Ricardo Santos Alfonso, Cónsul Adjunto, disfrutó del 157.º aniversario del Club Español.

“Buenos Aires me recuerda, con sus calles anchas, con su luminosidad, con sus teatros y edificios, a la Gran Vía o al Barrio de Salamanca”.

“Es un auténtico privilegio celebrar el 157.º aniversario en un club de gran prestigio, ubicado en el corazón de Buenos Aires”, afirmó Ricardo Santos Alfonso, el nuevo Cónsul Adjunto, incorporado hace un mes y medio como encargado del Registro Civil en el Consulado General. El flamante Cónsul llegó a Buenos Aires con expectativas de llevar a cabo una labor de servicio relacionada con los que quieren acogerse a la nacionalidad española y explicó que, si bien la crisis internacional frenó los procesos migratorios y desalentó a los extranjeros a buscar un futuro mejor en España, aún existen flujos migratorios importantes.

El Cónsul Adjunto afirmó también que festejar los primeros 157 años de un lugar emblemático para los españoles aquí, en Buenos Aires, es un lujo para él. “Argentina es un país maravilloso que quiero recorrer; el país ofrece mucho, como ha ofrecido a quienes llegaron para trabajar y construir su familia hace tantos años. Provincias como Salta, Mendoza o el sur son imanes para un desconocedor como yo. ¡Es un país maravilloso!

En materia de intercambios juveniles, que se vienen llevando a cabo hace años en nuestro país, el Cónsul Adjunto opinó  que es una actividad fundamental para potenciar a los nuevos, al futuro: “Tuve la oportunidad de despedir a argentinos descendientes de españoles beneficiados por becas que otorga la Junta de Castilla León; es necesario seguir con esta interrelación que pone en concreto a estos estudiantes en el lugar que soñaron sus padres y reivindica a sus abuelos, que debieron dejar su terruño. España les ofrece hoy llegar en calidad de universitarios a hacer un postgrado”.

Argentina-España crearon lazos que son indestructibles y, en el aspecto cultural, Buenos Aires le ha brindado a Ricardo Santos Alfonso una gran oferta: teatro, cine de gran calidad y lugares que le recuerdan a Madrid: “Buenos Aires me recuerda, con sus calles anchas, con su luminosidad, con sus teatros y edificios a la Gran Vía o al Barrio de Salamanca; también, los cafés son muy acogedores y son espacios que no tenemos tanto en Madrid”.

“¡Y hoy aquí ha sido un día perfecto!”, concluyó.



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario