OSPAÑA y el diagnóstico temprano del Autismo

OSPAÑA y el diagnóstico temprano del Autismo

Los trastornos del espectro autista (TEA) están relacionados con el desarrollo y, si bien pueden diagnosticarse en cualquier momento, suelen manifestarse en los primeros años de vida y afectan el modo en que las personas se comportan, interactúan con otros, se comunican y aprenden. Hoy en día los TEA incluyen a lo que antes se conocía como síndrome de Asperger y también al trastorno generalizado del desarrollo no especificado.

Está presente el término «espectro» al hablar del autismo porque hay distintos tipos de manifestaciones y la gravedad de los síntomas varían en cada persona. Algunas de estas manifestaciones son problemas para hablar y comunicarse, no mirar a las personas a los ojos cuando estas hablan o alterarse ante estímulos auditivos muy fuertes, intereses limitados y comportamientos repetitivos.

OSPAÑA informa a los padres acerca de la importancia de los chequeos regulares que deben realizarse los niños; en caso de que aparezcan signos de TEA, se hará una evaluación completa y exhaustiva a cargo de un equipo de especialistas. Se estima que la prevalencia de los Trastornos del Espectro Autista es del 1% y que es cinco veces más frecuente en varones que en niñas. En general, las manifestaciones clínicas son tempranas y van haciéndose evidentes a medida que el niño se desarrolla.

Como en toda afectación o enfermedad, es importante un diagnóstico temprano para iniciar el tratamiento correspondiente y, en este caso, ayudar a los niños durante su desarrollo. Algunos de los síntomas que pueden detectarse en casa, sin necesidad de pruebas médicas, son los relacionados con la conducta y el habla, entre ellos: no balbucear a los 12 meses, no pronunciar palabras a los 16 meses o no formular frases con intención de comunicar a los 24 meses o no realizar determinados gestos como señalar o saludar con la mano a los 12 meses. De todas formas, cualquier pérdida del habla o de habilidades comunicativas y sociales merece una consulta con el pediatra.

En cuanto al tratamiento, actualmente no hay uno estándar pero sí existen distintas opciones para acompañar al niño durante su desarrollo y aumentar al máximo sus capacidades para aprender nuevas habilidades y para socializar. Cuanto antes se diagnostique, más posibilidades habrá de que los distintos tratamientos muestren resultados positivos. Algunos de ellos son: terapias de comportamiento y de comunicación, el desarrollo de habilidades y también el uso de medicamentos para controlar los síntomas.

Ailén Hernández  para Caminos Culturales 

Fuentes: Sociedad Argentina de Peditatría (SAP) e Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano (NIH)



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario