Hoy como ayer… El 4 de septiembre se celebró el Día del Inmigrante en la ciudad de Rosario.

Hoy como ayer… El 4 de septiembre se celebró el Día del Inmigrante en la ciudad de Rosario.

La República Argentina fue ayer una nación abierta a la inmigración. Los barcos llegaban repletos de ilusiones y de miradas que se multiplicaron con el tiempo, y fue aquí donde todo comenzó otra vez.

Con diferentes actos, se celebró en la ciudad de Rosario el Día del Inmigrante, instituido en 1949 en conmemoración del primer decreto del Gobierno Patrio de 1812.
Los que partieron, ansiosos, fueron recibidos con los brazos abiertos por una madre generosa que vio llegar a sus nuevos hijos en busca de un lugar para vivir en paz, crecer y construir una familia; jóvenes sanos y robustos dejaron sus pueblos en busca de un nuevo horizonte. Eran los inmigrantes que, en su mayoría europeos, decidieron establecerse y trabajar duro en una Argentina con inmensos recursos naturales. Muchos de ellos se ubicaron en Buenos Aires y en el Litoral, lugares en los cuales los esperaban las actividades relacionadas con la llegada del ferrocarril y con la apertura de puertos. Fue en Entre Ríos y en Santa Fe donde los inmigrantes españoles se establecieron junto con italianos, franceses y suizos.
Este 4 de septiembre, la ciudad de Rosario vivió el Día del Inmigrante con una intensa actividad que comenzó muy temprano con el izamiento de la Bandera Nacional en el mástil mayor del Monumento Nacional a la Bandera, que flameó como nunca mientras las flores perfumadas se acomodaban en el Monumento al Inmigrante. Fue un día especial en el cual las distintas colectividades se encontraron para ser sólo una. Autoridades, funcionarios y delegados llegaron al Salón Puerto Argentino del Consejo Municipal de Rosario para compartir el desayuno. Por la tarde, en la sede de Gobierno de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), se presentó la muestra de fotos Hacia el Bicentenario, Argentina un País Integrador, seguida de una conferencia a la que asistieron como disertantes los miembros del cuerpo consular de diversos países con representación en Rosario, de la Dirección Nacional de Migraciones y del Ministerio del Interior, Delegación Rosario.
Por la noche, la huella del escritor Rafael Alberti se hizo más intensa con la inauguración de Rafael Alberti: la huella imborrable, en la Sala Leónidas Gambartes del Centro Cultural Bernardino Rivadavia, y organizada por Artibe (Arte Iberoamericano), la Oficina Cultural de la Embajada de España en Buenos Aires y por el Centro Cultural Bernardino Rivadavia, con el auspicio del Consulado General de España en Rosario. La época del exilio en nuestro país de la escritora María Teresa León Gyri y algunos pasajes de la vida de Rafael Alberti fueron contados, y sus huellas quedarán en la Sala hasta el 4 de octubre.
Hoy como ayer: el pasado, el presente y el futuro se dieron la mano en el Día del Inmigrante, en la ciudad de Rosario.

Patricia Ortiz
Fotos María Aurelia Pascual

Foto 1  Presidente del Centro Madrileño de Rosario: María del Pilar Rodríguez  y Maria Aurelia Pascual Orejana, Vicepresidente del Centro Madrileño de Rosario.
Foto 2  Discurso del Arquitecto Daniel Alberto Zárate, Director Nacional de Migraciones
Foto 3  María del Pilar Rodríguez,  Presidente del Centro Madrileño de Rosario.Maria Aurelia Pascual Orejana Integrante del mismo Centro , junto al Delegado de la  Degación de Rosario, Direccion Nacional de Migraciones, Ministerio del Interior , Arquitecto  Daniel Alberto  Zárate.
Foto 4  El canciller del Consulado General de España en Rosario, doctor Gerardo Hernández Illanes, D. Antonio Tosca Luque y María Aurelia Pascual Orejana
Foto 5 Doctor  Leocadio Barrio Carrone y el Secretario de la misma Institucion, Don Pablo Grasso Barrera.,  junto a Maria Aurelia Pascual Orejana.
Foto 6  Ofrendas florales ofrecidas por las autoridades presentes.



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario