la Argentina, las estadísticas afirman que el 75% de las casi 21.000 mujeres diagnosticadas cada año no ofrecían síntomas significativos. En muchos casos, la enfermedad se presenta cuando se detectan nódulos en la mama, cambios en la coloración o textura de la piel, ganglios axilares duros o persistentes, entre otros. El Día de Lucha contra el cáncer de mama se conmemora el 19 de octubre de cada año y es una jornada en la cual se concientiza y reitera el pedido a las pacientes de nuestro país para que acudan a realizarse los controles; una detección temprana siempre aumenta las posibilidades de cura.

Patricia Ortiz
Corrección: Ailen Hernández
www.ospaña.com.ar



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario