[Boletin Guemesiano] Nº 117

[Boletin Guemesiano] Nº 117

En momentos en que el país y sobre todo, la Capital del mismo, se apresta a vivir el Bicentenario, es oportuno recordar qué hizo Salta por la causa nacional durante los quince años en los que se luchó por la Independencia. Un relato vertido por la pluma de un testigo directo, aporta valiosos datos sobre los servicios que prestó Salta, con el Gral. Martín Miguel de Güemes a la cabeza. En esta edición se incluye parte de dicho relato, que será complementado en la próximo número con el objeto de exponer un marco abarcativo de lo que debe recordarse.


CONTENIDO

I. SERVICIOS QUE PRESTÓ SALTA A LA CAUSA NACIONAL DURANTE LOS 15 AÑOS DE LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA, Parte I, por Miguel Otero.

II. RECONOCIMIENTO NACIONAL AL BOLETÍN GÜEMESIANO DIGITAL por María Cristina Fernández

III. 225º ANIVERSARIO DEL NATALICIO DEL GRL GUEMES EN B AIRES

IV. AGENDA GUEMESIANA DICIEMBRE DE 2009

V. PALABRAS FINALES

DESARROLLO

I.             SERVICIOS QUE PRESTO SALTA A LA CAUSA NACIONAL DURANTE LOS 15 AÑOS DE LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA

PARTE I

En el año 1873, Miguel Otero escribió una breve reseña histórica de los servicios que prestó a la causa nacional la Provincia de Salta durante los quince años de la guerra de la Independencia. El propósito era brindar datos que permitieran al gobierno valorar la importancia y el mérito contraído por Pablo La Torre y Luis Burela y que atendiera la situación de sus viudas. Los mencionados  participaron en la heroica lucha sostenida por dicha Provincia contra los ejércitos del Rey de España que pretendieron sofocar la Revolución del Río de la Plata.

Otero relató sucesos de los que fue testigo, como podrá apreciarse en los textos que se transcriben.

Primer Servicio

“Salta estaba ya preparada y dispuesta para la revolución desde 1809, con motivo de la oposición que se hizo aquel año por la Real Audiencia y la Universidad de Chuquisaca al proyecto del gabinete portugués para colocar a la princesa Carlota de regente, como hermana de Fernando VII; y en consecuencia de tal predisposición, luego que se supo la revolución hecha el 25 de Mayo en Buenos Aires se pronunció por ella en Cabildo abierto de todo su vecindario, incluso el gobernador y demás autoridades y empleados, sin cuyo pronunciamiento quién sabe la suerte que habría corrido la revolución. Este fue el primer servicio”.

Estas expresiones son coincidentes con las  de José de Moldes (el salteño a quien el Dr. Martín Gabriel Figueroa llamó Apóstol de las ideas emancipadoras por haber propagado la idea de la Independencia en todos los pueblos por los que transitó al regresar de España, actividad por la que fue castigado al sorprenderse una comunicación escrita de su puño y letra en Cochabamba). Moldes dice en sus Memorias: “Salta fue la primera capital de Provincia, cuya resolución aguardaron los pueblos de su dependencia para declararse por la unión de Buenos Aires, estando bajo del tirano todas las Provincias del Perú, y con una fuerza que marchaba a unirse con la que se formaba en Córdoba. Su resolución fue tan heroica, que privó que muriese en su cuna la libertad, como se puede deducir de la Gaceta del 23 de Julio de 1810, y el lugar de la primera acción de las armas de la Patria”.

Segundo Servicio

Continúa expresando Otero: “El general Liniers, que se hallaba en Córdoba, con la noticia de la revolución, empezó a levantar tropas en contra; y escribió al general Nieto, presidente de Chuquisaca, para que con las fuerzas del Alto Perú bajase a Salta, a donde se replegaría él luego que se aproximase la expedición que se preparaba en Buenos Aires; y que reunidos en Salta organizarían un ejército con las milicias de allí para venir a sofocar la revolución de Buenos Aires.

En junio recibió  Nieto estas noticias en Chuquisaca. Tenía allí  la división que el año antes llevó  de Buenos Aires para sofocar la revolución que estalló  el 25 de Mayo de 1809, con ocasión del plan de Portugal. En ella había dos compañías de patricios, que inmediatamente les mandó  desarmar, despachando la gente a Potosí, y reemplazándola con otra.

En seguida tomó  disposiciones para engrosar la división con tropas de allí, de Cochabamba y de Potosí, y preparar los aprestos necesarios para abrir la campaña, como lo verificó al poco tiempo, en julio o agosto del mismo año. Entre las tropas que tenía y las que reunía de Cochabamba y Potosí, formó una división de mil y tantos a dos mil hombres, con doce o dieciséis piezas de montaña, con la que emprendió  el movimiento por Liniers.

Con la noticia de los aprestos de Nieto, el gobernador de Salta dispuso que se organizase una división para contenerlo. Don Martín Güemes, desde joven, fue dedicado por su padre a la carrera militar, entrando de cadete en el fijo de Buenos Aires, donde se educó. Estuvo en las acciones contra los ingleses, y había ascendido hasta capitán. Se hallaba en Salta, no sé si con licencia, o destinado a lo que llamaban “asamblea”. El hecho es que el gobernador lo nombró  de comandante en jefe de la división que debía formarse, autorizándolo para mover las milicias de Tarija, que entonces dependía de Salta. Güemes se puso en campaña, sacó  de Tarija un batallón de milicias, con el que aumentó  y organizó su división, y con ella salió al camino real al encuentro del general Nieto.

Este, al saber los aprestos de Salta, no sólo suspendió  sus marchas, sino que se fortificó  en Santiago de Cotagaita; colocando en la loma de su derecha una batería de cuatro piezas, y otra igual en la loma de su izquierda, tirando una muralla de loma a loma, y un pozo profundo a su pie, por donde hizo largar todo el río, que es de bastante agua; e intercalando en la línea las 6 u 8 piezas restantes; quedando así  bien cubiertos su frente y sus flancos; pero completamente desconcertado el plan combinado con Liniers. Este fue otro servicio”.

Tercer Servicio

“El 27 de Octubre del mismo año 10 llegó la división de Salta a la vista del pueblo de Cotagaita; y Güemes con un valor imprudente atacó a Nieto en su posición y fue rechazado por la imposibilidad de pasar el foso. No teniendo allí más agua que la del río que iba al pie de la muralla enemiga, se retiró del vallecito de Cazón, legua y cuarto más acá.

El 31 del mismo octubre destacó Nieto a su jefe de estado mayor, Córdoba, con 800 hombres en persecución de Güemes. Este se retiró  al “Ojo de Agua”, tres leguas. De allí  a la Cueva de Almona, otras tres leguas; y de Suipacha a Nazareno, media legua; haciendo esta retirada paso a paso, como se dice, siempre a la vista del enemigo, tiroteándose diariamente las guerrillas de una y otra parte.

Así  llegaron el 6 de Noviembre del mismo año 10 a situarse Córdoba en el pueblo de Suipacha a la margen izquierda; y Güemes en el pueblo de Nazareno a la margen derecha del río Suipacha, uno frente de otro con el río de por medio. Güemes calculó  la ventaja que le daría la natural sorpresa de Córdoba al verse combatido de improviso por quien venía en fuga; y habiendo recibido en esa noche algunas municiones que había pedido, resolvió  atacarlo en su misma posición, a pesar de ser mucho más ventajosa.

Al día siguiente 7 de noviembre de madrugada, cayó  Güemes sobre la división de Córdoba y la derrotó  y dispersó completamente; habiendo escapado el mismo Córdoba y los demás que se pusieron en dispersión al favor de sus caballos y de las serranías y quiebras del terreno, obteniendo este glorioso y trascendental triunfo con las mismas tropas que once días antes, el 27 de Octubre, habían sido rechazadas por el general Nieto en Cotagaita; triunfo obtenido mediante esa retirada que haría honor a los veteranos más aguerridos y valientes. En esta victoria, según lo que entonces se dijo, no hubieron tropas de Buenos Aires, pero creo que el mismo día, no sé si antes o después de la acción, se reunió  con su compañía el capitán Balbastro, mandado en refuerzo de Güemes.

Apenas llegaron a Cotagaita Córdoba y demás dispersos, introdujeron el pánico y se dispersó todo el ejército, incluso el mismo general Nieto, abandonando fortificaciones, artillería, parque, armas, pertrechos, bagajes, en una palabra, todo.

Esta relación, tal cual la refiero, la hizo un sargento que acompañó a Córdoba desde que salió de Cotagaita en persecución de Güemes hasta que fue derrotado en Suipacha en la mañana del 7 de Noviembre, de donde escapó  al favor de su caballo; llegó  a Cotagaita, donde presenció  el desbordamiento del ejército de Nieto; y siguió  en su fuga hasta Chuquisaca, adonde llegó  el domingo once del mismo noviembre al mediodía, corriendo como cien leguas de caminos quebrados en tan pocos días. Estas noticias fueron confirmadas después por los que iban llegando sucesivamente de una y otra parte.

Esta derrota ocasionó  la dispersión del ejército de Nieto, abandonando cañones, fusiles, pertrechos y bagajes, todo cayó  en poder de los vencedores, y el mismo Nieto fue alcanzado y hecho prisionero; y después fusilado en Potosí, junto con el intendente Sanz y Córdoba, por orden de Castelli.

Después de la victoria siguió Güemes sin detenerse hasta ocupar con la división de Salta la imperial villa de Potosí, dando la independencia a las cuatro intendencias que formaban el Alto Perú, hoy República de Bolivia, con millón y medio de habitantes. Estas memorables jornadas, de tanta y tan grande trascendencia, fueron debidas a la división de la provincia de Salta, compuesta de salteños, jujeños y tarijeños al mando de don Martín Güemes, comandante en jefe de ellas.

A los pocos días llegaron a Potosí el doctor Castelli, representante de la Junta Provisoria de Buenos Aires y los generales Balcarce, Viamonte y Díaz Vélez; y Güemes les presentó  el espléndido banquete de las cuatro intendencias independientes con un millón y medio de habitantes; y más de un millón de pesos fuertes en sólo Potosí, entre las cajas reales, las del Banco de rescate y las de la Casa de la Moneda, de los cuales después de más de un año, todavía sacó de allí y trajo el general Pueyrredón a Buenos Aires más de medio millón de pesos fuertes.

Castelli y los generales referidos aceptaron desde luego con mucho agrado el banquete que les presentó Güemes a nombre de la división de Salta, triunfadora en Suipacha; pero aquéllos, sin dar más causal que decir que no debía haber otro ejército que el de Buenos Aires, disolvieron la división, incorporando sus soldados en los cuerpos que ellos condujeron por un camino abierto y puesto expedito y sembrado de flores y laureles inmortales a costa de la sangre de los héroes que componían dicha división. Así fue oscurecida y sepultada, y sus gloriosas hazañas pasaron a ser atribuidas al ejército de Buenos Aires y sus generales”.

Omisiones

“Al recordar una jornada tan importante y trascendental -sigue diciendo Otero-nadie hace mención de la división de Salta y su jefe Güemes que la obtuvieron. En lo general dicen que esa primera victoria que dio el ser y afianzó la revolución del Río de la Plata fue ganada por el ejército de Buenos Aires y sus generales. Esto dicen y repiten todos los que, o ignoran o quieren desfigurar la verdad.

Extinguida y disuelta la división de Salta, su comandante en jefe, Güemes, quedó  sin colocación ni destino, y por toda remuneración le concedieron el pasaporte para regresar a Salta, con las manos limpias, sin más que la gloria y satisfacción de haber hecho tan brillante campaña y tan importante servicio a la Patria. Este fue el primer resentimiento de Güemes contra los generales y el gobierno de B Aires. Adviértase que Güemes entró desde el principio a servir a la Patria de jefe, y nombrado por autoridad competente; nunca de oficial subalterno, ni motu propio ni por revolución.

Los referidos generales y representantes siguieron de Potosí  adelante, ufanos como vencedores, sin haber visto la cara al enemigo, recogiendo en todas partes los vivas, obsequios y aclamaciones por la acción de Suipacha, ganada por la división de Salta con Güemes a la cabeza. Así marcharon sin encontrar un enemigo hasta el río Desaguadero, último confín entonces de las Provincias Argentinas, donde por primera vez vieron enemigos a la otra banda del río e hicieron alto.

Allí, el 20 de Junio de 1811, fueron sorprendidos por el ejército real al mando del general Goyeneche y dispersados, a excepción del general Rivero, que mandaba la división de Cochabamba, que estaba situada a cierta distancia y pudo retirarse, siendo también derrotado después por Goyeneche en Sipe Sipe.

Los demás generales y el representante de la Junta Provisoria dispararon si mirar para atrás. Si Güemes hubiera estado allí  con su División, atendida la prueba que ya había dado en la retirada de Cotagaita y la que dio después en su heroica lucha y resistencia de 7 años en Salta con un puñado de valientes contra los numerosos ejércitos del rey, es fuera de duda, que no habría hecho una disparada tan estupenda y desastrosa”.

Hasta aquí la primera parte de lo expuesto por Otero. En el próximo Boletín será presentado el resumen de invasiones que contuvo el Ejército al mando del Gral. Güemes.

II. RECONOCIMIENTO NACIONAL AL BOLETIN GUEMESIANO DIGITAL

El 11 de Noviembre de 2009 la Honorable Cámara de Diputados de la Nación declaró de interés cultural el Boletín Güemesiano Digital editado desde el año 2000.

Los Fundamentos de dicha Declaración, expuestos por la Diputada Nacional María Inés Diez, fueron los siguientes:

“El Boletín Güemesiano Digital es una publicación gratuita destinada a difundir los estudios históricos e investigaciones de la obra y personalidad del Gral. Martín Miguel de Güemes y de quienes junto con él, fueron los actores y forjadores de nuestra Independencia. En sus páginas se responden consultas, se exponen trabajos de investigación y documentos de la Gesta Independentista en general y de la Gesta Güemesiana en particular.

El primer Boletín se publicó el 8 de Febrero de 2000 con motivo del cumpleaños Nº 215 del Gral. Martín Miguel de Güemes. Desde entonces no han cesado sus ediciones. Esta publicación es leída en internet desde varias páginas web, sobre todo en la del Instituto Güemesiano http://www.institutoguemesiano.gov.ar y en la página http://www.martinmiguelguemes.com.ar o vía correo electrónico o impreso, por centenares de personas en Argentina, Bolivia, Uruguay, Chile, Perú, El Salvador, España, Francia, Dinamarca, Noruega, Irlanda, Israel, Polonia, Alemania, Austria, Egipto y Estados Unidos. Es así como los receptores registrados son más de quinientos, entre quienes se encuentran docentes, periodistas, estudiantes, investigadores, artistas, recopiladores y público en general.

Por su importante aporte a la difusión de la Gesta que tuvo por escenario nuestro actual Norte y gran parte del territorio de la hermana República de Bolivia, el Boletín Güemesiano fue declarado de interés cultural y otorgado el auspicio por las Provincias de Salta (Resolución Nº  309/08), Jujuy (Resolución Nº  671/08), Córdoba (Resolución Nº  253/08), Buenos Aires (declarado de interés legislativo por la Honorable Cámara de Diputados de la Provincia por Resolución Nº  D-1224/08-09) y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Resolución Nº  1129/08)”.

Este nuevo reconocimiento (5118-D-09) contribuye a consolidar la indeclinable labor abrazada hacen diez años. Mediante estas páginas se asesoró cada mes a incontables personas que abrevaron en el Boletín por razones académicas, de capacitación, perfeccionamiento, ó por proyectos artísticos en danza, cine, teatro, etc. que fueron concretados o están en etapa de concreción. Su vigencia y aceptación son innegables, constituyendo un permanente homenaje. Es la tea encendida del reconocimiento a quienes nos dieron Patria. En memoria de los que son recordados con nombre y apellido pero también de los anónimos, se erigen estas páginas, Bandera siempre flameante en la evocación.

III.           CELEBRACION DEL 225º ANIVERSARIO DEL NATALICIO DEL GRAL GUEMES EN BUENOS AIRES

El próximo 8 de Febrero, al cumplirse un nuevo aniversario del Natalicio del Gral. Güemes,  se celebrará una Santa Misa en su homenaje en la Catedral Metropolitana. En la ocasión nos reuniremos ante nuestro Señor para rezar por su alma, llevando al Altar las Banderas de la Nación, Salta y Ciudad de Buenos Aires y la Imagen del Cristo Campesino, Patrono de los Güemesianos.

Luego de la celebración, se realizará una parada de honor ante el Mausoleo del Gral. José  de San Martín en respetuoso homenaje  a la amistad y comunión de ideales libertarios de ambos próceres y ante la imagen de Nuestra Señora de la Paz (debido a que el Gral. Güemes luchó por recuperar el actual territorio boliviano que integró el virreinato del Río de la Plata. También recordando que Tarija estuvo bajo el mando de Güemes hasta su muerte, en Junio de 1821).

Seguidamente nos concentraremos en la Pirámide de Mayo para realizar un acto histórico.

Serán momentos de gran emoción, que marcarán el inicio de las actividades Güemesianas en Buenos Aires. A quienes deseen acompañarnos, los convocamos para el lunes 8 de febrero a las 18.00 en la Catedral y alas 19.00 en la Pirámide de la Plaza de Mayo.

IV.          AGENDA GUEMESIANA DICIEMBRE DE 2009

06 de Diciembre: Celebración del Día Nacional del Gaucho en el Cementerio de la Recoleta. El importante acto contó con la adhesión de la Secretaría de Cultura de la Nación y de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires. Posteriormente se compartió un almuerzo Güemesiano en un local de comidas regionales salteñas.

16 de Diciembre: Por gestión de la Dra. Norma Ledesma, se recibieron varios Tomos de Documentos para la Historia del Gral. Manuel Belgrano y los Anales Nº  13 del Instituto Nacional Belgraniano. Al mismo tiempo se entregaron para la Biblioteca del INB los últimos Tomos de los Boletines anuales del Instituto Güemesiano de Salta, sede central.


V.           PALABRAS FINALES

El 8 de Febrero el Boletín Güemesiano Digital cumple una década de emisiones ininterrumpidas. Ese mes será publicado el Nº 118, dedicado a honrar la memoria del Gral. Martín Miguel de Güemes y su heroico Ejército que dio al país la gloria de su Independencia.

Se invita a enviar saludos o adhesiones que serán publicadas en el Correo de Lectores, como una manera de compartir el abrazo que mes a mes el Boletín propone. Celebremos juntos. Un fraternal saludo.


Prof. María Cristina Fernández

Académica Correspondiente y Delegada

Instituto Güemesiano de Salta

macacha@infovia.com.ar

http://www.martinmiguelguemes.com.ar/



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario