Catamarca, el Polo Puna y sus maravillas naturales

Catamarca, el Polo Puna y sus maravillas naturales

La provincia de Catamarca forma parte de la región noroeste de nuestro país y limita con las provincias de Salta —al norte—, Tucumán —al noreste— y La Rioja —al sur—. Puede visitarse durante todo el año, pero cada región tiene una época en la que su belleza destaca aún más y en la que las condiciones climáticas se vuelven ideales para realizar excursiones y disfrutar de todo lo que la naturaleza tiene para ofrecer. La cultura popular catamarqueña puede apreciarse en la música, los bailes, las artesanías locales y la gastronomía. La diversidad de paisajes y de manifestaciones culturales han llevado a la creación de los llamados “Polos turísticos”, circuitos pensados para que los visitantes puedan organizar sus paseos y aprovechar al máximo sus días.

Catamarca, el Polo Puna y sus maravillas naturales

Polo Puna

La Puna de Catamarca forma parte de la Cordillera de los Andes y es un espacio natural en el que la presencia de volcanes, salares, lagunas y culturas ancestrales se conjugan para ofrecer paisajes realmente singulares. La fauna autóctona —como los flamencos que habitan en la Laguna Grande— y el importante patrimonio cultural de las antiguas civilizaciones que habitaron esta región la convierten en un lugar único que vale la pena visitar.

Los recorridos que conforman este Polo se encuentran dentro del departamento de Antofagasta de la Sierra, ubicado a 580 km de la capital de la provincia y dividido en seis localidades: El Peñón, la Villa de Antofagasta, Los Nacimientos, El Salar del Hombre Muerto, Antofalla y Las Quinuas. Las grandes amplitudes térmicas y las pocas lluvias que caracterizan a esta zona se deben al clima árido andino puneño, y es por eso que se recomienda visitarla entre septiembre y abril, para evitar el frío de los meses de otoño e invierno. El tiempo sugerido para recorrer este Polo es de 8 a 12 días, lo que permite realizar, por ejemplo, circuitos de medio día o de día completo.

Uno de los mayores atractivos de la región es la majestuosidad de sus paisajes: al recorrerlos y contemplarlos nos volvemos testigos de la inmensidad de la Puna. Los volcanes son una parte fundamental de la geografía puneña —hay más de 220—; entre los más importantes se encuentran el Antofagasta, el Alumbrera y el Antofalla. Estos son, además, los que presentan menor dificultad a la hora del ascenso.

Catamarca, el Polo Puna y sus maravillas naturales

Los salares cautivan al visitante por su blancura, pero también por el contraste que se produce con los colores de las montañas, cerros y volcanes que los rodean. Al caminar por ellos, puede sentirse también la pequeñez del hombre ante la naturaleza. El Salar de Antofalla es el más extenso y está ubicado a 3.325 m de altura, pero se puede acceder a él fácilmente y forma parte del recorrido que atraviesa la zona de Antofalla e incluye las vistas desde el volcán y un paseo por el pueblo de Antofalla. El Salar del Hombre Muerto, por otra parte, está ubicado a 4.780m de altura y es el más explotado.

El Campo de Piedra Pómez es otra maravilla natural de la región de Antofagasta y se encuentra solo a 10km de El Peñón. Los paisajes lunares característicos se deben a dos fenómenos: al viento, que a lo largo de los años ha ido erosionando las formaciones rocosas, y a los colores del suelo y de estas formaciones, que suelen ser blancas y grisáceas, aunque existen algunas con tonalidades rojizas o marrones. Quienes se acerquen hasta aquí podrán recorrerlo sobre ruedas, tanto en vehículos 4×4 como en bicicleta, y también a pie, ya que hay distintas opciones para hacer trekking.

Por su parte, las antiguas Minas de Oro de Incahuasi —ubicadas al borde del Salar del Hombre Muerto y declaradas Monumento Histórico Nacional—, el Pucará de la Alumbrera y el Campo de los Tobas son algunos de los sitios que conforman el patrimonio cultural e histórico de la región. Las Minas de Incahuasi fueron explotadas por los incas y, tiempo después, por los jesuitas. El Pucará de la Alumbrera es una antigua fortaleza indígena amurallada que se encuentra entre el Volcán de Antofagasta y el de Antofalla en la que se conservan en muy buen estado restos de edificaciones pre-incaicas, entre ellas, casas, tumbas y algunos miradores. El Campo de los Tobas es un lugar único en el país, ya que allí se han encontrado más de 250 motivos de arte rupestre grabados en el piso —no en las paredes, como suele ocurrir—.

Catamarca, el Polo Puna y sus maravillas naturales

Estos son algunos de los lugares que se pueden visitar en la región de Antofagasta de la Sierra y que le permiten al viajero empezar a descubrir la belleza y los misterios de la Puna.

Patricia Ortiz
Corrección: Ailen Hernández
Crédito fotográfico: Turismo Catamarca
http://www.turismocatamarca.gob.ar

Catamarca, el Polo Puna y sus maravillas naturales


Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario