Pro Cultura Salta presentó la muestra Incertidumbres y Certezas

Pro Cultura Salta presentó la muestra Incertidumbres y Certezas

Entrevista a la fotógrafa Liliana Courtade. Su obra marca una línea muy sutil entre lo  blanco y lo negro, que no están tan alejados, y comparten en cada una de sus imágenes  el escenario de la naturaleza que siempre sorprende y provoca.

—¿Cuáles son las incertidumbres y las certezas que encontramos en la muestra?

—La obra en general es abierta a cada interpretación. La idea principal fue la de apuntar a los enigmas, las especulaciones, los imponderables, lo angustiante, lo que no se sabe, lo oscuro… eso forma parte de las incertidumbres. En cuanto a lo preciso, lo concreto y contundente, me refiero a las convicciones, las ideas, lo interior, lo claro: ¡estas son las certezas! Las incertidumbres se crean en general desde afuera; las certezas están dentro de cada uno.

—¿Por qué eligió ese título?

—La visión de un cielo que se transformaba en diferentes claroscuros me llevó a este título.

—¿Cómo estuvo conformada la muestra?

—Está compuesta por dos series: Las flores del mal son nueve fotos y La frontera en Rosario son cinco; en esta existe un orden definido marcado por cierto recorrido hacia un final.

—¿Cómo concreta su trabajo?  ¿Piensa primero o está abierta a lo que sucede?

—En este caso, las imágenes fueron encontrándose con una idea; generalmente, es así en mi fotografía. En cambio en la escultura o el dibujo, tengo muchas ideas previas que comienzo a pensar, como puede ser el material en el que pueden tomar forma.

—¿Por qué eligió Pro Cultura Salta para presentar su muestra?

— Para el Abril Cultural Salteño, gestioné el espacio en Pro Cultura Salta  para la presentación del grupo salteño  de jazz “Niebla,” con el que muchas veces actuamos juntos: la idea era acompañarla con fotos y dibujos míos, pero para la muestra no había espacio porque estaría ocupada la sala y me fue ofrecida esta otra fecha, la del 4 de noviembre de 2010.

—¿Ha presentado sus obras en otras galerías? ¿Y en Buenos Aires?

—Sí. Otras muestras individuales en Salta, en Galería A. Galería El Palacio, Alto Noa Shopping, PhotocafeKodak, Hotel Termas, Casa de la Cultura, Fundación Salta (de técnicas mixtas) y otros lugares como La vieja estación o Cava de piedra.  En Bs. As. aún no se ha dado.

—¿Cuál ha sido el tema fundamental de la muestra?

—Tomo el nombre de Las flores del mal (título de un texto de Baudelaire), que para mí son flores, yuyos que son muy combatidos, y hay en ellos actitudes que me remiten a actitudes humanas. Me refiero al llamado “pasto o yuyo  cubano”  que crece espontáneamente, aunque no alude al mismo tipo de flores del escritor. Las actitudes se traducen en insistencia, obsesión, aunque me parece que la obra no debe explicarse tanto para no dejarla en una lectura cerrada, lo que se contradice con la intención de la muestra. En La frontera… hay un recorrido, un lugar y la muerte como límite. Un pueblo golpeado por hechos inciertos que no llegan a comprenderse en toda su dimensión.

—¿Cómo nació la idea de unir y diferenciar las Incertidumbres y las Certezas y en qué fotografía encontramos cada una de estas definiciones?

—La idea surgió desde el andar al mirar y relacionar todo con ideas y pensamientos. Hay vivencias muy  íntimas implicadas en esto también. Cada fotografía es alusiva a una relación entre la imagen y una percepción propias. Elijo la foto que lleva el título de la muestra porque resume esa dualidad del claroscuro que cuento en la exposición.

—¿Qué le ha dejado a usted esta experiencia como certeza?

—Creo que la recepción ha sido muy buena. Me han acercado lindos comentarios. Se trata de una experiencia nueva, que me lleva a un paso más como artista al crear este proyecto que no se clausura, como en otras oportunidades, con la muestra. La certeza es que me permitió, entre otras cosas, dejar mi mirada en la mirada de los que fueron a verla. ¡Compartir eso es sumamente gratificante y agradezco a Pro Cultura Salta esa posibilidad!

Patricia Ortiz

Liliana Courtade es egresada de la Escuela de Bellas Artes “Tomás Cabrera”, se dedicó a las artes visuales, dibujo, escultura y fotografía. Participó en varias muestras colectivas  con anterioridad, la primera individual fue en el año 1997, y desde el 2006, no había presentado otra.
Se desempeña como Profesora de Fotografía en la Carrera de Diseño Gráfico.



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

1 Comentario

  1. Luis Mesquita Errea - 28/11/2010

    Muy interesante y reveladora de profundidad la idea de relacionar escenas naturales con estados de ánimo. Lo encontramos en la tradición medieval de los vitrales y en el pensamiento de San Buenaventura (ver nuestro blog Argentina, señorío y esplendor): se conoce a Dios, de Belleza increada, a través de los “mensajes” de los seres creados, colores, formas, estilos, que van desde una flor (aún la del yuyo cubano, que en otros campos es un azote!) hasta el color de un espejo de agua,un cielo o unos ojos s”claros, serenos…”. Las fotografías son muy expresivas y muestran un espíritu refinado, que valora lo excelente. Felicitaciones a Liliana Courtade y a Caminos Culturales.

Responder a Luis Mesquita Errea Cancelar la respuesta