Lina Mundet, rectora del Instituto Eduardo Mallea fue premiada por la Asociación de Rectores de la República Argentina

Lina Mundet, rectora del Instituto Eduardo Mallea fue premiada por la Asociación de Rectores de la República Argentina

Reportaje a la Magister Lina Mundet, rectora del Instituto Eduardo Mallea, quien recibió,  junto con otros rectores, un premio por su antigüedad docente. Fue un acto inédito organizado por  la Asociación de Directivos Argentinos (A.D.A) y A.R.E.P.R.A., como la Primera Premiación 2014 para directivos de todos los niveles y especializaciones, de inicial hasta universitarios, que poseen antigüedades docentes superiores y que siguen conduciendo sus establecimientos.El evento se realizó en el Teatro Coliseo, el viernes 27 de junio de 2014 y contó con la  presencia de las autoridades de Gestión Pública y Privada de nuestro país y representantes del extranjero.

 ¿Cómo nace la idea de premiar a los artífices/rectores  de la docencia? 

La idea nació con motivo de cumplirse las Bodas de Oro de AREPRA (Asociación de Rectores de la República Argentina) que, con la colaboración de ADA (Asociación de Directivos Argentinos), pensaron que la mejor forma de celebrar el 50 Aniversario de su gestión era premiar a todos aquellos rectores, de escuelas públicas y privadas de nuestro país, de todos los niveles y especializaciones, que tuvieran más de 20 años en el ejercicio de la docencia.

 ¿Cuál es el camino que siguió en la docencia que la llevó a este lugar?

El camino para estar dentro de los premiados fue el que inicié a los 17 años cuando, ya recibida de maestra normal y comenzados mis estudios en la carrera de Letras, me desempeñé como docente en escuelas de enseñanza media. Luego, a medida que iba obteniendo otros títulos: profesora, licenciada, magíster y, en breve, doctora, seguí enseñando en colegios y universidades hasta fundar mi propio Instituto en 1989, el Instituto Eduardo Mallea, y que actualmente dirijo. Si sumamos todo el trayecto dedicado a esta noble vocación hacen un total de 47 años abocados a la tarea de educar.

Junto a la rectora del Instituto Mallea, el secretario académico Lic. Gonzalo Lemme, y la prosecretaria Lic. Guadalupe Giménez Milán. Entrega la premiación el Dr. Gabriel Pirato Mazza, Presidente de AREPRA

Junto a la rectora del Instituto Mallea, el secretario académico Lic. Gonzalo Lemme, y la prosecretaria Lic. Guadalupe Giménez Milán. Entrega la premiación el Dr. Gabriel Pirato Mazza, Presidente de AREPRA

 ¿Qué momento la conectó con sus emociones más intensas?

La emoción fue colectiva y muy grande. Pensemos que es la primera vez que a una entidad del país se le ocurre la idea de acordarse de que existen docentes que dedicaron su vida a la formación de varias generaciones argentinas y que hoy ocupan el puesto más alto que pudieron ambicionar: llegar a ser rectores.

Hubo momentos muy emotivos en el acto como la subida, a ese inmenso escenario del Coliseo, de los abanderados y escoltas de los distintos establecimientos, portando la bandera nacional y la de sus colegios, cuyos rectores iban a ser premiados. La marcha de San Lorenzo resonó en nuestros oídos mientras desfilaban los jóvenes con el orgullo de participar como testigos del reconocimiento de sus autoridades.

También la presencia de tantas personalidades nacionales y mundiales, con sus trajes doctorales que indicaban su máxima jerarquía en el ámbito de los saberes académicos.

Fueron muy conmovedoras las palabras del Presidente de la Honorable Academia Mundial de Educación, el Dr. Enrique Bedoya Sánchez, y del director de AREPRA, el Dr. Gabriel Pirato Mazza.

Pero, sin duda, el clímax en la escala de la emoción se hizo presente cuando me nombraron y subí al escenario con los dos padrinos: mi hijo, el Lic. Gonzalo Javier Lemme (secretario académico) y mi nuera, la Lic. Guadalupe Giménez Milán (prosecretaria) del Instituto Mallea. Me entregaron un diploma de reconocimiento público y honorífico, con su certificación de registro; una medalla hermosísima; una estola dorada, y una copa. Esta última solo la recibían los docentes de más de 45 años de antigüedad.

Respecto de la elección del Teatro Coliseo se debió no solo a la importancia del acto sino también a su capacidad para alojar a tantos asistentes: rectores, profesores, familiares y alumnos. En total se contó con una asistencia que superó largamente las dos mil personas.

 ¿Quiénes estuvieron presentes y quién le dio el premio?

Contamos con la presencia del cuerpo directivo en pleno de nuestra DGEGP (Dirección General de Educación de Gestión Privada), con su directora, la Lic. Beatriz Jáuregui, y sus colaboradores, el Lic. Baruj Zaidenknop y el Dr. Miguel Ángel Rivas, y un invitado especial por su trayectoria en ese organismo como el Prof. Eduardo Dotori. Por otro lado, asistieron las autoridades máximas de la Honorable Academia Mundial, del Consejo Iberoamericano, y varios funcionarios llegados de países hermanos, entre ellos, el Prof. Alfredo Van Gelderen, del Dr. Norberto Baloira –Secretario de Coordiep– los ministros de Bolivia, México, Chile y representantes Doctores Honoris Causa de otros países hermanos. Contamos a su vez con autoridades de Mar del Plata, Jujuy, Mendoza, Santa Fe, Córdoba y la provincia de Buenos Aires.

Autoridades de la DGEGP (Dirección General de Educación de Gestión Privada). En el micrófono su directora, la Lic. Beatriz Jáuregui, que inauguró la ceremonia.

Autoridades de la DGEGP (Dirección General de Educación de Gestión Privada). En el micrófono su directora, la Lic. Beatriz Jáuregui, que inauguró la ceremonia.

¿Quién preside  la Asociación de Directivos Argentinos?

La Asociación de Rectores Argentinos, integrada por los conductores más relevantes de la educación, tiene representatividad en todos los ámbitos educativos y cuenta con comisiones especiales a cargo de los máximos expertos en cada área para intervenir y proponer a las autoridades ejecutivas y legislativas todas las mejoras posibles en el ámbito de la educación. Atienden tanto los problemas específicos técnico-pedagógicos, como la renovación de planes de estudio acordes a los nuevos paradigmas y tiempos, como el perfeccionamiento del docente, la actualización de los directivos, el seguimiento y la contención de los estudiantes y de toda la comunidad para elevar los niveles de excelencia de la educación argentina. Está presidida por su fundador, el Dr. Gabriel Pirato Mazza, cuyo pensamiento gira en torno de la unidad de todas las instituciones de la Educación, porque “hay muchos aspectos que se deben preservar –nos dice– y muchos otros que se deberán alcanzar para lograr la verdadera transformación educativa”.

 ¿Quiénes estuvieron presentes de la Educación Mundial de Iberoamérica?

Estuvo presente nada menos que el Dr. Jorge Morán Terrones, Director General del Consejo Iberoamericano de Educación, cuyas palabras y simpatía llegaron al corazón de todos los asistentes.

 ¿Qué sentimiento de orgullo le  produce la llegada del representante del World Guinness?

El sentimiento de todo directivo que ve cómo por primera vez, después de tantos años de luchar en silencio y de soñar con un mundo mejor a través de la acción transformadora de la enseñanza, ve premiado su esfuerzo. La importancia del suceso mereció la presencia del delegado del World Guinness Records para certificar, oficialmente, que se trata del primer acto de reconocimiento público para directivos con antigüedades importantes, y que siguen en sus cargos directivos.

 ¿Cómo fue el acto y qué le ha dejadocomo mujer y profesional?

El acto fue inolvidable por lo que tuvo de inédito y singular. Los argentinos, y en especial los docentes, estamos ajenos a las premiaciones, no estamos acostumbrados a que se nos reconozcan por nuestra tarea. Nos parece que es algo natural y propio de nuestra condición de servicio preparar las clases todos los días, corregir hasta altas horas de la noche, ir a la escuela enfermos a veces para que los alumnos no pierdan las explicaciones, motivar los temas para hacerlos más interesantes, quedarnos después de hora para apoyar a los más rezagados, perfeccionarnos, buscar nuevos caminos metodológicos y dinámicas que activen el proceso de aprendizaje… En fin, se acordaron de nosotros, de nuestra misión sublime e indeclinable, de que los docentes dejamos profunda huella y potencialidades en los niños y jóvenes que darán a largo plazo sus frutos cuando ya nosotros no estemos para verlos.

Patricia Ortiz

www.institutomallea.com.ar

Primera Premiación 2014 para directivos de todos los niveles y especializaciones, de inicial hasta universitarios

Primera Premiación 2014 para directivos de todos los niveles y especializaciones, de inicial hasta universitarios

 



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario