Una velada singular: La Consejería de Turismo de la Embajada de España despidió el año en el Palacio Anchorena

Se entregó el premio del concurso “España singular” en el marco de una fiesta para el paladar y los sentidos, en medio de una gran alegría.

Noche del 18 de diciembre en el Palacio Anchorena, sede del Museo Metropolitano. Los invitados llegaron y se ubicaron; algunos en el jardín, iluminado por luces navideñas; otros, en el salón principal. Era tiempo de disfrutar de un momento inolvidable, hacer balance del año que se iba y brindar por los nuevos proyectos.

Julio Moreno Ventas, consejero de Turismo de la Embajada de España, saludó y describió brevemente el trabajo realizado por su equipo en el transcurso del 2008.

“A partir de un trabajo realizado por la Consultora Latinoamérica Consulting, que relevó datos en las ciudades de Córdoba, Mendoza, Neuquén y Rosario, por ejemplo, conocemos que existen nuevos segmentos que aún no se han explotado aquí. Nuestra idea es la de promocionar productos de España que aún no se están vendiendo en Argentina”, explicó el consejero de Turismo.

La metodología utilizada corresponde a un método cualitativo que detectó la necesidad de sectores interesados en la práctica de sky, en contra temporada, del golf, o de deportes acuáticos. “Hay profesionales, arquitectos o abogados, ingenieros, que buscan eventos y necesitan quien los represente en la República Argentina”.

En esta primera parte, que fue la más formal de la noche, el anfitrión animó a los presentes, grandes aliados en la tarea de promoción del destino España, a pensar en lo que vendría: ¡Deleite del paladar, con los manjares preparados por Don Pedro Bello, buen vino, música flamenca, danza y mucha alegría! Luego dio lugar a la presentación del premio del concurso “España singular”.

“A partir de ahora comenzaremos esta noche de verano calurosa del 18 de diciembre de 2008 y, como queremos incentivarlos para que sigan hablando tanto y bien de España, quisimos premiar a quien haya realizado la mejor nota, el mejor reportaje escrito, hablado, televisado a lo largo del año”.

Más de veinte trabajos llegaron a la Consejería de Turismo. Un riguroso jurado formado por colegas de la Madre Patria decidió que la nota que recogió valores de España fue la escrita por Horacio de Dios. Su artículo El arte de comer en los museos fue publicado en el diario La Nación y en él se conjugaba la riqueza de la gastronomía española, enmarcado por un triangulo madrileño: el Museo del Prado, el Tisen y el Reina Sofía. Carla Delia de Dios recibió el premio en nombre de su suegro, que estaba de viaje. Sostuvo en sus manos una composición basada en el logotipo de España, que Joan Miró, diseñó hace veinticinco años, más dos pasajes a la increíble tierra española.

Finalmente la música, esa musa instigadora, se hizo presente en las voces del grupo “Azahares”. Siluetas perfectas se sacudieron al compás de guitarras y zapateos. ¡Andalucía estaba presente en la sinergia de las miradas de los bailaores!

España hermana. España convoca. España provoca. ¡España nos abrió sus brazos!

La noche no se detuvo nunca y la alegría tampoco. En el bolsillo del saco blanco de un hombre andaluz sobresalía con elegancia un pañuelo rojo como sinónimo de la pasión con la cual Julio Moreno Ventas camina por el mundo comunicando las bondades de su tierra. ¡Feliz año y olé!

Patricia ortiz



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario