OSPAÑA y el tratamiento de la depresión, un trastorno del estado de ánimo

OSPAÑA y el tratamiento de la depresión, un trastorno del estado de ánimo

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que disminuye la calidad de vida de las personas y también sus relaciones interpersonales y familiares. Presenta como principales características la tristeza, el enojo y el sentimiento de pérdida o frustración, sensaciones que impiden el desarrollo armónico y positivo de la persona durante un extenso período de tiempo.

Entre las causas más importantes se encuentra el cambio en el funcionamiento de los químicos cerebrales  luego de un hecho doloroso: un duelo, una pérdida importante o separaciones. A lo largo de la vida van ocurriendo cambios que muchas veces no se pueden aceptar o manejar, como el paso del tiempo, la falta de afecto, temas personales no abordados o incluso la maternidad —muchas mujeres luego de tener a su hijo pasan por un período de tristeza o abandono— y estas también son situaciones que pueden provocar depresión. Sin embargo, existen casos en los que se producen sin una causa aparente.

OSPAÑA aconseja concurrir a la consulta médica cuando el estado de melancolía, tristeza o falta de interés en las actividades de rutina perduran y llevan a la persona a estar desanimada. Algunos síntomas que dan un alerta son: sentirse de mal humor o irritable la mayor parte del tiempo, ataques súbitos de ira, cambios bruscos de pensamiento, agresividad o falta de alegría ante hechos positivos. La desesperanza, el sentimiento de inutilidad, odio hacia uno mismo y culpa son las sensaciones que forman un escudo que impide llegar a comprender lo que ocurre.

Quien padece depresión pareciera ver la vida a través de una lente oscura, no es capaz de reflejarse en momentos felices.  Un día normal puede volverse caótico al no poder conciliar el sueño o dormir más de lo normal, por lo que aparecen el cansancio y la falta de energía. A esto también puede sumarse la falta de concentración para formar los pilares sobre los cuales la depresión se siente cómoda.

Cada 13 de enero se celebra el Día Mundial de Lucha contra la Depresión, enfermedad que para ser contenida requiere un plan saludable que incluya alimentación saludable, ejercicio físico y actividades que brinden bienestar, así como evitar el consumo de alcohol y drogas —que alteran la capacidad de discernimiento—. Como en toda enfermedad, el contacto con los seres queridos o personas de confianza ayuda y es fundamental.

La psicoterapia y la asesoría facilitan herramientas para aprender a hacerle frente a los sentimientos y pensamientos que aquejan a los pacientes. Existen distintos tipos de psicoterapia, aunque los tratamientos con frecuencia combinan psicoterapia, medicamentos y cambios en el estilo de vida. El tratamiento clínico incluye la farmacoterapia con antidepresivos y ayuda a que algunas personas empiecen a sentirse mejor después de varias semanas de tratamiento. Otras, sin embargo, necesitan tomar medicación durante varios meses —entre cuatro y nueve—.

Quién está medicado con estos fármacos debe tomarlos todos los días. En algunos casos, el médico necesita cambiar el tipo de medicamento o la dosis según la respuesta al tratamiento. Lo más importante es no abandonar la toma por cuenta propia, incluso ante una mejoría o la aparición de efectos secundarios. Siempre debe llamarse al médico primero. Cuando sea el momento de suspender el medicamento, será el profesional quien irá reduciendo lentamente la dosis hasta dar por finalizado el tratamiento.

Patricia Ortiz
Corrección: Ailen Hernández
Crédito fotográfico: Gift Psicología



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario