Cora Michudis, su mirada a nuestra tierra y las impresiones del mundo sobre la tela

Cora Michudis, su mirada a nuestra tierra y las impresiones del mundo sobre la tela

La artista plástica Cora Michudis posee el don de transmitir y describir la naturaleza a través de la pintura, guiada por las musas inspiradoras de su inconsciente. Sus obras impactan por la combinación de colores que mezcla en la paleta con total creatividad. Michudis se brinda como artista para revelar sus pensamientos, creer en lo que ve, imaginar la expresión que se plasmará en la tela, un momento determinado, una cosa, un paisaje, y crear a través de ello. “Una mirada a nuestra tierra”, su exposición más reciente, fue inaugurada en la Sala “Leopoldo Presas” de la Sociedad Argentina de Artistas Plásticos (SAAP), desde el 27 de septiembre al 8 de octubre de 2016.

– ¿Cuál fue la propuesta de “Una mirada a nuestra tierra”?

Es una mirada introspectiva de nuestra tierra, representativa de sus bellezas naturales, que busca la intensidad en sus colores. Tenemos un país privilegiado; por donde miremos, nos daremos cuenta de que, a nuestro alrededor, la tierra nos pregunta si estamos dispuestos a trabajar para sólo mantenerla, o también para mejorarla.

– ¿En qué se diferencia esta muestra de las anteriores?

Existe en mi un deseo de crecimiento constante, que se expresa en la incorporación de nuevas técnicas. Sobre todo, me siento cada vez más comprometida con la realización de una obra, de un trabajo, que refleje en ese momento preciso mi pensamiento y lo concrete en pintura.

-¿Cuándo empezó a imaginar estos bellísimos cuadros?

Siempre me encuentro en estado de imaginación e inspiración. Existen recuerdos de lugares que me permiten crear paisajes que si bien en ese momento pueden no estar frente a mi, se pueden encontrar en cualquier rincón de nuestra vasta tierra. Tiene que ver con una constante, la de mostrar lugares hermosos y hacerlos conocer a través del ojo del artista, que lo mantuvo en su mente como un impacto de lo dado por el Creador.

-¿A quién correspondió la curaduría?

En mi larga trayectoria he contado con la participación de gente querida. En alguna oportunidad fue el galerista quien se hizo cargo de la muestra, pero en el caso de “Una mirada a nuestra tierra”, presentada en la Sociedad Argentina de Artistas Plásticos, fueron algunos integrantes de la Comisión Directiva quienes prestaron su colaboración hasta para determinar el lugar en que debía colgarse cada obra.

Reposo. Acrílico

-¿Qué mensaje nos brindan los bailarines de tango, el bote detenido en el lago o la joven que nos mira con alegría en tus obras?

En esta muestra afirmo que el tango también es parte de nuestra historia, de nuestra cultura orillera, de un estamento marginal nacido en la periferia de Buenos Aires. Se trata de un paisaje de lugar y época que sentí necesidad de mostrar. En cuanto al bote detenido en el lago, lo imaginé esperando pacientemente el regreso de su dueño, en uno de los arroyuelos del Litoral. Si avanzamos un poco más en el recorrido, nos encontramos con la joven que nos mira con alegría, que revela un cambio de expresión en la pintura, un simbolismo de la mujer que espera ser admirada y se interna en la soledad no sólo para lucir su cuerpo, sino también con la expectativa de que, siendo perseguida, consiga disfrutar de la vida, el tiempo y el espacio en que se encuentra.

– Los colores estallan en cada imagen, ¿cómo decide mezclarlos? ¿Surgen al azar?

En la totalidad de los trabajos que realizo trato de volcar los colores que me presenta la naturaleza. Por supuesto que uno siempre le otorga un toque personal. Aunque las tonalidades del paisaje son modificables a cada instante por el tiempo y otros factores, varían lo que cada uno observa entre pincelada y pincelada. Reconozco que es algo personal el hecho de acentuar los colores, como por ejemplo el del cerro Fitz Roy (en el Chaltén). El rojizo que se ve fue real en el momento en que el sol se ocultaba y la tonalidad se profundizaba por la ausencia de nieve en ese día.

-¿Cuánto tiempo le llevó terminar la muestra y por qué eligió este espacio para presentarla?

Fueron muchas horas de trabajo, de esfuerzo, para plasmar en la tela lo que tengo en la cabeza, pero con la alegría de hacer lo que tanto me gusta. Por otra parte, para mí es un honor presentar la muestra en la Sociedad Argentina de Artistas Plásticos, un lugar donde el artista se siente querido y apoyado.

-¿Qué recorrido realizará el noble caballo?

Estaba tranquilo y suelto en el campo de unos amigos. ¡Lo asustamos! Esto produjo una reacción espontánea, natural, aunque antes intentó huir. El trabajo interpreta esa acción con el agregado de mi imaginación, ya que el movimiento fue rápido y fugaz. Aquí se impuso la imaginación de las formas. Lo interpreto como la libertad de correr a campo traviesa, sin que nada ni nadie nos detenga.

– ¿Cómo funciona la mente de un artista plástico?

Gracias por tus reflexiones ante mis respuestas sobre cómo actúa, trabaja y se brinda el artista plástico frente a una tela “en blanco”; pero “en blanco” sólo para quien la mira desde afuera, pues  la mente del pintor ya está llena de figuras, colores y significados.

Patricia Ortiz



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario