[Boletín Güemesiano] Nº 125

[Boletín Güemesiano] Nº 125

Esta edición contiene las palabras que le dedicara el Capellán Mayor de Gendarmería Nacional al General Martín Miguel de Guemes en el reciente aniversario de su paso a la gloria en un texto de un historiador jujeño que reseña los sucesos de abril a junio de 1821.

I.              Invocación religiosa en el aniversario de la muerte del general Güemes

En oportunidad de recordarse el 189º aniversario del fallecimiento del Gral. Güemes ante su Monumento en Buenos Aires, el Pbro. Rubén Darío Bonacina, Capellán Mayor de Gendarmería Nacional, expresó:

“Señor y Padre de las Misericordias, que riges los destinos de los Hombres y de los Pueblos, Padre Providente que atiendes a los que invocan tu Santísimo Nombre; celebrando el Bicentenario de la Revolución de Mayo, recibe nuestras súplica confiada por nuestra Patria Argentina gestada en la Fe Católica, que profesaron nuestros Héroes y Padres de la Patria.

Hoy, al recordar la muerte del Gral. D. Martín Miguel Juan de Mata Güemes, supremo defensor de la libertad y la independencia de las Provincias argentinas y el máximo mártir de la Emancipación de Sud América Hispana, te rogamos nos concedas imitar a nuestro héroe gaucho en su profundo y abnegado amor a la Patria; que sepamos sacrificar los intereses personales y las propias conveniencias por la causa del bien común.

II.            Olañeta invade Jujuy. Atrevido plan de Barbarucho

En el libro “Jujuy, apuntes de su historia civil”, publicado en el año 1877, el Dr. Joaquín Carrillo expresa respecto a la invasión que truncó la vida de Güemes:

“Gorriti (José Ignacio) marchó contra las fuerzas de Olañeta y acampó al lado Norte del río de Yala. El campamento de León era el de la vanguardia a las órdenes de Guillermo Marquiegui. El Dr. Gorriti decidió sorprenderlo, empresa que no era difícil por lo imprevisto de su presencia allí, y disponiéndolo todo, cayó sobre la vanguardia haciéndola prisionera con su Jefe el Coronel Marquiegui, su hermano Felipe y otros oficiales, las armas, municiones y cabalgaduras quedaron en poder de los patriotas. La división así sorprendida y prisionera tenía 200 hombres. Olañeta procuró reparar este desastre intentando cortarle la retirada a Gorriti, pero éste le hizo intimar que se retirara, porque mantenía la resolución firme de fusilar a sus dos cuñados y todos los prisioneros, si hacía alguna hostilidad por su parte. Aquel día fue llamado Día grande de Jujuy.

Olañeta simuló retirarse. Los prisioneros fueron conducidos al campamento de Güemes cerca de la Ciudad.

El Brigadier Olañeta, militar ejercitado, aunque de limitado talento para una guerra formal, había causado continuados perjuicios al país que combatía por la causa del rey, pero en ésta época su espíritu vacilaba entre la abjuración de sus errores pasados, y el amor propio que lo mantenía alejado de sus enemigos de  once años. Esto por una parte, y por otra, el grave contraste experimentado en la captura de sus dos cuñados y de la vanguardia que mandaban, lo retrajo a operar activamente sobre Jujuy o Salta, en completo disturbio por los movimientos revolucionarios.
Al poco tiempo, el jefe realista ocupó Jujuy y procuró indagar con exactitud el estado de Salta, y asintiendo a un plan del coronel Valdez (Barbarucho) lo pusieron en ejecución sin pérdida de tiempo: aquel proyecto era atrevido, y solo su osadía puede revelar connivencia con los descontentos de Salta, que indicarían aquel fragoso sendero por que expedicionó Valdez. Este con solo cuatrocientos hombres escogidos trepó sobre los cerros del Oeste, de acceso difícil, y desfilando sobre sus escarpadas laderas se puso en poco tiempo frente de Salta y a corta distancia; esperó la noche y se precipitó en la Ciudad abandonada y sin vigilancia, que fue ocupada sin dificultad. La falta de prevención, la inesperada y sigilosa marcha de Valdez, fomentada pasivamente por la indiferencia de los moradores de los lugares recorridos, favoreció el itinerario a los expedicionarios.

Por coincidencia, Güemes había penetrado antes seguido de su escolta y ayudantes, y estaba en casa de su hermana Magdalena, notable dama, de talento y belleza celebradas, donde adoptaba sus medidas, que a la sazón eran imperiosamente exigidas por el estado alarmante de una oposición creciente. Su campamento estaba lleno de presos políticos.

Llegado a conocimiento de los asaltantes el sitio en que se encontraba Güemes, ocuparon las avenidas y se hicieron algunos disparos de fusil para despertar alarmas dentro de la casa. Aquel jefe, prevenido contra las maquinaciones de sus enemigos domésticos se puso de pié, mandó ¡a caballo! a la gente de su escolta, saliendo él mismo de la casa, envió a uno de sus ayudantes a ver qué había. No tardó sino unos breves instantes y una descarga acompañó a la voz de los ayudantes que aseguraban la presencia inesperada de una fuerza realista, y su aproximación. Dio vuelta a su caballo, imitándole las gentes de su escolta, aturdidos todos de tal osadía y agitados entre el terror y la duda. Otros disparos se siguieron, y una de las balas hirió a Güemes en las nalgas. Sin perder su aplomo sobre  su caballo, lo dirigió en escape a su campamento. La Ciudad quedó en poder de los invasores. Esto pasaba la noche del 7 de Junio de 1821.

Olañeta se trasladó a Salta a los pocos días, sin resistencia, porque todos se encontraban presas del estupor y consternados ante los inesperados sucesos que se habían cumplido, con rara prontitud y hasta con misterio. La excursión de Barbarucho había sido concepción de un loco o sugestión de rencores inextinguidos, pero había sido también la primera que atravesaba algunas leguas y penetraba en una capital sin ser esperada, sentida, ni prevista, y que haciendo fuego en medio de las tinieblas hería de muerte al cabecilla que el país tuvo durante su defensa.

El antiguo Jefe de Gauchos, la estatura más descollante en un país extenso y notable por el rol que le cupo en la tarea de aquélla época, el espíritu más exaltado en aquella sociedad por dos ideas, grandes ambas, pero perversa una y gloriosa la otra, caía agobiado bajo el peso de una  muerte segura. La herida que recibió fue de una gravedad amenazadora. Fue asistido por el facultativo Dr. Castellanos, su enemigo político, pero cuya integridad y bonhomía daba al enfermo la completa seguridad de que dedicaría a su enfermedad los más exquisitos consuelos de la ciencia y que disminuiría sus sufrimientos, ya que era imposible curarlos. Murió al cabo de diez días en su campamento, rodeado de sus oficiales, ante quienes declaró ser su voluntad que ejerciera el mando militar el Coronel Width, distinguido oficial de Napoleón, al servicio entonces de la defensa nacional al lado de Güemes, cuya confianza supo adquirir, a la vez que su intimidad, y una estimación muy grande. Así legaba aún, para después de su vida, su voluntad, que siempre había hecho prevalecer durante ella, desde la primera oportunidad en que consiguió el ejercicio de un poco de poder y la legaba ante los testigos de su imperio, esos gauchos libres hasta el exceso, que la pericia de Widt reducía a un poco de disciplina. Un sentimiento real manifestábase en todos por la extinción de una existencia que algún significado tenía para cada cual, extendiéndose aún hasta los leales enemigos, que odiaban su tiranía, pero que no aborrecían al hombre, porque había sido también el colega en la majestuosa obra del patriotismo local”.

En otro párrafo el doctor Carrillo expresa: “Güemes no cesó de ser patriota. ¡Gloria por ello! Su pensamiento está escrito: fue la intención de los argentinos más decididos. Hasta la seducción se empleó inútilmente para abatir aquella firmeza: hasta la derrota y la extenuación no quebrantaron la fe de aquél espíritu, que creyó siempre en la salvación de la Patria”.

De esa manera el historiador describe los sucesos de abril a junio de 1821 y expresa su opinión sobre el Gral. Güemes.

III.           Metan: tierra de encuentros

El 11 de Agosto fue presentado en Buenos Aires “Hechos y Protagonistas de la Gesta Libertadora de América en San José de Metan: Tierra de Encuentros” dirigido por Leonardo Magallanes. El documental representa hechos como el encuentro de Belgrano y San Martín, el juramento de Belgrano junto al Ejército del Norte, el combate de Las Piedras y la eficaz labor de Güemes. Constituye un viaje a través de imágenes hacia los hitos históricos sucedidos en el territorio de San José de Metan, que dieron inicio al nacimiento de la Nación.

En la oportunidad se caracterizó el Sendero Gaucho, itinerario de 500 km que atraviesa nueve Municipios (Coronel Moldes, La Viña, Guachipas, El Jardín, La Candelaria, El Tala, Rosario de La Frontera, San José de Metan y El Galpón) y se inauguró la exposición fotográfica denominada: “Naturaleza, Aves y Raid 4×4 del Sendero Gaucho”.

Estuvieron presentes el Ministro de Turismo y Cultura de la Provincia de Salta, Federico Posadas, los intendentes de San José de Metan, Roberto Gramaglia y de Guachipas, Enrique Cari, la Directora de Turismo de Metan, Lic. Graciela Walter, entre otras autoridades. Gramaglia destacó la importancia de la región, que fue escenario de hechos históricos como el encuentro del general Martín Miguel de Güemes con el general José de San Martín en la Posta de Yatasto y la jura a la bandera en el río Juramento, realizada por el general Belgrano.

El ministro Posadas destacó que la Provincia promueve el fortalecimiento de productos turísticos existentes y el desarrollo de nuevos, como así también programas tendientes a consolidar el desarrollo turístico uniendo las bellezas naturales con la rica historia de la región.

IV.        Remodelacion De La Plaza “Gral. Guemes” De Rawson

El 13 de Agosto se concretó en la Ciudad de Rawson, Prov. de Chubut, la ceremonia de inauguración de la remodelación de la Plaza “Gral. Martín Miguel de Güemes”. Dicho acto fue promovido por la Jefatura de la Agrupación XIV de Gendarmería Nacional a cargo del Cte My Luis Alberto Martín. La propuesta de remodelación fue apoyada por la Prof. María Cristina Fernández a través del señor Rafael José Baca, descendiente del guerrero de la Independencia Capitán José Ignacio Baca. En la oportunidad, el señor Baca –único orador- destacó la importancia de la Gesta Güemesiana en la Independencia de Sudamérica Hispana, luego de lo cual agradeció en nombre de la Prof. Fernández la reciente declaración de interés cultural del Boletín Güemesiano Digital. Simultáneamente hizo entrega de un CD conteniendo los Boletines publicados a la fecha, requiriendo al Intendente, Adrián López, su difusión en los establecimientos educativos. La esposa del señor Baca entregó un centenar de folletos titulados “Diez razones para homenajear a Güemes en el marco del Bicentenario de la Patria” redactado por la Prof. Fernández.

Previo y posterior a la ceremonia el señor Baca logró espacios en radios locales para difundir la vida del Gral. Güemes a través de folletos y de la obra radial “Güemes, el Centauro de la Libertad”, de la misma autora.

El acto tuvo gran repercusión en la alejada ciudad patagónica. Contó con la asistencia de autoridades locales, provinciales, de las Fuerzas Armadas y de Seguridad, así como también de instituciones educativas. Las obras fueron concretadas en forma conjunta por la Municipalidad de Rawson y la Agrupación XIV “Chubut” cuyo personal trabajó con esfuerzo, dedicación y compromiso en el embellecimiento de la plaza. Allí fue colocado un busto con la imagen del Gral. Güemes y la placa correspondiente. También se repararon las estructuras existentes y se colocó una placa identificadora de un Hito metálico, con un enrejado perimetral para protección del monumento, que contiene imágenes en relieve del prócer y sus Infernales.

V.           Güemes, reconquistador y defensor de Buenos Aires

“Como argentinos debemos sentirnos orgullosos de figuras como Martín Miguel de Güemes y José de San Martín, verdaderos ejemplos a imitar, fieles reflejos de que ningún esfuerzo es vano cuando se lucha por el bien común y la libertad”, señaló el vicepresidente de la República Argentina, Julio Cobos durante el homenaje realizado en memoria del abordaje de la embarcación “Justina” ocurrido el 6 de agosto de 1806 durante la Reconquista de Buenos Aires. La hazaña fue concretada por el entonces cadete Martín Miguel de Güemes, por orden de Juan Martín de Pueyrredón.

Junto al vicepresidente de la Nación se encontraban el ministro de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, Hernán Lombardi, el jefe del Estado Mayor de la Armada, almirante Jorge Omar Godoy,  los senadores Sonia Escudero (autora del proyecto respectivo), Elena Corregido, Juan Carlos Romero y Samuel Cabanchick; el Pdte. de la Agrupación Gauchos de Güemes de Salta, Ing. Carlos Diez San Millán, el vocal primero de la institución, Jorge Virgilio Núñez, el vicepresidente del Instituto Güemesiano de Salta, Leandro Navamuel, la Delegada de dicho Instituto en B. Aires, Prof. María Cristina Fernández, entre otros. Se realizó en la Plaza Fuerza Aérea Argentina, ubicada en Retiro junto a la denominada “Torre de los Ingleses”.

Durante el acto se colocaron placas de reconocimiento a Güemes como Reconquistador y Defensor de Buenos Aires. La Dra. Escudero expresó que Güemes se destacó como joven cadete ya en los albores de la patria, participó activamente durante las Invasiones Inglesas y pasado el episodio sus superiores recomendaron su ascenso y condecoración como reconquistador y defensor de Buenos Aires. Expresó que “durante las luchas de la Independencia cuando el general José De La Serna le ofrece dejar las armas a cambio de grandes riquezas, el salteño le contesta: Martín Güemes, rico y noble de nacimiento ha sacrificado su fortuna al servicio de la Patria y para él no hay mayor título que el amor de sus soldados y la estima de sus conciudadanos” y agregó “en momentos tan convulsionados donde pareciera que los valores están perdidos, me parece que esa mirada atrás para ver de dónde venimos y lo que ha costado hacer la Argentina que somos sirve para rescatar estos valores de nuestros héroes y heroínas”.

El senador Romero dijo: “tenemos en Güemes, un ejemplo a seguir. Son estos hombres que con honradez, valor y patriotismo, vislumbraron una Nación mucho antes que ella existiera”.

Julio Cobos señaló que la hazaña que se recordaba fue “uno de los tantos actos heroicos, que el General Güemes realizó a lo largo de su vida. Su lucha incansable, su patriotismo y su valioso aporte para la construcción de una Nación independiente, lo ubican en un lugar privilegiado, junto a los grandes héroes. Como argentinos debemos sentirnos orgullosos de figuras como Miguel de Güemes y José de San Martín. Es nuestra responsabilidad reflejar sus ideales en los nuestros, revalidar con acciones sus acciones y entender que sólo juntos podremos crecer como Nación y como sociedad”, puntualizó el vicepresidente.

El importante acto fue presenciado por delegaciones escolares procedentes de distintos puntos de la Ciudad y del Gran Buenos Aires; una delegación de Gendarmería Nacional; integrantes del Regimiento de Caballería Ligera V de Salta (Infernales); el último socio fundador de la Agrupación Gauchos de Güemes, Carlos Ceballos; los descendientes del prócer Francisco Lanusse y Luis Ruete Güemes. Los sones musicales estuvieron a cargo de la Banda Militar “Ituzaingó”, el himno al Gral. Güemes fue interpretado por Sandra Mihanovich.

VI.          Güemes, el documental

“Güemes, el documental” será el primer largometraje documental que contará la vida, la lucha, la trascendencia y el legado del General Martín Miguel de Güemes en la Guerra por la Independencia Americana. El proyecto es respaldado por un trabajo de  investigación de varios años y prevé ser una voz generada en Salta para que los jóvenes y las generaciones futuras puedan valorar en toda su dimensión el ejemplo de lucha legad por el General Martín Miguel de Güemes e intentará ser una herramienta fundamental para la discusión a nivel nacional e internacional sobre el héroe. El documental se filmará en varias provincias argentinas, España y los países que integraron el Alto Perú e intentará mostrar “Una de las grandes gestas de América, muy poco conocida universalmente y que, a la vez, fue empequeñecida en sus proporciones y hasta deformada por ignorancia o prejuicio”, expresa su director, el salteño Alejandro Arroz.

Arroz comenta que siempre lo cautivó la figura del General Martín Miguel de Guemes. “Recurrí a las fuentes mismas de la documentación más importante sobre Güemes que son los 12 tomos del Güemes documentado, donde solo se muestran los documentos de la época existentes en España, Argentina, Bolivia y Perú principalmente. De ésta manera evité caer en el uso de las interpretaciones de los historiadores, marcadas muchas veces por las tendencias de los sectores al que representaban. Es curioso e inexplicable que nunca un producto audiovisual de la provincia, se haya propuesto contar la lucha por la independencia americana librada en su mayor parte en nuestro territorio. Y es notable que en los festejos por el actual Bicentenario la figura de Güemes fue nuevamente ignorada o minimizada a nivel nacional”, expresa el prestigioso cineasta.

Güemes, el documental, será el paso previo para la producción de un largometraje de ficción, que contendrá una nueva visión de la Guerra Gaucha, en contraposición a las producciones realizadas hasta el momento. El rodaje comenzará el 8 de febrero, fecha de nacimiento del héroe. Contará los hechos más sobresalientes en la vida de Güemes, como la toma del “Justine” a caballo, el triunfo de Suipacha, el Pacto de Los Cerrillos, la defensa del territorio nacional derrotando en repetidas oportunidades al ejército realista, que venía de vencer a Napoleón en Europa, y su heroica muerte en combate.

El proyecto fue seleccionado en el 4to. Concurso Federal Raimundo Gleyzer 2010 –único salteño elegido en el NOA- lo que abre las puertas a una segura clasificación de interés especial del INCAA para su producción.

IX.          Palabras finales

El 12 de Agosto de 2010, 204 años después de abordar la embarcación “Justina”, Güemes reconquistó nuevamente Buenos Aires. Esta vez para las generaciones presentes.

Las máximas autoridades del país honraron su memoria, destacándose la presencia y palabras del vicepresidente de la República Argentina, quien resaltó el lugar de privilegio que ocupa Güemes en nuestra Patria.

En el homenaje participaron establecimientos educativos, algo infrecuente en Buenos Aires, y se aunaron voluntades de variadas instituciones para concretar, ante una nueva sudestada que como en 1806 azotó la costa rioplatense, un acto de magna importancia.

Otra vez don Martín Miguel iluminó, cual faro, nuestra conciencia, para recordarnos su entrega. Celebro con algarabía éste, su nuevo triunfo.

Prof. María Cristina Fernández
Académica del Instituto Güemesiano

Web:
http://www.martinmiguelguemes.com.ar/

Email:

macacha@infovia.com.ar



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

1 Comentario

  1. lydia LETAIF - 23/10/2010

    Nos honra todo reconicimiento al GRAN CAUDILLO SALTEÑO,hacer conocer su gesta y lucha por la libertad LATINOAMERICANO,es un acto reinvicatorio atte Lydia Helena Letaif-

Dejar un comentario