El Hogar Preferido de Evita

El Hogar Preferido de Evita

El  19 de junio se conmemoró en el Museo Evita el 60 aniversario de la Fundación del Hogar de Tránsito Nro. 2 que albergaba a mujeres y niños.

En este lugar de encuentro y recomposición histórica, creado  en el año 2002, la obra de la abanderada de los humildes fue recordada en el auditorio y se presentó la muestra gráfica de la artista  María Inés Tapia Vera.

La obra de Evita,  la abanderada de los humildes habla por sí misma y las paredes del  edificio de la calle Lafinur 2988 de esta capital, adquirido por el Estado para la Fundación de Ayuda Social María Eva Duarte de Perón guardan los sueños de las mujeres que encontraron un lugar a partir de ese 19  junio de 1948.  Evita quiso que su mano amparase a  trabajadores y le dio prioridad  a mujeres solteras con hijos,  viudas o separadas.  No era una simple vivienda.

Alicia Renzi  presentó el programa de homenaje en el que fueron  dos las disertantes encargadas  de traer al presente la realidad que dio
forma y contenido a la lucha de Evita y que transformó este espacio en un alojamiento con fines estrictamente políticos.
“Si bien el hogar  tenía una gran flexibilidad,  su objetivo era alojar a mujeres. La gente que vivía en un puente o venía de la provincia, necesitaba una protección que no era de palabra; ¡era de acción!” explicó Carolina Barry, Investigadora de la Universidad de 3 de Febrero. El ámbito y su uso reflejan  la filosofía y la estética de la Fundación Eva Perón. Ella le dio otra connotación política a la la palabra “asilo” y la cambió por la de “hogar” que implicaba calidez de familia y contención. La mujer debía tener acceso a una sede institucional especializada.

Ana Carmen Macri, recordó algunas anécdotas de su paso por la dirección del hogar y destacó su satisfacción por el trabajo realizado
como primera legisladora. “Hoy celebramos un cumpleaños y la imagen de Evita sigue acompañándonos al entrar a este lugar donde la estética que vemos fue imaginada por una mujer que no solo se quedó en la palabra sino que deseó que sus sueños se cumplieran para cumplir también los de sus compañeras. La decoración refinada y lujosa impacta y provoca placer. Nada es oscuro y los colores se combinan adecuadamente.  En la época de los Caravassa, esta casa fue el símbolo con el que trabajó el partido peronista. Abarca y encierra la historia de mujeres que no solo pasaban sus horas sino que aprendían, trabajaban y mezclaban roles femeninos y masculinos.
Eva fue más allá en su afán de lograr justicia social mediante un programa integral que ofrecía enfermería, salas de cine y enseñanza.

¿Quién podría imaginar que este espacio que parecía un lugar aburguesado, sería  un lugar de reivindicación?. El lujo no era una mala palabra sino que era considerado un derecho que generaba un mundo armonioso. “El peronismo hizo de los hogares un elemento político donde la sonrisa y la estética,  honran lo bello y  considera a quien lo acoge, en tanto que lo feo lo rechaza” continuó Barry, y explicó que la  inclusión también se demostraba en la entrega de ajuares completos de la época y el menú específico que se cumplía bajo premisas de una correcta ingesta calórica.  Estos detalles, dejaban de lado el contraste de la idea de la mujer que pide y se muestra en expresiones ajadas y duras, que no se correspondían con la femineidad y belleza que Eva amaba. El pasado deja sus huellas en la memoria de quienes vivieron esta verdadera Revolución Peronista, que fue presentada en los libros de oro y de  visita  que son patrimonio del Museo Evita.

Carmen Macri dijo que Eva siempre busco realizar; no era improvisada sino que su obra estaba pautada y contaba con las personas idóneas que llevaron a cabo un proyecto  visionario y contenedor en el aspecto material y religioso.  “Las mujeres podían recurrir al consejo de La Madre Eugenia; la Madre Superiora del Hogar quienes observaban que más allá de un  pedido de zapatillas había otra cosa. Entonces compartían muchas experiencias con las Hermanas del Huerto” explicó Barry.

En el Hogar nada quedó librado al azar: en una verdadera familia el espacio religioso es el que guía el camino espiritual y estaba
previsto; el bautismo,  la primera comunión, el casamiento formaban parte de la concreción de los sueños de las mujeres de Evita y el hecho de que  estuvieran las monjas conviviendo con las ellas cumplía el objetivo familiar  en todos sus aspectos.
“Este era el Hogar el Preferido de Eva  y su especial relación con la Madre Eugenia, hizo que cuando ella enfermó, los fieles se congregasen a rezar, concluyó la investigadora Carolina Barry. Evita soñó, vivió y cumplió con sus deseos y podríamos  decir que esta forma de integrar a las mujeres para equiparse en vivienda, educación y religiosidad la llevaron a cumplir con su misión sagrada de ayudar a su género.
Al finalizar las exposiciones, el área de Investigación del Instituto presentó un video institucional mientras se escuchaba  “19 de junio” la pieza musical compuesta por el pianista Tomás Rébolo quien se inspiró mirando el video de Eva Perón. El joven dijo que fue una
música intensa que va cambiando de acuerdo a las diferentes escenas del video y donde  expresó mucho de su vida.

– ¿Por que la llamó “19 de Junio”?
Quise  encerrar las imágenes de  gente de la época que vivió y conmemoró muchos aniversarios de la fundación del hogar.

 



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario