El Papa Francisco tuvo su propio pabellón en la 40ª Edición de la Feria del Libro

El Papa Francisco tuvo su propio pabellón en la 40ª Edición de la Feria del Libro

Desde que Jorge Bergoglio se convirtió en Francisco, la fiebre papal se extendió por todo el mundo y mucho más en la Argentina. Por eso, el Papa Argentino, el primer sudamericano, no podía faltar a la cita en la 40ª Edición de la Feria del Libro, donde se le dedicó un pabellón, un poco alejado de los centrales amarillo, verde y azul pero bastante visible, ya que estaba todo decorado con varias imágenes de su vida.

Al ingresar, se observaban imágenes de Francisco saludando a la Plaza de San Pedro y luego, una serie de elementos más alejados de lo cristiano, aunque no dejó de tener un fuerte sentido religioso. La siguiente parada fueron dos paredes con varios televisores que mostraron continuamente cómo se vivió la designación del nuevo Pontífice en los distintos países del mundo. Estas imágenes emocionaron hasta lo más profundo de cada ser humano.

En otro ángulo del stand, se destacaba una compilación de distintos discursos de Francisco repetidas continuamente: “Hay que ponerse la patria al hombro”, dijo el Papa, y por eso la gente tuvo la posibilidad de llevarse unas cintitas de colores con esa inscripción, o tuvo la opción de dejarlas atadas a unos clavitos que formaban una paloma de la paz.

Antes de llegar a la salida, una sala circular con columnas despidió a los visitantes, quienes, al rodear siempre ese sector, leyeron cada una de las frases del Papa Francisco, escritas en las columnas. Ya hace más de un año que Jorge Bergoglio es el Sumo Pontífice, y su obra captará la atención y la admiración de los argentinos.

Mariano Perusso

Feria del Libro

Feria del Libro



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario