Euskadi, donde el amor por la tierra y el mar son parte de la identidad del pueblo vasco

Euskadi, donde el amor por la tierra y el mar son parte de la identidad del pueblo vasco

Euskadi invita al visitante a descubrir sus maravillas naturales y a despertar los sentidos: observar el mar y las montañas, escuchar el sonido de las olas y el canto de los pájaros o disfrutar los sabores y aromas de su exquisita gastronomía. Además del agua y la tierra, la lengua, la cultura y los espacios patrimoniales e históricos son pilares fundamentales en la conformación de la identidad vasca.

Verde y azul son los colores que predominan en espacios abiertos: la vegetación en las montañas —que brilla bajo los cielos despejados del verano— y el agua del mar Cantábrico que baña sus 176 kilómetros de costa. El trabajo y el cuidado de la tierra en las zonas rurales y la antigua tradición pesquera a orillas han dado color, forma y personalidad a los pueblos de cada región, siempre unidos por un carácter emprendedor, trabajador y familiar.

Donostia- San Sebastián – Crédito Fotográfico Caminos Culturales-

Las ciudades capitales de cada región tienen múltiples atractivos y ofrecen una gran variedad de propuestas culturales, deportivas, recreativas y gastronómicas. Cada una despliega orgullosa su identidad: Bilbao se ha convertido en una metrópoli arquitectónica de vanguardia sin dejar de lado su costado industrial —se destaca, por supuesto, el edificio del Museo Guggenheim—; San Sebastián conjuga a la perfección su arquitectura señorial y planificación urbanística con sus espacios naturales —como la famosa Playa de La Concha—; y Vitoria- Gasteiz, por su parte, es reconocida por sus espacios verdes —en especial el llamado Anillo Verde que rodea la ciudad, compuesto por seis parques—, aunque también llama la atención su interesante itinerario muralístico.

Donostia- San Sebastián – Crédito Fotográfico Caminos Culturales-

Quienes visiten Euskadi tendrán, por lo tanto, la posibilidad de disfrutar de un entorno natural único y variado, de conocer la historia de la región gracias a los museos, al patrimonio arquitectónico y a las distintas propuestas culturales, y de saborear la deliciosa gastronomía. A la gran variedad de los tradicionales pintxos se agregan platos como el marmitako, el txangurro, la zurrucutuna o el bacalao a la vizcaína — todos protagonizados por alimentos del mar—, y también una deliciosa pastelería. Para maridar con cada uno de estos platos, los especialistas aconsejan al visitante qué vino elegir: el enoturismo es una de las atracciones del país vasco y quienes lo deseen podrán comprobarlo.

Las tres ciudades se encuentran muy cerca y eso facilita la planificación del viaje y la organización de los itinerarios para poder visitarlas y dedicarles un par de días —al menos— a cada una. La experiencia de recorrer estas tierras, sin embargo, no sería igual de no ser por la calidad de la gente, dispuesta a compartir y enseñar sus tradiciones e identidad.

Patricia Ortiz
Corrección: Ailen Hernández 
Crédito fotográfico: Caminos Culturales

Donostia- San Sebastián – Crédito Fotográfico Caminos Culturales-

Dejar un comentario