La Casa de San Luis presenta el taller “Cuatro Cuentos de Jorge Luis Borges”

La Casa de San Luis presenta el taller “Cuatro Cuentos de Jorge Luis Borges”

Entrevista a Dora Angélica Roldan, escritora y guionista, quien dicta el taller “Cuatro cuentos de Jorge Luis Borges, una mirada antroposófica”, en la Casa de San Luis en Buenos Aires. La actividad cultural comenzó el 27 de junio de 2017 y se desarrollará en cuatro encuentros, todos los martes de julio, de 14 a 16. El taller consiste en la lectura de los siguientes cuentos del gran autor: “Las Ruinas Circulares”, “El Aleph”, “Funes El memorioso” y “El Espejo de los Enigmas”, trabajados en conjunto con las conferencias de Rudolf Steiner.

-¿Cómo se generó la idea de realizar un seminario sobre cuentos de Jorge Luis Borges?

Se generó por dos vías: una relacionada con la antroposofía, y la otra con la obra de Borges. Esa unión dio por resultado este seminario. Para ello recibí el apoyo de Laura Cuffini, la Directora de Cultura de la Casa de San Luis, que nos pareció un marco ideal para el evento, ya que Borges era sobrino nieto de Juan Crisóstomo Lafinur, un reconocido poeta puntano oportunamente homenajeado por las autoridades de la Provincia y por su propio pueblo. ¿Cómo no volver a esas palabras poéticas para que resuenen en la Casa, donde los ancestros y maestros mayores nos guían en la ciencia del saber? No es la primera vez que armamos este tipo de encuentros, y salió muy bien.

-¿Por qué inició el estudio sobre Borges y sus cuentos?

Por amor y pasión por la lectura en general, y porque no me imagino la vida sin el recorrido intelectual de su magnífica obra. Elegí estos cuentos porque son pilares fundamentales en su creación.

-¿Qué destaca en la personalidad de Borges y en su escritura?

Destaco que fue un ejercicio constante y consciente que hizo en su vida, en la literatura y en la reflexión filosófica.

-¿Cuál será la modalidad del seminario y quiénes la acompañarán?

Suponemos que quienes concurran ya habrán leído los cuentos. Caso contrario, lo haremos en grupo para compartir el contenido de cada uno o refrescar detalles. Además, leeremos algún capítulo de la Biblia y algún fragmento de conferencias de Rudolf Steiner. Esto sirve como recurso para trazar una analogía entre el cuento y el material de posible inspiración para Borges. Y también, para que los participantes puedan apropiarse del material, hacemos una comparación vivencial entre la vida cotidiana en vigilia y el sueño. Es una forma de que el contenido espiritual de los cuentos forme parte de la vivencia, y que el contenido del taller seminario constituya una unidad con las personas. Muchos de los asistentes suelen soñar con el material trabajado. La invitación es totalmente libre, aquellos que escriben lo hacen, mientras que otros describen las imágenes soñadas con una estructura de cuento. En el seminario me acompañan personas integrantes de la Casa de San Luis.

-¿Cuál es el cuento que más le gusta y por qué?

¡Qué difícil! Cada cuento tiene un desarrollo que despierta un gran interés en quienes lo leen. En “Las Ruinas Circulares” hay un espejo de actitud en el mundo de la materia, hacia el mundo del Espíritu. Probable y comprobable para quienes se desarrollan espiritualmente y siguen un discipulado.

-¿Qué legado nos deja el escritor?

Nos enseña que el camino de la lectura es enriquecedor para transitar y acercarse a mundos diversos, misteriosos y desconocidos. Nos dejó un legado que a lo largo del tiempo se sigue destacando en el mundo de las letras argentinas y contemporáneas en general, a las que ha enriquecido y profundizado.

-¿Por qué aborda los cuentos de Borges desde esta perspectiva?

Porque entre los años 1980 y 1983, en la Sede Antroposófica de Crisólogo Larralde, el Maestro concurría con su madre para el estudio de los Evangelios según Rudolf Steiner en alemán. Yo comenzaba con el estudio de un libro básico de Steiner en Teosofía y, si bien no lo relacioné inmediatamente, con el tiempo logré hacerlo. Continué leyendo a Borges y estudiando antroposofía; y como dos espejos se reflejaron el contenido de los cuentos con la antroposofía. Desde allí, como en “Las Ruinas Circulares”, tomó la forma del Hijo deseado. Los cuatro cuentos que trabajamos son “Las Ruinas Circulares”, “El Aleph”, “Funes El memorioso” y “El Espejo de los Enigmas”, y tienen en común el desarrollo del hombre como individualidad. La vigilia y el sueño están unidos en un orden de vida cotidiana. Este orden otorga armonía a la vigilia, y no es otra cosa que un sueño premonitorio, una antelación del mundo de la vigilia.

Más sobre Dora Angélica Roldan

Nació en San Luis en 1952. En 1969 se radicó en Buenos Aires, consolidándose como profesional en diferentes disciplinas artísticas, con diversos maestros de dibujo, pintura, modelado, escultura y teatro. Luego incursionó en la escritura a través de la novela, la poesía, el guion cinematográfico y el teatro, con eminentes maestros y dramaturgos como: Ricardo Monti, Eduardo Leiva Muller, Olga Orozco, Jorge Goldenberg, Ernestina Gruzman, Simón Feldman, Gerardo Parra, Jorge Maestro y Gustavo Rubinstein, entre otros. Otra rama del arte que no le fue ajena es el cine, ya que trabajó como técnica en más de treinta películas, comerciales y documentales, tanto en Argentina como en el exterior. Asimismo, coordinó diversos grupos de estudio acerca de la obra de directores como Andréi Tarkovsky, Werner Herzog, los hermanos Dardenne o Theodore Angelopoulos, siempre impregnada por los conceptos fundamentales de Steiner. Conceptos que continúa difundiendo en diversos espacios y ciclos de análisis desde un punto de vista antroposófico, reforzado por sus estudios y relaciones con la inmortal obra borgeana.

https://casadesanluiscultural.wordpress.com/

Twitter > @casadesanluisba

Facebook > casadesanluis

Patricia Ortiz



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario