OSPAÑA y el tratamiento del dengue

OSPAÑA y el tratamiento del dengue

El dengue es una enfermedad de tipo viral transmitida por la picadura del mosquito Aedes aegypti que tiene un periodo de incubación de cuatro a diez días a partir del momento de la picadura de un mosquito infectado. Si bien afecta especialmente a lactantes, niños pequeños y adultos, esta enfermedad raras veces resulta mortal. En la actualidad, el dengue es uno de los mayores retos de la salud pública en la Argentina junto con el Covid-19, ya que hasta la fecha no existen vacunas efectivas.

Según la Organización Mundial de la Salud, el dengue se divide en dos categorías según su gravedad. Por un lado, el que transcurre sin signos de alerta o se manifiesta con fiebre elevada (40 °C) acompañada por otros síntomas: dolor de cabeza muy intenso detrás de los globos oculares, dolores musculares y articulares, náuseas, vómitos y agrandamiento de ganglios linfáticos y sarpullido. Por el otro, el que provoca que el paciente ingrese en una fase crítica entre tres y siete días después de manifestarse la enfermedad. Al remitir la fiebre pueden aparecer complicaciones como la acumulación de líquidos, dificultades respiratorias, hemorragias graves o alguna falla orgánica —con vómitos persistentes o respiración acelerada—. Ante este cuadro, la asistencia médica especializada es indispensable.

OSPAÑA, desde su centro médico, informa que en la actualidad no existe un tratamiento específico para el dengue, por lo que se recetan antifebriles y analgésicos para reducir los dolores musculares y la fiebre. La mejor opción es el paracetamol, ya que el ibuprofeno y la aspirina son anticoagulantes y, en una enfermedad con riesgo de hemorragias, pueden empeorar el estado del paciente.

Ante los primeros síntomas es recomendable acudir a la consulta médica para evaluar el caso. El virus puede circular en la sangre durante el período de incubación, con el riesgo de transmitirlo a mosquitos no infectados que, a su vez, podrían infectar a más personas.

El método de control más exitoso para controlar o prevenir la transmisión del virus del dengue consiste en cubrir cualquier superficie o elemento donde pueda acumularse agua — tinajas, piletas, tachos, tanques, barriles, recipientes— para evitar que se reproduzcan. Asimismo, el agua de floreros, dentro y fuera de la casa, o bebederos debe cambiarse con asiduidad y se recomienda agujerear cualquier objeto que no pueda eliminar el agua que retiene.

Patricia Ortiz
Corrección: Ailen Hernández
Crédito fotográfico: CDC y Ciudad de Avellaneda



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario