Botafumeiro: un restaurante de comida gallega, en Santiago de Compostela

Botafumeiro: un restaurante de comida gallega, en Santiago de Compostela

El año Xacobeo 2022 se vive a pleno en Santiago de Compostela: miles de turistas —entre ellos peregrinos a pie, bicicleta, auto o a caballo—, llegan desde diversas ciudades de España y de otros países del mundo para descubrir su imponente Catedral, rodeada de la plaza del Obradoiro, las platerías —con su fachada románica —, la plaza Quintana y la plaza de la Inmaculada, entre otros excelsos monumentos que mantienen viva la historia del lugar. Con cada paso, se descubren sus pintorescas calles empedradas y el convocante sonido de las campanas, va brindando un marco perfecto de alegría y solaz, que el caminante guarda en su retina y en el clic de cada foto para siempre.

Además de ser Galicia un destino cargado de historia es la tierra donde su cultura gastronómica nos sorprende e invita a detenernos en sus bares y restaurantes para degustar exquisitas comidas.  

Botafumeiro: un restaurante de comidas gallegas en Santiago de Compostela

Para hacer un alto en el andar y comprobar la fama gastronómica de la región, Caminos Culturales, eligió en esta oportunidad Botafumeiro, un restaurante ubicado al final del camino francés, después de pasar la plaza Cervantes. “Nuestro eslogan es última parada antes de tu destino, ya que somos el último restó-bar en la calle”, nos cuenta Darío Eze, un joven argentino radicado en Galicia que reabrió el espacio de comidas en mayo pasado junto a su socio Fernando Muiño Cordo, oriundo de San Pablo, Brasil.

“Botafumeiro abrió sus puertas en mayo de 2022, luego de haber permanecido cerrado durante la pandemia. Fue fundado hace más de 40 años con este nombre y es el lugar ideal para saborear, no sólo abundantes paellas —la especialidad de la casa—, sino una variedad de platos típicos de Galicia, como las zamburiñas, las vieiras y el pulpo en varias presentaciones”, afirmó Darío, a quien le gusta observar cómo los turistas o quienes llegan de la región para expresar su admiración ante la magnífica Catedral de Santiago de Compostela despliegan una gran energía: “Vemos a gente feliz, relajada y amorosa que habla de un ‘antes y un después’ de recorrer el Camino. Hay peregrinos que lo realizaron hace más de diez años y han dejado su moneda en la pared, con el único deseo de encontrarla al volver”.

Botafumeiro: un restaurante de comidas gallegas en Santiago de Compostela

La transformación de vida al decidir instalarse en la Galicia de sus antepasados es para Darío otorgarle un valioso componente emocional de raíces que se ramifican y, a su vez, echan otras nuevas, como las que dejará en su pequeña hija: “Descubrir la Galicia de mi abuelo Manolo tiene un gran significado. Él estaría muy contento de verme aquí. Desde muy pequeños, nuestra familia se reunía los domingos esperando que nos llamaran nuestros parientes gallegos para hablar; nos enviábamos todo tipo de cosas, desde ayudas económicas hasta productos típicos de nuestros países”.

Las tradiciones y la cultura inculcadas en la niñez van tomando la forma de una realidad que lo despierta en las mañanas, como cuando se quedaba a dormir en la casa de los abuelos y llegaban a sus oídos los sonidos de las gaitas o las muñeiras: “Veíamos la televisión gallega y comíamos la clásica empanada que conocemos en la Argentina. Mis abuelos extrañaban muchísimo su tierra natal y nos inculcaron la cultura y los valores familiares. Este año es muy importante para todos nosotros, desde lo social, cultural, religioso, hasta lo económico; está cargado de oportunidades y es ideal para una toma de conciencia”, sostuvo el joven.  

Botafumeiro: un restaurante de comidas gallegas en Santiago de Compostela

Al ingresar a Botafumeiro —atendido con la calidez de sus dueños—, se comprueba la excelente atención que ofrece. Darío va y viene brindando lo mejor de sí mismo, mientras el sonido de una gaita retumba en el aire y la gente se va acercando al músico que, con toda pasión, les regala su arte, para que todos festejen cantando y bailando en el año Xacobeo.

Esta particular historia, que une a la Argentina con Galicia, es una de las muchas que abrazaron los ideales de quienes emigraron, dejando que las lágrimas que alguna vez corrieron se transformaran en familias que hoy conservan la tradición y la transmiten: “Galicia es mi lugar en el mundo. Aquí quiero vivir y cumplir mis sueños. Aquí soy feliz”, concluyó.

Patricia Ortiz

Corrección: Beatriz Rodríguez 

Crédito fotográfico: Caminos Culturales en Galicia 

Comparti esta nota:

Dejar un comentario