La Orquesta Escuela San Juan, un espacio donde confluyen la música, la enseñanza y la amistad

La Orquesta Escuela San Juan, un espacio donde confluyen la música, la enseñanza y la amistad

Entrevista al profesor Jorge Rodrigo, Presidente de la Fundación Orquesta Escuela San Juan, integrada por doscientos cincuenta niños, niñas y adolescentes. Estos jóvenes se forman en un ambiente de amistad y camaradería, amparados por la dedicación de sus maestros y el amor por la música. La Escuela tiene posibilidades de proyección tanto en la provincia como en el resto del país gracias al apoyo del Gobierno de San Juan y de su gobernador, Sergio Uñac. Enseñar desde un costado lúdico y transmitir la pasión y el amor por cada instrumento y por la profesión es la manera que ha encontrado la Orquesta Escuela para permitirles a los jóvenes soñar con una vida en la música, siempre con responsabilidad y ganas de seguir aprendiendo.

Jorge Rodrigo, Presidente de la Fundación Orquesta Escuela San Juan

C. C.: ¿Cómo nació la Orquesta Escuela San Juan? 

Fue un proyecto que, desde lo pedagógico, se inspiró en el Sistema de Orquestas Infantiles de Venezuela, creado por el maestro José Antonio Abreu. Es un proyecto superador e interesante porque permite que los chicos se inicien en la música de manera lúdica y tocando instrumentos desde el primer día. Nuestra Orquesta Escuela está integrada por alumnos de los diversos departamentos de San Juan y empezó en 2012, bajo la órbita del Ministerio de Turismo y Cultura de la Provincia. La llamamos así porque los más chicos van dos horas diarias de lunes a viernes, y los más grandes, tres. La orquesta los invita a un trabajo cotidiano que los fortalece como grupo y que, a su vez, los forma musicalmente, no es lo mismo que tomar clases particulares incentivadas por los padres. Aquí es la práctica diaria la que mantiene el interés de los niños, no solo por la música, sino también porque adquieren un núcleo de pertenencia y se manejan con una mirada que no está puesta solamente en el maestro sino en el compañero, el amigo.

C. C.: ¿Y cómo es la llegada de los niños y su educación en la Escuela?

La idea es que el niño llegue a la orquesta y que sea su vivencia aquí la que lo haga volver: disfrutar del tiempo compartido y desarrollar sus condiciones y talento. Si logramos que los niños transiten su infancia y adolescencia acompañados por la música, estamos satisfechos, porque además, desde lo educativo, pueden desarrollar aspectos del pensamiento y la sensibilidad que solo brinda el arte. Desde el punto de vista de la creación y la teoría, la música tiene que ver con las matemáticas, por lo que fortalecen ese aspecto también al trabajar en la composición del sonido.

C. C.: ¿Qué evolución ha tenido la Orquesta a lo largo de estos años?

La propuesta inicial fue que la Orquesta estuviera presente en todos los departamentos porque debe ser política de estado llevar la música a los niños. Actualmente la Fundación Orquesta Escuela les da la posibilidad de acceder en forma gratuita a las clases ya que cuenta con un banco de instrumentos para que puedan tocar y aprender. Nosotros conducimos la nave desde lo pedagógico y puedo decir, desde el punto de vista social, que la convivencia entre los niños es muy buena y hasta enriquecedora, ya que vienen de distintas realidades pero aquí tienen un solo objetivo: tocar y transmitir desde el respeto el arte que emana de cada uno. Por otra parte, hemos participado en el Septiembre Musical Tucumano en 2017 y 2018 y en el V Encuentro de Orquestas Infantiles y Juveniles 2018 en Chascomús. También formamos parte del II Encuentro Cuyano de Orquestas Infantiles organizado en San Luis y San Juan y fue un orgullo ver la actuación de nuestros músicos en la Ballena Azul del CCK.

La Orquesta Escuela San Juan, un espacio donde confluyen la música, la enseñanza y la amistad

C. C.: Desde el punto de vista humano, ¿qué es o qué significa una orquesta?

Hemos pedido a los chicos que nos graben una respuesta muy breve a esta pregunta. Para mí, como director, es una familia en la que encuentran su segundo hogar. Para ellos es como una segunda casa, donde tienen su espacio y pueden expresarse y sentirse auténticos. Los chicos más avanzados habían sido invitados por Andrea Merenzon, directora de Iguazú Conciertos, a participar en el mes de junio la edición de este año, pero no se pudo por el Covid-19. Sin embargo, ella ha seguido trabajando con el proyecto online los martes y sábados y así nuestros alumnos han compartido momentos de formación con chicos de Perú, Chile, México y España, relacionándose y mostrando lo que hacen en la Escuela. El encuentro con el otro siempre es emocionante.

C. C.: ¿Cómo es su historia con la música?

Mi carrera empezó con el piano, aunquesiempre tuve interés en lo pedagógico porque pensaba que existían distintos métodos de enseñanza. Fui un emigrante económico y viví en España durante años dando clases de piano. En una oportunidad, viajé a Venezuela y al ver la organización de las Orquestas infantiles, vendí mi casa, volví y dije: “esto lo quiero para San Juan”.  Cuando conocí este mundo, me enamoré. Paso muchas horas delante del piano, podría decir que es mi amigo y que es una gran satisfacción cuando sale lo que pretendo. Esta pandemia me ha permitido acercarme más a él, practicar y dedicarle más tiempo.

C. C.: ¿Qué melodía lo emociona y lo conecta con su interior? 

Definitivamente Escenas infantiles, Opus 15, de Robert Schumann, un bello conjunto de trece piezas para piano escritas en 1838, inspiradas en recuerdos de infancia del autor.

C. C.: ¿Cuáles son las líneas de enseñanza más importantes en educación musical?

Las más conocidas son cinco o seis, pero en la línea instrumental solo hay algunas que han sido conocidas en la Argentina. De la de Vicente Scaramuzza, por ejemplo, han  surgido Martha Argerich o Bruno Gelber. Para mí es algo que tiene que ver con la famosa frase “cada maestrito con su librito”, todas son válidas, son distintas maneras de llegar a un mismo fin.

La Orquesta Escuela San Juan, un espacio donde confluyen la música, la enseñanza y la amistad

C. C.: ¿Y a nivel mundial?

La Escuela Rusa es la más conocida desde el punto de vista técnico. En cuanto al concepto estético, los alemanes. Al hablar de escuela hay que tener en cuenta, por un lado, la forma de tocar, y por otro, los valores desde el punto de vista artístico. En esto último siempre fueron y seguirán siendo los alemanes. Creo que cada país europeo se impone o tiene un patrimonio: los italianos en pintura y arquitectura; en la música, los alemanes.

C. C.: ¿Y qué puede decir de la Argentina?

La Argentina tiene esa impronta ingeniosa de salir adelante a pesar de todo, como producto de una necesidad. Y así es que somos reconocidos en distintas orquestas del mundo y que tenemos músicos extraordinarios, muchos talentos tocando en el exterior, como Martha Argerich, Horacio Lavandera, Alberto Lysy y Daniel Barenboim, entre otros.

C. C.: ¿Qué infraestructura le brinda la provincia a la Orquesta San Juan, con una gestión que busca mostrar la provincia cuyana al mundo? 

Lo que me dio San Juan fueron infraestructuras únicas en el país. El Auditorio Juan Victoria, el Teatro del Bicentenario, ¡lo tienen todo! San Juan es una provincia que nos hace sentir orgullosos. El Auditorio tiene una sala única en Latinoamérica, con condiciones acústicas de excelencia. Tenemos un laboratorio experimental, salas de ensayos… Don Juan Victoria tuvo la idea de construir un complejo cuando la provincia quedó destruida luego del terremoto. Fue un visionario. Una sala de conciertos es consecuencia de una realidad musical que sale a buscar una sala, pero aquí se hizo a la inversa: cuando aún no había vida musical, ya existía el Auditorio Juan Victoria, que además, desde el punto de vista arquitectónico, es bellísimo.

C. C.: ¿Qué perfil tiene que tener un músico?

No tiene que tenerlo sino desarrollarlo. Voluntad, aplicación, tesón y ser consciente de que los logros llegan gracias al esfuerzo y la constancia. Se da algo muy interesante que une el disfrute con el recorrido: el hecho de hacerlo.  El montaje de una obra, por ejemplo, es muy importante. Cuando estamos muy metidos en lo que estamos haciendo nos molesta que nos llamen y nos saquen de ese mundo. El grado de compromiso es tan grande que hace que empieces a tener otros conceptos y valores, como entender que para lograr algo tiene que haber esfuerzo y sacrificio, pero sin tomarlo como un sufrimiento, sino como algo que te lleva a enfocar todas las endorfinas en la creación.

C. C.: ¿En qué etapa de creación se encuentra usted?  

En una en la que pensaba no encontrarme, la verdad. Hice mi carrera de piano, cumplí las distintas etapas y pensé que el día de mi jubilación estaría dándole de comer a las palomas, ¡pero no las veo! La Orquesta Escuela es un proyecto de puro amor en el que me encuentro con el Jorge niño de la mano de estos pequeños, estar en contacto con ellos me recuerda mi infancia. Trabajar e impulsarlos me renueva la  energía. Cuando ensayamos siento algo especial: esa energía que solo pueden producir cuarenta niños tocando fuerte en una atmósfera única que se crea a partir del amor que le ponen y transmiten. 

La Orquesta Escuela San Juan, un espacio donde confluyen la música, la enseñanza y la amistad

Más de Jorge Rodrigo
Profesor de Piano egresado de la Universidad Nacional de San Juan quien se ha dedicado a la divulgación de los métodos activos de pedagogía musical, habiendo realizado cursos de perfeccionamiento en el Orff-Institut de Salzburgo (Austria), en el Instituto Dalcroze de Ginebra (Suiza) y en la A.I.E.M. Willems de Lyon (Francia).

Su trayectoria como ponente lo ha llevado por diversas ciudades españolas, realizando cursos para la Universidad de Sevilla, La Laguna, Cáceres, Málaga, Huelva, etc.  Así como para los Centros de Profesorado de la casi totalidad de las provincias andaluzas.

Amplia es también su trayectoria en el campo de la música instrumental, ya sea como solista o dentro de la música de cámara, habiendo realizado diversos recitales en varias ciudades argentinas.

Dedicado a la enseñanza pianística y a la de la pedagogía musical, es un seguidor de los principios de la pedagoga croata Vanda Mikats, convencido de que la enseñanza de la música sólo es posible, siempre que vaya de la mano de la felicidad, siendo éste el único camino para acercar al niño al mundo de la música.

Estuvo radicado en España durante 25 años dedicado a la divulgación de la Pedagogía Musical y ejerciendo como profesor de piano en el Conservatorio Profesional de Música en Huelva, hasta junio de 2013.

En la actualidad como Presidente de la Fundación Orquesta Escuela San Juan, está al frente del proyecto de las nueve orquestas infantiles que existen en la Provincia de San Juan. Proyecto que ha sido declarado de Interés Cultural por el Ministerio de Turismo y Cultura y por la Cámara de Diputados de la Provincia de San Juan.

Jorge Rodrigo ha sido distinguido en 2019 como Personalidad Destacada de la Cultura de San Juan y ha recibido un reconocimiento a la Excelencia Profesional por  el Rotary Club San Juan

Patricia Ortiz
Corrección: Ailen Hernández
Crédito fotográfico: Orquesta Escuela de San Juan 



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

1 Comentario

  1. Alicia - 14/10/2020

    Hermosa actividad para los niños y adolescentes y más cuando les gusta la música

Dejar un comentario