[Boletín Güemesiano] Nro. 119

[Boletín Güemesiano] Nro. 119

El regreso a la tierra natal del patriota argentino Juan José Fernández Campero quien murió en Jamaica en el año 1820 mientras era trasladado para ser juzgado en España. Seguidamente y debido a su trascendencia, se realiza una crónica del homenaje desarrollado en la Capital Argentina celebrando los 225 años del natalicio del General Martín Miguel de Güemes.

CONTENIDO

I.  EL REGRESO DEL MARQUES, por María Cristina Fernández
II. EL DIA QUE EL GRL GUEMES FUE HONRADO EN EL CORAZON DE BUENOS AIRES, por María Cristina Fernández
III.CRONICA DEL HOMENAJE
IV. PRIMERA DECADA DE VIDA DEL BOLETIN GUEMESIANO DIGITAL
V.  PALABRAS FINALES

I. EL REGRESO DEL MARQUES

Desde el año 2004 el Dr. Rodolfo Martín Campero viene realizando innumerables gestiones destinadas a repatriar a Juan José Fernández Campero (popularmente conocido como “Marqués de Yavi”), nacido en San Francisco de Yavi, Provincia de Jujuy, República Argentina, el 9 de Junio de 1777 y fallecido en Kingston, Jamaica, el 22 de Octubre de 1820. El Dr. Rodolfo Campero expresa que “Desde hace más de seis años,  quienes somos sus familiares directos, de sangre y por afinidad, tratamos infructuosamente de que el Estado Argentino tuviese la iniciativa de repatriar sus restos, como homenaje a su gesta personal, a la Guerra Gaucha de la que fuera su Comandante  y, particularmente, como homenaje y reconocimiento a la conmemoración del Bicentenario de nuestra Patria. Fernández Campero es además el único miembro argentino del Congreso de la Independencia en Tucumán, de 1816 cuyos restos mortales aun no descansan en suelo patrio. Ha sido considerado Héroe de Bolivia y declarado Prócer de la Independencia del Perú por ley Nº 6824.

Juan José Feliciano Fernández Campero fue Comandante durante las Guerras de la Independencia y principal lugarteniente del General Martín Miguel de Güemes, de quien era primo. Obtuvo el grado de Coronel Mayor del Ejército de las Provincias Unidas del Río de la Plata y fue electo Diputado al Congreso de Tucumán.  Murió traumáticamente después de ser capturado en la Batalla de Yavi, en Jujuy, el 15 de noviembre de 1816.

El Dr. Campero comenta que “No habiendo sido posible la sanción de una ley que disponga esta reivindicación, los integrantes de la Familia Campero hemos decidido traer sus despojos mortales simbólicos, puesto que, transcurridos casi doscientos años desde su muerte acaecida en Kingston por los apremios sufridos en su captura y exilio, es poco probable encontrar restos físicos de su persona en el atrio de la Iglesia Católica de esa ciudad, donde han sido ubicados sus despojos por el personal consular argentino en el año 2005.  En estos momentos y con la colaboración de la Embajada Argentina en Kingston, estoy realizando las gestiones necesarias para concretar el gesto simbólico de recoger una urna con la tierra del lugar donde se encuentra sepultado y traerla al país. Creo que es un deber histórico cumplimentar con este justo merecimiento: que sus despojos descansen en la tierra que lo vio nacer y por la cual luchó”.

La gestión del Dr. Campero, no significará gasto alguno para el Estado argentino o su representación diplomática en Jamaica ya que los mismos serán cubiertos por el solicitante y por los restantes miembros de la Familia Campero radicados en el Norte argentino, Bolivia, Perú y Chile.

Con gran emoción el Dr. Campero expresa: “para el Embajador argentino en Jamaica, Mario José Pino, la repatriación simbólica de los restos de Juan José Fernández Campero es un acto trascendente. Por ello la ceremonia tendrá carácter oficial y se iniciará con ella la conmemoración del Bicentenario de nuestra Independencia en Jamaica”.

Juan José Fernández Campero heredó títulos y fortuna y renunció a ellos arriesgando su vida. Fue perseguido, acosado, detenido, torturado y condenado por los realistas, bajo el cargo de alta traición y deslealtad al rey. Cuando Fernández Campero optó por la Patria, durante la Batalla de Salta (librada el 20 de Febrero de 1813) firmó su sentencia. Consecuencia de su opción fue la pérdida de su patrimonio, su prisión y su trágica muerte cuando era trasladado a España para ser degradado y condenado. Merece reposar en la tierra por la que luchó, lo que constituiría también un acto de reparación para con los mártires de Yavi. Tanto los que murieron como consecuencia de su lucha contra los realistas como del pueblo en general, que fue diezmado aquel dramático 15 de Noviembre de 1816, cuando el Marqués fue tomado prisionero junto a otros patriotas. Esta fecha debiera figurar entre las Efemérides Nacionales y ser recordada en todo el país, en memoria de los olvidados forjadores de nuestra libertad.

La ceremonia de exhumación de los restos se realizó hoy 11 de Marzo, con presencia de autoridades del Gobierno de Jamaica, representantes de la Iglesia Católica y del Embajador Argentino Dr. Mario J. Pino.

II.EL DIA QUE EL GENERAL GUEMES FUE HONRADO EN EL CORAZON DE BUENOS AIRES

El 8 de Febrero de 2010 fue un día histórico para los Güemesianos ya que por primera vez el héroe mártir, el General Martín Miguel de Güemes, fue evocado en el corazón de Buenos Aires. La evocación comenzó en la Catedral Metropolitana, con una Misa durante la cual se elevaron plegarias para agradecer a Dios su gloriosa vida y continuó ante la Pirámide de Mayo, donde se evocó su nacimiento para la Patria con la revolución de Mayo.

La importancia de lo realizado radica en que:

1. Por primera vez se celebró  una Misa en la Catedral Metropolitana en Homenaje al General Güemes.
2. Por primera vez el General Güemes fue recordado en la Pirámide de Plaza de Mayo.
3. Fue el primer acto histórico realizado en la Capital del país en el marco del Bicentenario de la Patria.
4. Fue auspiciado y declarado de interés cultural por la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación por Resolución Nº 310/10.
5. El permiso para el uso de Plaza de Mayo fue extendido por las máximas autoridades de la Dirección Gral. de Ordenamiento del Espacio Público por Disposición Nº 167/10

En momentos previos y posteriores al Homenaje se distribuyó entre los transeúntes 300 ejemplares del folleto realizado para la oportunidad por la Prof. Cristina Fernández. El mismo se titula “Diez razones para homenajear a Güemes en el Bicentenario de la Patria”. Junto al folleto se entregaron señaladores con imágenes y frases del héroe; un almanaque Güemesiano de bolsillo y una estampa del Cristo Campesino, Patrono de los Güemesianos.

III.CRONICA DEL HOMENAJE

MISA EN LA CATEDRAL METROPOLITANA

La Misa en la Catedral se realizó a las 18.00 Hs.ante un marco espectacular ya que la mayoría de los asistentes lucían prendas gauchas en respuesta a la convocatoria del Instituto Güemesiano. Tan preciada prenda fue lucida por los integrantes del Instituto Güemesiano, el Centro de Residentes Salteños de la Zona Oeste del Gran Buenos Aires y Agrupaciones Tradicionalistas de Buenos Aires que aportaron la indumentaria sureña.

La Misa comenzó  con el ingreso de las Banderas de Ceremonias de la Nación, Provincia de Salta y Ciudad de Buenos Aires, las que se ubicaron a la derecha del altar. Fueron portadas por Mario Huertas (de Cachi), Roberto Casimiro (de Rosario de Lerma) y Beatriz Signoretta (de Cdad. De B Aires). Seguidamente ingresó en andas el Cristo Campesino, Patrono de los Güemesianos, trasladado al Altar por José Guedilla (de Cafayate) y Ester Maidana (de Avellaneda, Prov. de B Aires).

Acto seguido ingresó la Cruz (portada por Rubén Herebia, paraguayo), los ciriales (portados por Diana Stiefel –porteña- y Jorge Elizalde –entrerriano-) precediendo al Celebrante.

Al dar inicio a la Misa el Sacerdote expresó que la misma era para rezar por el alma del General Martín Miguel de Güemes en el día de su natalicio y por las intenciones de los Güemesianos. En varias oportunidades se mencionó su nombre en ese recinto Sagrado que es la Capital Metropolitana erigida en el año 1580 y en forma definitiva, como actualmente se conserva, en 1822.

Las ofrendas fueron trasladadas al altar por Mirta Castro (entrerriana) y Luis Ance (catamarqueño). Las lecturas estuvieron a cargo de Naira Malén Pérez (de Bahía Blanca) y Pablo Pérez (Chaqueño).

Luego de pronunciar la Oración de los Güemesianos, fueron bendecidas las Medallas de los Abanderados y Escoltas para el período del Bicentenario de la Patria (2010-2016).

Finalizada la Misa los asistentes fueron invitados a trasladarse hasta el Panteón del General José de San Martín donde se recordó que ambos próceres nacieron en el mismo mes, siendo aún niños se incorporaron a la carrera militar, lucharon por la Patria, compartieron ideales y una respetuosa amistad.

Seguidamente el numeroso grupo se trasladó al Altar de Nuestra Señora de La Paz, imagen traída desde Bolivia en 1751 y considerada “Fundadora de la Catedral”. Allí se recordó que el General Güemes luchó por recuperar el Alto Perú que hasta 1810 formó parte de nuestro territorio y que Tarija estuvo bajo su mando hasta su muerte, en Junio de 1821.

Luego, en ordenada e impactante procesión, los gauchos se dirigieron a la Pirámide ubicada en Plaza de Mayo. Desde su egreso de la Catedral la destacada comitiva fue centro de atención de la multitud de transeúntes entre los que se destacan turistas extranjeros que se unieron al grupo y registraron en sus cámaras cuanto ocurrió.

ACTO EN LA PIRAMIDE DE MAYO

Al pié  de la Pirámide la Prof. María Cristina Fernández expresó en el guión:

“En el día en que celebramos el 225º Aniversario del natalicio de Martín Miguel Juan de Mata Güemes, ocurrido en Salta el 8 de Febrero de 1785, es un legítimo orgullo traer su memoria tanto a la Catedral Metropolitana como a Plaza de Mayo. En la Catedral elevamos plegarias para agradecer a Dios su gloriosa vida y ante esta Pirámide evocamos su nacimiento para la Patria con la Revolución iniciada el 25 de Mayo de 1810.

Este espacio verde es desde 1942 lugar histórico y de uso restricto, por lo cual se agradece a las autoridades del Gobierno de la Ciudad de B Aires haberlo autorizado”.

Se dio inicio al acto entonando el Himno Nacional Argentino y el Himno a Güemes. Luego se recordó que “el General Güemes junto a otros comprovincianos como José de Moldes y Francisco de Gurruchaga, fue un precursor de nuestra Independencia. Debido al accionar de estas personas, cuando llegó a Salta la noticia de la Revolución producida en el Cabildo frente al cual nos encontramos, Salta se pronunció a favor del movimiento y del Gobierno aquí formado.  Nicolás Severo de Isasmendi, nacido en Molinos y entonces gobernador de la Intendencia de Salta quiso impedir que se eligiera un representante para integrar la Primera Junta y  encarceló a los cabildantes. Uno de ellos era don Calixto Gauna, quien escapó de su prisión y durante 8 días galopó sin descanso hasta llegar a B Aires e informar a la Junta lo sucedido en Salta”.

El relato continuó  con las palabras del Académico y Secretario del Instituto Güemesiano Cte Grl (R) Pablo Pérez quien dijo:

“Nos hemos reunido  para conmemorar el 225º aniversario del nacimiento del General Don MARTIN MIGUEL DE GUEMES, ocurrido en el año 1785 en la ciudad Salta; y lo hacemos en el marco de la evocación del bicentenario de la Revolución de Mayo de 1810. Existiendo una íntima relación entre ambas recordaciones  ya que Martín Miguel de Güemes fue uno de los puntales y protagonista fundamental de la defensa de los ideales libertarios de mayo.

Güemes ya había tenido un primer contacto con Buenos Aires, al participar, siendo aún cadete, en la defensa y reconquista de la ciudad,  durante las invasiones inglesas de los años 1806 y 1807.

Al producirse los acontecimientos de mayo de 1810, la intendencia de Salta del Tucumán adhiere  espontáneamente  a la causa de la revolución.

Martín Güemes, que se encontraba en su provincia, se pone al servicio de la causa organizando el primer escuadrón de milicias con el que actúa exitosamente en la Quebrada de Humahuaca.

Y no es casual esta adhesión de Salta a la causa de Mayo. Muchos jóvenes americanos que, siguiendo la tradición y la costumbre de la época, se encontraban estudiando en España, vivieron la crisis de la monarquía española y la invasión napoleónica de la península y formaron asociaciones secretas para evaluar la situación, aprovechar la coyuntura  e impulsar la independencia en América. Entre ellos estaban quienes serían figuras relevantes del proceso independentista de América como San Martín, Zapiola, Bolívar, O’Higgins, Balcarce, Alvear y dos jóvenes salteños José Moldes y Francisco Gurruchaga, quienes regresaron a Buenos Aires y luego a Salta a principios de 1809 con la intención de ilustrar a los americanos sobre la desastrosa situación en España y difundir la idea revolucionaria.

Martín Miguel de Güemes, que había regresado a Salta en 1808, luego de la participación en las invasiones inglesas, toma contacto con los recién llegados del viejo mundo, Moldes y Gurruchaga,  convirtiéndose en consecuente receptor de sus inquietudes e insuflando su espíritu con el noble sentimiento de libertad e independencia.

Así  es que al producirse el movimiento de mayo de 1810, Salta respondió  a Buenos Aires, y con ella todas las ciudades que conformaban esa intendencia: Jujuy, Tucumán, Santiago del Estero, Catamarca, Orán y Tarija.

Güemes con ayuda de Moldes y Gurruchaga, que descendían de las dos familias comercialmente más fuertes de todo el Río de la Plata y de otros pastriotas, forma un escuadrón de caballería con el que se presentó  al gobernador designado por la Junta Don Feliciano Chiclana, a ofrecer sus servicios, cumpliendo su primera misión en Humahuaca, evitando el auxilio de los realistas del Alto Perú  a los rebeldes de Córdoba, acción con la cual, según el Doctor Bernardo Frías “salvó a la revolución”  y evitó que “muriera en su cuna la libertad”.

Así, comienza sus servicios a la Patria, aquel de quien hoy recordamos su nacimiento, y será durante 11 años, hasta su muerte en 1821, el bastión y el muro  contra el que se estrellaron todas las invasiones realistas, que desde el Perú, centro del poder español, intentaron avanzar hacia Buenos Aires para recuperar los dominios del ex-Virreynato.

En todos esos años el General D M M de GUEMES, protagonizó  la más original y menos conocida de las gestas emancipadoras de América, llamada la guerra gaucha que al decir del Doctor Luis O COLMENARES, lo convierten en el “Supremo Defensor de la libertad y la independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata y el máximo mártir de la emancipación de Sud América hispana”.

Por eso en este tiempo del Bicentenario el Instituto Güemesiano en Buenos Aires considera de estricta justicia recordar su onomástico al pie de la Pirámide de Mayo, verdadero símbolo de la ciudad capital del país, por quien tanto luchó, no solo contra los invasores ingleses y los realistas que quisieron recuperarlo, sino, incluso en las luchas internas, al no involucrarse en las disputas de los caudillos federales contra Buenos Aires. Su gran interés fue siempre uno: La PATRIA (como Nación). Recordemos que al caudillo entrerriano Francisco Ramírez, al buscar su apoyo para la alianza armada contra los porteños le contestó:  “Para mí Buenos Aires es la capital, donde está  el centro de la vida, del porvenir y del progreso, y si algo estima mi opinión y mi amistad, vuelva sobre sus pasos y contribuya a convocar un Congreso que establezca la unidad de los pueblos bajo una ley común y libre”

Una de sus frases más clara y profunda fue “Morir por la Patria es gloria”. El General D Martín Miguel de Güemes alcanzó la gloria al morir por la Patria cumpliendo lo que le dijera a un general enemigo ante el intento de soborno para que abandonara la lucha. En aquella ocasión le contestó “He jurado sostener la Independencia de América y sellarla con mi sangre”.¡Gloria y Honor, entonces,  a su entrega y Patriotismo!”.

La Prof. Fernández expresó: “Recordando la Partida de Observación formada Güemes en apoyo de la Primera Junta, con ayuda de los comerciantes, gauchos jujeños acaban de evocar marchando a caballo desde la Ciudad de Jujuy hasta Humahuaca, los actos de heroísmo protagonizados en ése suelo. La Partida de Observación al mando de Güemes libró los primeros combates contra los realistas que intentaban unirse a los de Córdoba y Montevideo para aplacar la insurrección en Bs. Aires. Esos combates fueron librados en Yavi y en Cangrejos, a mediados de 1810”.

Luego el poeta Carlos Staffa Morris interpretó su obra: “Guitarreada Güemesiana”. Posteriormente se entregaron Medallas de Honor a los Abanderados y Escoltas. Por su permanencia, dedicación y esmero como Abanderado de la Bandera Nacional, hizo entrega al señor Mario Huertas –de Cachi, Prov. de Salta- el escribano Carlos Staffa Morris, miembro del Instituto.

Por su indeclinable y permanente colaboración, al Abanderado de la Bandera de la Prov. de Salta, señor Roberto Manuel Casimiro –de Rosario de Lerma, Prov. de Salta- entregó Patricia Cao Saravia, hija del empresario que donó la construcción del Monumento al General Güemes ubicado en Pampa y Figueroa Alcorta, Palermo.

En reconocimiento a su constancia y valiosa colaboración, a la Abanderada de la Bandera de la Ciudad de Buenos Aires, Dra. Beatriz Signoretta –nacida en Ciudad de Buenos Aires- entregó la Medalla correspondiente el Dr. Paolo Barbieri.

Seguidamente, el Comandante Lobalbo, de Gendarmería Nacional, hizo entrega de las Medallas a los Escoltas. Bandera Nacional, Alberto Díaz, Luis Ance, Mirta Castro y Jorge Elizalde. Bandera de Salta, José Guedilla y Héctor Chávez. Bandera de la Ciudad de Buenos Aires, Rubén Herebia, Diana Stiefel y Matías Torres. Bandera de la Provincia de Buenos Aires, Ester Maidana y Regina Flesca, a quien Matías Torres, el integrante más joven del Instituto en Buenos Aires, dio la Bienvenida.

Se destacó que estas personas participan muchas veces fuera de la Ciudad de Buenos Aires, portando la Bandera que preside Conferencias y Homenajes, a su cargo.

Finalmente se entregó  al Centro de Residentes Salteños de la Zona Oeste del Gran Buenos Aires, una constancia de gratitud por asistir al Homenaje. Luego de agradecer la respetuosa presencia del personal de Gendarmería Nacional, periodistas e invitados especiales, se procedió a la desconcentración.

IV.PRIMERA DECADA DE VIDA DEL BOLETIN GUEMESIANO DIGITAL

Con motivo de cumplirse los primeros diez años de vida del Boletín Güemesiano Digital, se recibieron numerosos saludos entre los que se citan:

* Las felicitaciones de la escritora Livia Felce, hija del Maestro León Benarós.
* El Dr. Martín Villagrán expresó su admiración y felicitaciones por los primeros años del Boletín al que considera nuestro. “Espero que siempre podamos contar con esta expresión de constancia patriótica que refleja tu desinteresado y generoso aporte al conocimiento de una parte sustantiva de nuestra historia nacional”.
* El Dr. Walter Neil Bühler expresó: “Siempre he creído que los argentinos tenemos una conducta necrofílica al conmemorar las muertes y no los natalicios, por ello  me alegra que el Boletín haya nacido recordando el nacimiento de nuestro querido prócer”.

V.PALABRAS FINALES

Mientras redacto el Boletín, inevitablemente mi corazón se instala en Jamaica donde esta mañana se abrió la tierra en la que fueron sepultados en el año 1820 los restos de Juan José Fernández Campero. Casi dos siglos después su sueño fue interrumpido y con el corazón palpitante Rodolfo Martín Campero le dijo que es hora de regresar a casa.

Hacen cinco años Rodolfo me escribía para expresarme éste, su más querido anhelo, concretado después de una larga e infructuosa lucha. Una lucha que tuvo trascendentes consecuencias ya que le deparó numerosas amistades y forjó  un firme respeto en quienes lo conocemos.

Cuando leía el correo mediante el cual se presentaba, sentí que lo había escrito con el corazón. Cuando tuve oportunidad de conocerlo supe que no me había equivocado. Nos hermanamos en la lucha dando a conocer donde nos era posible ese anhelo que él atesoraba, poniendo especial énfasis en el porqué.

Ante el fracaso de dos Proyectos de Repatriación que Rodolfo presentara sintió que era un deber obrar de otra manera y en pocos días tomó la decisión: iría a buscarlo. Y allá está, con su pasión y su esfuerzo. En la lejana Kingston (tr: piedra o roca del rey). Cuando él y el Patriota Juan José Fernández Campero vuelvan, celebraremos con júbilo ambos regresos. Sean mis palabras una muestra de gratitud y reconocimiento para ambos.

Buenos Aires, 11 de Marzo de 2010

Día de la exhumación de los restos de Juan José F Campero

Prof. María Cristina Fernández

macacha@infovia.com.ar

http://www.martinmiguelguemes.com.ar



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario