El Museo Banco Provincia festeja 110 años de su fundación

El Museo Banco Provincia festeja 110 años de su fundación

Entrevista al Ingeniero Agustín San Martín, director Director del Museo Banco Provincia , quien sostiene que la historia de esta  institución se crea y transforma día a día, al ser un organismo multidisciplinario.  Fue creado el 22 de septiembre de 1903 y proyectado por los arquitectos Llauró, Urgell y Fazio, con el objetivo de conservar y exhibir objetos y documentación significativos de la trayectoria institucional. Ha sido declarado Monumento Histórico Nacional por Decreto PEN N° 1563 del 9 de diciembre de 2005.

—En Caminos Culturales contamos historias… ¿Cuál es el recorrido por el Museo  Banco Provincia?

—Estás en el lugar indicado, porque el Banco Provincia es una de las pocas instituciones bicentenarias de la Argentina. Hace 30 años que estoy ligado a este Museo, que cumple 110 años, el 22 de setiembre de 2013. Hace varios que estoy a cargo de su dirección, en sus principios, junto a Alberto de Paula y actualmente junto a Marina Zurro como subdirectora. Tenemos un hermoso trabajo que planteamos día a día: es muy atractivo encontrarnos con la historia, con el patrimonio, con la parte más buena que tiene un banco. Sabemos que la actividad más dura  es la de cobrar impuestos o créditos aunque desde la época de los Médici se ha volcado a amigarse con la sociedad a través del apoyo cultural. El Banco Provincia lo ha hecho a lo largo de su historia sistemáticamente, a tal punto que a principios del siglo xx creó su museo, su archivo histórico, uno de los primeros del mundo. Estamos ejerciendo estas políticas culturales que emanan del directorio del Banco Provincia y que nos toca llevar adelante.

Ingeniero Agustín San Martín

Ingeniero Agustín San Martín

—¿Cuál es la actividad que realiza con mayor placer?

—El hecho de llegar a la gestión cultural, amplia y diversa, con una formación de ingeniero industrial es muy satisfactorio. El archivo y museo histórico del banco es un organismo multidisciplinario que posee una colección importante de monedas y billetes y una colección medallística de la mejor. El Banco tiene más de 450 edificios ubicados a lo largo de toda la provincia y la Ciudad de Buenos Aires; 100 de ellos están declarados de interés provincial y muchos de interés municipal. Tienen valor patrimonial y cinco son monumentos históricos nacionales. El ejercicio de la plaza, del pueblo con la municipalidad, la iglesia y el banco se replica en muchas localidades de la provincia cuyas sucursales no son una construcción más. Como museo, tenemos a cargo la gestión de catalogación y actuamos con pautas de conservación e intervención. Destaco la colección de arte de más de 400 obras que se empezó a formar en el siglo xix, así como el archivo histórico documental. Recordemos que, en Hispanoamérica, hasta 1822 no había bancos, salvo en Brasil; el Banco Provincia de Buenos Aires fue el primero. En ese siglo participó en todas las guerras, en la pacificación nacional, en oleadas migratorias, en obras públicas; otorgó créditos a la comunidad y creó varias facetas en una labor muy variable y multidisciplinaria. Que el banco destine 15 personas para este trabajo es importante, y dirigir esta área es un desafío dinámico y creativo.

—¿Cómo encara la agenda del museo?

—Tenemos dos grandes facetas; una es la gestión del patrimonio donde nos avocamos a la conservación, el cuidado, la guarda la catalogación y la puesta a disposición de los investigadores, y luego otra más, que son las actividades de extensión, tales como las visitas guiadas de los colegios, los concursos o publicaciones y todo lo relacionado en función de las decisiones del directorio. Estas funciones más orgánicas corresponden a otra misión: conservar y preservar el patrimonio tangible e intangible, que hacemos de acuerdo con la decisión de las autoridades que impulsan concursos, programas de visitas (más de 5000 alumnos de escuelas secundarias hacen el recorrido por la city porteña con un guía nuestro que explica cómo se formó la zona bancaria, visita al museo, refrigerio y aula taller que tiene que ver con los instrumentos). Los jóvenes entran en la casa central y conocen la banca electrónica. Es habitual recibir a colegios de la provincia y de la ciudad. Estamos promoviendo un concurso de dibujo:“200 años La Moneda” para artistas plásticos que ofrece un premio adquisición; lo hemos sistematizado en el dinero porque este año se cumplieron 200 años de la creación de la primera moneda argentina y se suman los 110 años del museo. Es interesante que los participantes desarrollen su creatividad, obtengan un beneficio económico y sus obras se agreguen al patrimonio bancario.

Museo Banco Provincia. La moneda en la Argentina

Museo Banco Provincia. La moneda en la Argentina

—¿El concurso termina en la fiesta de cumpleaños?

—Sí. Este concurso, que termina en setiembre de 2013, tiene varias etapas. Durante ese mes exponemos las obras y la entrega de los premios en coincidencia con el aniversario del museo.

—¿Cómo es su día de trabajo?

—Tenemos una planificación que se va concretando. Al llegar a la oficina, tomo contacto con la computadora y gracias a los medios electrónicos la comunicación es fluida; tenemos puntos de desarrollo e interactuamos con colaboradores y ejecutores. Existen campos disciplinarios y profesionales que trabajan en lo relacionado con la arquitectura, el trabajo administrativo o el de mantenimiento; hay una logística que implica recibir a los colegios todos los días. El museo de un banco, como el de Aguas Argentinas o de una universidad, es diferente del que depende de una secretaría de cultura, de la nación o de otras direcciones. El nuestro tiene como misión, además de la definición académica de “museo” dada por el ICOM, la de transformarse en algo que cumpla un objetivo para la institución que la sustenta, como la de detectar cuáles son sus fortalezas y que no se quede sólo en una definición filantrópica.

—¿Cuáles son esas fortalezas?

—Sobresale su historia, trayectoria, pertenencia y las acciones de marketing que las enfatizan. El Banco Provincia compite con otros, aunque lo hace en otros aspectos; hablar de su recorrido es muy interesante. Mi abuelo ya operaba con el banco y es en el barrio, en la provincia, en la ciudad donde esta pertenencia se agiganta. Precisamente nuestra misión en el museo es preservar la memoria. El programa educativo es importante desde el lado museológico; los jóvenes que lo visitan conocen cómo fue el nacimiento de la patria a partir de la implementación de nuevos elementos como las pantallas multitouch o la parte lúdica.

—¿Las propuestas e innovaciones salen de esta oficina?

—No. Hay quienes están dentro, otros afuera y lo fundamental son las decisiones políticas que apoyan. Hemos terminado un proyecto con gente que trabajó en diseño, desarrolladores de contenidos digitales o profesionales de la museografía. La licenciada en Museología Marina Zurro es nuestra subdirectora, docente de la Escuela Nacional de Museología, un pilar en el que nos planteamos esta modificación. El programa educativo de visitas guiadas nació hace 20 años. Quienes lo visitan dan una excelente respuesta a estos cambios.

Libros editados por el Museo Banco Provincia

—¿Se puede visitar el museo en forma virtual?

—No. El 30 de abril de 2013 reinauguramos la parte física y estamos trabajando en una web con las visitas guiadas. Nos planteamos el desafío de trabajar con guías multi idiomas; tenemos que ir paso a paso para conseguir los aportes financieros de la institución madre del Banco Provincia para concretarlos. Estamos posicionados en un lugar de la museología argentina muy alto para nuestra propuesta.

—¿Cómo se promueven las actividades?

—De dos formas. Una, la posición física está dada en la city bancaria; hay guías que promocionan el turismo que llega en cruceros. La segunda es la especialización; es el museo numismático más importante de la Argentina por sus colecciones e historia. Ahí tenemos un nuevo canal. El año pasado nos visitó el responsable del Gabinete Numismático del Smithsonian  Richard Doty, quien hizo una investigación sobre nuestros archivos. El de la moneda es un mundo pequeño pero inmenso que, a través de los siglos, adquirió gran importancia.

Museo Banco Provincia. Sección Crèdito Hipotecario

Museo Banco Provincia. Sección Crèdito Hipotecario

—¿Imaginaba trabajar en este lugar?

—Las circunstancias de la vida me llevaron hacia este espacio; es bienvenido y me ha servido para profundizarlo más allá de la gestión cultural, la historia bancaria y la numismática.

—¿Qué es un gestor cultural?

—Se lo puede asimilar a lo que es el ingeniero industrial para las industrias o el administrador de empresas para las empresas. Es quien debe reunir los recursos para lograr el objetivo de la forma más eficiente posible y eso ya es un gran reto. En cuanto a la tarea en los objetivos culturales, tenemos que ser eficientes en ese recorrido, sea cual fuere el último interés: comercial de lucro, social-cultural o educativo.

Museo Banco Provincia. Monedas y billetes

Museo Banco Provincia. Monedas y billetes

—Cuando está frente a un proyecto, ¿qué ve en primer lugar?

—Lo interesante es analizar todas las facetas. Soy muy práctico: la información obedece a esto y uno de los primeros pasos es el de analizar la factibilidad y posibilidad de concreción. Quizá lo que a priori puede ser impracticable se puede concretar, entonces no me detengo en ese aspecto sino que me enfoco en el impacto sobre los objetivos de nuestra institución madre. El análisis debe ser amplio, y por eso es necesario que esté dotado de más de una línea de pensamiento. Fue el arquitecto Alberto De Paula quien me forjó en forma inevitable.

—¿Qué personalidad tenía?

—Además de su inteligencia, él se rodeaba de gente que trabajaba en grupo. Daba a entender que siempre había personas que podían aportar algo más al proyecto. Era arquitecto y eso le daba un plus importante como gestor; nadie puede construir un edificio con sus propias manos. Nos enseñó a trabajar entre instituciones.

—¿Cuál es la época de la historia bancaria que sobresale en el desarrollo de esta institución?

—Elijo 1822, año de su fundación. La primera sucursal data de 1863 y es cuando se instala fuera de la ciudad de Buenos Aires. Lo hace en la sucursal de San Nicolás de los Arroyos, luego en Mercedes y en Dolores. En 1889, ya existían 41 sucursales. Al observar un mapa, la línea de frontera está muy cerca y se va consolidando con los años. En 1879 se produce la Campaña al Desierto de Julio A. Rocay tenemos testimonio de que el banco dio crédito para rescatar cautivas. Imaginemos un período lejano a nuestra modernidad. Es asombroso cuando sumamos muchas historias que son palpables al leer las cartas que nos llevan a ubicarnos en otra situación.

—¿Cómo lo presentaría en la celebración de los primeros 110 años de su fundación?

El Banco Provincia estuvo y está siempre presente, te tiende la mano, te “banca”. Siempre perteneció a la gente; es el banco que apoya, fundador del crédito y de la moneda argentina. Posibilita que la familia desarrolle sus sueños; el abuelo de hoy compró la casa, el padre inauguró su negocio y el nieto comprará su auto.  Pienso que la sociedad tiene esta percepción acuñada a lo largo del tiempo. Lo hizo más allá de la capacidad de gestión y fue por la respuesta del público. Aunque suene a slogan del 70… ¡me gusta decir que es “gaucho”!.

Patricia Ortiz

http://www.bancoprovincia.com.ar/museo

Más del Ingeniero Agustín Enrique San Martín

  • Ingeniero Industrial – Universidad de Buenos Aires,
  • Diplomado en Gestión Cultural – Fundación Ortega y Gasset Argentina e Instituto Universitario Ortega y Gasset de España,
  • Doctorando en Historia – Universidad del Salvador.
  • Director del Archivo y Museo Históricos del Banco de la Provincia de Buenos Aires, Miembro de Honor de la Academia Argentina de Numismática y Medallística,
  • Vocal de la Comisión Directiva del Comité Argentino del ICOM – Consejo Internacional de Museos
Museo Banco Provincia. Despacho de Presidentes

Museo Banco Provincia. Despacho de Presidentes



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario