La Policía de la Provincia de San Juan y la recuperación del legado sarmientino que honra la vocación de servicio

La Policía de la Provincia de San Juan y la recuperación del legado sarmientino que honra la vocación de servicio

La Policía de la Provincia de San Juan, es la Institución que, además de tener a su cargo el mantenimiento del orden público y la paz social; transita un proceso de recuperación de su memoria histórica. Caminos Culturales recorrió sus instalaciones y conversó con quienes forman parte del personal. Desde el año 2015, la fuerza ha comenzado a mostrar cambios importantes, en diversos órdenes acompañados por la decisión política del gobierno provincial del doctor Sergio Uñac, quien alimentó y propulsó las sugerencias llevadas a cabo por las autoridades institucionales del comando superior a cargo del Crio. Gral. Lic. Luis Martínez.

En esta línea de trabajo, una conjugación de valores se unió para sostener pilares de respeto, dedicación y entrega. Un grupo de valiosos funcionarios policiales comenzó a trabajar en la creación de cimientos fuertes, cuyo objetivo principal es la reparación y reconstrucción histórica: “En 1944 nuestra provincia sufrió el terremoto que destruyó todos los edificios de la administración pública provincial y, lógicamente, los policiales. A partir de este momento, una nueva infraestructura comenzó a emplazarse para perderse en el tiempo. Acercarse al imaginario de pensar el ‘desde cuándo funciona una comisaría en tal lugar’ o ‘cuando empezó a trabajar esta dependencia’, es lo que estamos reconstruyendo. Es como si en un minuto de acción brusca de la naturaleza, más de cien años de actividades administrativas fueron borradas de un plumazo”, afirmó la comisario Lic. Patricia Herrera, profesora de historia y miembro de la policía de la provincia de San Juan, quien marcó un punto de inicio del rescate histórico que abarcó diversas formas, fundamentalmente la recuperación de documentos y elementos de diversa índole; traídos también desde la oralidad, para volver a ponerlos en valor y encuadrar su referencia histórica, reuniendo a los hombres con sus hechos.

Nro. Cabo 1° Belén Ahumada, Cabo Rita Robledo, Subcomisario José Trigos, Segundo Jefe de División Relaciones Policiales.

Esta nota rinde homenaje a la memoria de quienes la forjaron y visibiliza la de los que honran el legado recibido y lo impulsan con vocación de servicio: “Estamos en la Central de Policía, edificio histórico donde funcionaba la Escuela José Ignacio de la Roza. La Policía cumplirá 153 años y trabajamos para volver a contar con nuestro museo y, de este modo, recibir la visita de grupos escolares y quienes quieran conocerlo”, afirmó el subcomisario José Trigos, jefe de la Banda de Música de la Policía de San Juan, quien fue el encargado de darnos la bienvenida.

En lo que respecta al acompañamiento, las mujeres de la Policía de San Juan no solo brindan un apoyo incondicional, sino que despliegan profesionalidad y entrega; virtudes que devienen de la preparación y el estudio. De este modo, la Cabo Primera Belén Ahumada y la Cabo Rita Robledo, hoy técnicas universitarias en Archivística, van camino a recibir su licenciatura en la Facultad de Filosofía de Humanidades y Arte de la Universidad de San Juan y son las encargadas de cuidar la memoria y la calidad de la institución. “En 1861, Domingo Faustino Sarmiento —que tenía en su mente la idea del respeto— designó a los funcionarios policiales y les dio cómo actividad primordial la de preservar el orden público, afirmando que les dejaba la responsabilidad de custodiar la provincia y siendo valorados por todas las personas. Luego ya en 1869 y siguiendo el legado Sarmiento nace la ley 404 y se crea la policía provincial. A partir de ese momento se formaron las diversas secciones de la policía. Hoy contamos con 36 comisarías y subcomisarías integradas por hombres y mujeres: hay cargos muy importantes cubiertos por mujeres y, desde hace poco tiempo, nos hacemos cargo de varias dependencias. Desde 2015 llega la mujer a la mayor jerarquía con hombres a su cargo. Hay una gran apertura por parte de la secretaría de seguridad”, afirmó Robledo, seguida por Patricia Herrera, quien agregó que “estamos viviendo un momento coyuntural en la historia estructurada de la fuerza. Si en este momento aún no vemos muchas mujeres llegando al comando superior institucional es porque la respuesta debe encontrarse en que su ingreso hace 30 años (y respondiendo a una época) era mínimo. En cambio, actualmente, el ingreso de integrantes femeninos se hace de manera más proporcional. Si hablamos de ascensos a los grados superiores, se da con absoluta paridad”.

La Policía de la Provincia de San Juan y la recuperación del legado sarmientino que honra la vocación de servicio

“Es un tiempo de logros y avances debido a la incorporación de tecnología de última generación; de mujeres y hombres con iniciativa en varias áreas y la seguridad dirigida a la ciudadanía en el contacto con la policía de proximidad”, comentó Trigos: “Es como volver a los orígenes de una policía más comunitaria; menos distante. Cuando Sarmiento creó la milicia provincial con funciones más específicas, lo hizo con la iniciativa de que todos los policías debían leer y escribir. Quería una policía instruida (1861)”, acotó Belén Ahumada. 

Por su parte, Trigos se refirió también al avance adquirido en cuanto a armamento, tecnología etc.: “En nuestra institución se destacan profesionales de todas las áreas: maestros, licenciados  en Historia, psicólogos, médicos, enfermeros, contadores, abogados. La licenciatura en Seguridad Ciudadana, que es muy importante y se cursa en la Universidad de Cuyo, es el camino por donde ingresan todos los policías; salen como técnicos o diplomados en Seguridad Ciudadana y de ahí otros eligen la licenciatura, permitiéndoles a los integrantes de la fuerza un gran desarrollo. Si un miembro pone de manifiesto que quiere estudiar una carrera, lo autorizan. Es por ley. El jefe de turno lo tiene que autorizar. Entender la educación como pilar para desempeñarse en el cargo, poder dialogar con la gente y tener esa cintura que requiere la función”.

La Policía de la Provincia de San Juan y la recuperación del legado sarmientino que honra la vocación de servicio

En cuanto a la historia de la cabo Belén Ahumada, su destino fue trabajar en la Brigada Femenina y solo con mujeres. “Recibimos mucha orientación y enseñanza, así iniciamos este camino. He trabajado en la Comisaría de la Mujer y llegué aquí, donde estudié. Ya había cursado Historia y retomé desde otro lado para volver a lo que a mí me gustaba. No podemos amar lo que no conocemos; por ende, nuestro objetivo es contar esta: nuestra historia. Estamos en proceso de reconstruirla y dar fecha de nacimiento a cada una de las dependencias. Es un trabajo muy grande y somos aún pocos. Tenemos que analizar antecedentes”.

Al recorrer el museo, comprobamos la importancia de descubrir esa historia guardada en los valiosos objetos: “El proceso de la policía provincial seguramente fue vivido por otras tantas policías hermanas; sirvió como la institución que cobijó en épocas de la organización administrativa nacional desde mediados del siglo XIX a las futuras instituciones administrativas provinciales. En nuestros libros de registro (que hasta este momento no habían sido investigados, se encuentran las actividades iniciales de la municipalidad; del arbolado, del empedrado de calles, etc. Es maravilloso admirar con los ojos del siglo XXI la vida comunal de nuestra sociedad sanjuanina a través de la escritura policial”.

Patricia Ortiz y comisario Lic. Patricia Herrera

Es de destacar el anhelo de este equipo de hombres y mujeres de proyectarse hacia el futuro, resguardados en el uniforme, lucido con orgullo, pertenecientes a una policía empática, preparada y culta. “Cuando la democracia regresó a nuestro país, las instituciones policiales comenzaron a vivir un proceso que buscó desprenderse del aspecto castrense que tiñó por décadas nuestro aspecto administrativo. Esto nos ha llevado a buscar en el paradigma de la seguridad ciudadana las bases para un accionar cercano a la ciudadanía, en el cual el apego a los derechos humanos de manera permanente, el acceso a formación de grado superior adquirido en espacios universitarios (que también se han ocupado y preocupado en la capacitación de personal policial) sean nuestro norte.

La Policía de la Provincia de San Juan y la recuperación del legado sarmientino que honra la vocación de servicio

El trabajo realizado por la cabo Rita Robledo en la brigada femenina le dio una experiencia apreciable en el contacto con la gente: “Dar a conocer nuestra historia es importante. El tener el mandato de Sarmiento nos compromete con nuestra institución, es gratificante”, agregó.

“Personalmente, estoy convencida de que este momento histórico en el que la institución policial se encuentra, marcará un sendero en el que la sociedad y los hombres y mujeres que trabajan en su seguridad sigan en la misma senda”, concluyó la comisario Lic. Patricia Herrera, quien dirige esta división y a quien le agradecemos especialmente esta visita.

Patricia Ortiz

Crédito fotográfico: Caminos Culturales

Corrección: Beatriz Rodríguez

Comparti esta nota:

Dejar un comentario