[Boletín Güemesiano] Nº 126

[Boletín Güemesiano] Nº 126

Importantes documentos permiten valorar el accionar de las tropas al mando del general Güemes en el año 1814. Seguidamente se continúa informando sobre el acto de reconocimiento al héroe realizado el 12 de Agosto de 2010.

Combate de Sauce Redondo

En 1814 la Intendencia de Salta fue invadida por el ejército de Joaquín de la Pezuela. Las tropas al mando del general Martín Miguel de Güemes –a cargo de la defensa de la línea del Río Pasaje- impidieron a los realistas concretar el objetivo de continuar el avance hacia Buenos Aires y recuperar el poder. En esos momentos era virrey del Perú, José Fernando de Abascal y Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata, Gervasio Antonio Posadas. El 24 de Marzo de ése año las tropas patriotas derrotaron a los realistas en el Combate de Sauce Redondo, territorio de la entonces Intendencia de Salta. Sauce Redondo se encuentra en el Depto. Guachipas, al Sur de la Provincia de Salta. Limita con la Provincia de Tucumán.

Para conocer las características de dicho combate, se recurre a las fuentes documentales transcribiendo los Oficios del general José de San Martín al Director Supremo y de Apolinar Saravia al general San Martín.


Oficio de San Martín al director del Estado sobre el Combate de Sauce Redondo

Excmo. Señor: El capitán don José Apolinar de Saravia, comandante de las avanzadas de Guachipas, con 30 hombres de fusil ayudados del valiente esfuerzo de los gauchos, logró arrollar completamente el 24 de este a una partida enemiga de 56 hombres bien armados al mando del capitán comandante don José Lucas Fajardo, en los términos que verá vuestra excelencia por la copia del parte que acompaño.

Después de dar las debidas gracias en nombre de la Patria al comandante Saravia, y a todos los individuos de su partida militares y paisanos por su valeroso comportamiento decreté que el sargento Bernardino Olivera entrase en la clase de distinguido y fuese gratificado con cuarenta pesos: así por la bravura con que comportó en esta acción, como por haber infundido entusiasmo tan extraordinario en todos los gauchos de aquel país, que están haciendo al enemigo una terrible guerra de recursos.

Yo espero que la piedad de vuestra excelencia consuele la aflicción de la viuda e hijo del valiente alférez de caballería de línea don José Antonio Suárez que se sacrificó gloriosamente en aquella guerrilla, concediéndole la viudedad que le ha merecido el valor y servicios de su difunto esposo.

Dios guarde a vuestra excelencia muchos años. Tucumán, 31 de marzo de 1814. Excmo. Señor José de San Martín al Excmo. Supremo Director del Estado


Oficio de Apolinar Saravia a San Martín

Tengo la satisfacción de participar a vuestra señoría cómo las armas de la Patria, que se hallan bajo mi mando en esta avanzada, el día de ayer, 24 del corriente, han dado a la nación un nuevo día de gloria. Como a las dos de la tarde observaron mis descubiertas que el enemigo en número de 56 y hombres bien armados al mando del capitán comandante don José Lucas Fajardo se dirigía por el paso del río de Guachipas hacia este rumbo, inmediatamente di orden que mis descubiertas y avanzadas que existían en el Sauce Redondo, se replegasen hasta las casa de don Manuel Castellanos, entre tanto yo hacía avanzar mi retaguardia que se hallaba situada en la capilla para protegerla oportunamente. En efecto, a las tres y media de la tarde acampó el enemigo en el Sauce Redondo y como a las cuatro le rompí el fuego a su avanzada con una guerrilla de doce hombres al mando del alférez de caballería de línea don José Antonio Suárez, mas observando que muerto dicho alférez, me rechazaba la guerrilla, haciéndome a un mismo tiempo un prisionero, cargué inmediatamente con el resto de mi división, y pasadas las primeras descargas de fusil a las que se sostenían vigorosamente, mandé avanzar sables, garrote y chuza en mano; en este momento, desordenado el enemigo, huyó vergonzosamente, de que resulta haber conseguido una completa victoria, haciéndoles 27 prisioneros, entre ellos catorce mal heridos; a más de estos ocho soldados, dos sargentos y el comandante Fajardo muerto, consistiendo mi pérdida únicamente en la muerte de dicho alférez Suárez, dos soldados y un gaucho heridos. Los tiranos ciertamente quedarán asombrados al ver que treinta hombres de fusil, ayudados del inerme gauchaje atropellando por sobre un fuego vivo que el enemigo a pie firme sostenía, hubiesen completamente destruido una doble partida en manos de las tropas del triunfante y orgulloso Abascal; pero si advierten que los hombres que los han invadido de corazón desean ser libres nada tendrán que extrañar, pues vale más un corazón libre que diez viles mercenarios como son ellos que se titulan soldados del rey. Después de encarecer a vuestra señoría el valor, constancia y regocijo con que todos mis soldados y paisanos se han comportado, debo particularmente recomendar a la consideración de vuestra señoría a la viuda e hijos de dicho alférez Suarez, cuyo ingente valor lo precipitó a la tumba que yace con sólo el interés de la libertad. También recomiendo a vuestra señoría por la mayor justicia al sargento Bernardino Olivera, nombrado por mí, comandante de gauchos de Guachipas, cuyo valor y entusiasmo introducido, por él en este paisanaje ha sido y es mi segundo. Por haberme ocupado hasta bien cerrada la noche en perseguir a los dispersos y derrotados, no he pasado a vuestra señoría ayer mismo el parte de tan feliz acontecimiento y lo hago hoy a las once del día desde este punto, al que a pesar de mis triunfos y por mi débil fuerza me he retirado hasta descubrir los movimientos del enemigo, que al mando del coronel Castro se halla situado en el Bañado. Tengo en mi poder hasta esta hora 32 fusiles, y otras tantas cananas, junto con una caja de guerra tomada al enemigo. Por los montes he mandado buscar algunos más fusiles de los muertos, dispersos y prisioneros, del que daré parte a vuestra señoría oportunamente. Se me olvidaba recomendar con especialidad a vuestra señoría el valor e intrepidez con que se han comportado mis cadetes don Vicente Torino, don Jorge Torino y don Manuel Gutiérrez.

Dios guarde a vuestra señoría muchos años. Guachipas, marzo veinticinco de mil ochocientos catorce. José Apolinar de Saravia. Señor coronel y general en jefe don José de San Martín.


NOTAS COMPLEMENTARIAS

El importante triunfo obtenido en Sauce Redondo tuvo como principal protagonista a José Apolinar Saravia (también conocido como Apolinario Saravia o “Chocolate” Saravia) nacido en Salta en 1791 y fallecido en 1844). Estudió en Buenos Aires y al producirse la revolución de Mayo se incorporó al Ejército Auxiliar. Participó en las Batallas de Cotagaita, Suipacha, Huaqui, Tucumán, Salta y fue gravemente herido en Villcapugio. En 1814 San Martín lo nombró Jefe del Escuadrón Guachipas con el que venció a los realistas en Sauce Redondo. Después de este combate participó en otros contribuyendo a expulsar del territorio a los realistas cuantas veces lo invadieron.

Como consecuencia del combate, el Director del Estado concedió a la viuda del alférez de caballería de línea José Antonio Suárez, la pensión de 25 pesos mensuales.

Al mismo tiempo ordenó a San Martín dar gracias en su nombre al valeroso capitán don José Apolinar de Saravia por su triunfo en cercanías del Sauce Redondo. El Director consideraba a Saravia “benemérito oficial, digno de toda su suprema consideración, tanto por las enérgicas disposiciones con que reanimo la bravura de las tropas de su mando, cuanto porque espera continúe en lo sucesivo con igual valor, actividad y constancia”.


Un sueño hecho realidad

El 12 de agosto de 2010 se concretó en Buenos Aires un importante homenaje al General Martín Miguel de Güemes. Dicho homenaje fue gestado en Salta y constituye el corolario de un anhelo largamente acariciado.

En el año 2006, nos trasladamos a Buenos Aires, a la localidad de Luján donde asistimos al 2° Congreso del Bicentenario de las Provincias integrantes de la comisión Bicentenaria. En esa oportunidad Ernesto Jaureche, representante de la Municipalidad de la Provincia de Buenos Aires, puso de manifiesto la intención de representar en los escenarios reales los acontecimientos desarrollados durante las dos Invasiones Inglesas. Estando como representante del Instituto Güemesiano de Salta, otra vez dejé la inquietud de recordar las acciones del Cadete Güemes a lo largo del desarrollo de las mismas, y en particular la Toma del buque “Justina”, el 12 de Agosto de 1806.

A principios del 2007 y en mi carácter Vicepresidente del Instituto Güemesiano de Salta, en Jujuy presenté un trabajo sobre la “Toma del Justina “y reiteré la necesidad de colocar una placa en Buenos Aires. En el mes de Noviembre, en el recinto Legislativo de la ciudad de Salta, presenté un libro de mi autoría titulado “Cronología de las Invasiones Inglesas, en el año del Bicentenario”. La pintura que ilustra la tapa, es obra del artista Juan Francisco Cancio Lazo; y la misma fue solicitada para formar parte del libro, dado que no existía pintura alegórica a dicha acción así como la carbonilla que representa a Güemes en el momento de ser protagonista del hecho, con el grado de Cadete, realizada por José de Guardia de Ponté. En esa oportunidad fue invitada la Senadora Sonia Escudero a quién solicité la gestión ante el Senado de la Nación, para concretar la colocación de la placa recordatoria, dado que ella fue la autora de la Ley por la cual Güemes fue declarado Héroe Nacional.

En el año 2008 el día catorce de Mayo, en la Sala de Sesiones del Senado Argentino en Buenos Aires y por gestión de la Senadora Escudero, se resuelve rendir homenaje al General Martín Miguel de Güemes “Héroe de la Nación Argentina”, como Defensor y Reconquistador de Buenos Aires, por la heroica hazaña al mando de un grupo jinetes, que culminó con la rendición y toma de la fragata inglesa “Justina”, varada en el Río de la Plata el 12 de Agosto de 1806. El artículo 2, dice: Disponer, en recordación a esa epopeya, el emplazamiento de una placa conmemorativa en la Plaza Fuerza Aérea Argentina, ubicada en la Avenida del Libertador y la calle San Martín de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, lugar que fuera escenario del destacado acontecimiento histórico. En ese año se visualizaba la posibilidad de poner la placa en Buenos Aires, pero la burocracia administrativa lo impidió.

Para el año 2009, ya teniendo casi todos los elementos necesarios, no se pudo realizar por ausentarse del país los Senadores, autores del mencionado proyecto y responsables del mismo ante el Senado de la Nación. En los albores de este año, y tras varias reuniones con la Senadora Escudero y sus colaboradores inmediatos entre ellos la infatigable Sra. Elena Cherutini, se vio la factibilidad de la realización de dicho reconocimiento al Cadete Martín Güemes, como Reconquistador y Defensor de Buenos Aires, y el reconocimiento de la acción puntual del 12 de Agosto de 1806, con la “Toma del Justina”, en la segunda Invasión Inglesa.

La alegría que colmó a las Instituciones Históricas, Agrupaciones Gauchas, Instituciones Culturales y Güemesianos en general, no tiene precedente.

¿Como se hizo posible el traslado de los integrantes de las distintas Instituciones Históricas, Gauchas y Culturales de la Provincia, como así de los autores del cuadro de la “Toma del Justina” y de la carbonilla del Güemes Cadete?

En ocasión de asistir a los homenajes al general Belgrano, a orillas del Río Juramento, el día 20 de junio de este año, donde juraron la Bandera cadetes de la Escuela Naval Argentina, conocimos a su Director, el Contralmirante Álvaro González Lonzieme, quien después de enterarse de nuestra inquietud, nos ofreció la estadía en la Escuela Naval Argentina.

Sin encontrar apoyo económico por parte del Senado de la Nación para trasladarnos a Bs. As., pero sí para la elaboración y emplazamiento de la placa, recurrimos a la Comisión Bicentenaria en la persona de Alberto Barros Blanzaris, pudiendo llegar de esta manera a la Capital Federal.

La Comisión Década Bicentenaria de la Provincia, la Agrupación Tradicionalista de Salta Gauchos de Güemes, el Instituto Güemesiano de Salta, la Senda Gloriosa de la Patria, en el marco de las actividades del Plenario de Organizaciones para el Bicentenario de Salta, la que está compuesta por más de 50 Organizaciones Civiles de la Provincia, tuvimos la posibilidad, este 12 de agosto, de ver “hecho realidad el tan ansiado sueño”, un mural, réplica de la pintura de Juan Francisco Cancio Lazo, tapa del libro de mi autoría”, expresa Jorge Virgilio Núñez.


Histórico acto

En el histórico 12 de Agosto de 2010 se unieron en la emoción quienes desde Salta llegaron para ser partícipes de un homenaje memorable. El Presidente de la Agrupación Tradicionalista de Salta Gauchos de Güemes, Ing. Carlos Diez San Millán, el Vicepresidente del Instituto Güemesiano de Salta, Leandro Plaza Navamuel, el Coordinador Gral. del Plenario de Organizaciones para el Bicentenario en Salta, José de Guardia de Ponté, el Sub. Coordinador del Plenario de Organizaciones para el Bicentenario en Salta, el Investigador Jorge Virgilio Núñez, el autor de la Pintura de “La Toma del Justina”, Juan Francisco Cancio Lazo, una guardia de Honor y un trompa de los Infernales de Güemes, pertenecientes al 5° de Caballería con asiento en Salta. En todos latía una presencia y la emoción del reconocimiento a quien selló los destinos de la Patria.

Plenos de alegría escucharon la lectura de la Resolución del Senado de la Nación en la cual se establecía el reconocimiento a Martín Güemes como reconquistador y defensor de Buenos Aires, por las acciones del 12 de Agosto de 1806 que concluyeron con la toma del buque “Justina”. La misma Resolución establecía el emplazamiento de una placa en la plaza FuerzaAérea, frente a la Torre Monumental.

¿Por qué en la Torre de los Ingleses?

Al cumplirse el primer centenario de la gesta de mayo las colectividades residentes en Buenos Aires prepararon distintos homenajes y regalos para el país que los cobijaba. Los residentes británicos ofrecieron una torre monumental de estilo renacentista cuya piedra fundamental fue colocada a fines de 1910. Debido a la primera guerra mundial, el monumento fue inaugurado seis años después.

La torre tiene forma cuadrangular y está orientada hacia los cuatro puntos cardinales. Los materiales con los que fue construida fueron traídos de Inglaterra y se erige sobre los cimientos de la Planta de Gas que durante medio siglo proveyó de luz a Buenos Aires.

Mide 75 metros y consta de 8 pisos, con cuatro escaleras de acceso. En sus frisos se aprecian emblemas ingleses como la flor de cardo, la rosa de los Tudor, el dragón rojo, el trébol y el escudo de Gran Bretaña junto al de la República Argentina. En la terraza se erige un imponente reloj.

A raíz del conflicto por las Islas Malvinas, el monumento (llamado primeramente “Columna Monumental” y luego “Torre de los Ingleses” pasó a ser denominada “Torre Monumental”. En su interior se exhiben fotografías, planos, documentos, cuadros, etc. testimonios de la Ciudad de Buenos Aires que son apreciados por turistas de todo el mundo.

Ese lugar es, según Luis Güemes, autor de la monumental obra “Güemes Documentado”, el lugar aproximado en el cual el héroe conquistó el trofeo que lo acredita como Defensor y Reconquistador de Buenos Aires por el abordaje a la embarcación “Justine” al servicio de los ingleses, el 12 de agosto de 1806.

Por ello allí, doscientos años después de la incomparable hazaña, se descubrieron dos placas. Una constituye el homenaje de la Nación y la otra el tributado por el Gobierno de la Provincia de Salta, instituciones históricas, culturales y gauchas de dicha Provincia, al héroe mártir de la independencia, General Martín Miguel de Güemes.

Prof. María Cristina Fernández

Académica del Instituto Güemesiano

Sitio Web: http://www.martinmiguelguemes.com.ar/

E-mail: macacha@infovia.com.ar



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario