«Neruda y el Winnipeg», el barco de la esperanza, un aporte a la construcción de un mundo mejor

«Neruda y el Winnipeg», el barco de la esperanza, un aporte a la construcción de un mundo mejor

Entrevista a Selva Santurión, directora desde 1998 del Museo “Paseo de Neruda”, ubicado en Atlántida, Uruguay, y curadora/creadora de la muestra Neruda y el Winnipeg: El barco de la esperanza que se expone en el Museo de las Migraciones (MUMI) de Montevideo desde el 19 de agosto y puede visitarse hasta el 15 de septiembre. La travesía del Winnipeg, cuyo cargamento no era material sino humano, invita a reflexionar sobre el pasado, pero también sobre el aquí y ahora, sobre aquellos que, gracias a su aporte humanitario, han contribuido a construir un mundo mejor.

C. C: ¿Qué historia cuenta Neruda y el Winnipeg, el barco de la esperanza?

Tras la derrota de las fuerzas republicanas en la Guerra Civil Española en 1939, un mar humano huyó hacia los Pirineos, hacia la frontera francesa, en busca de refugio, pero muchos finalmente fueron internados en campos de concentración. En ese momento, Pablo Neruda estaba en Chile pero consigue ser designado Cónsul Especial para la Inmigración Española en París para poder poner en marcha el plan que traería a tierras americanas a más de 2200 refugiados republicanos hacinados en esos campos de concentración. Después de un mes de navegación, el Winnipeg llegó al puerto de Valparaíso el 3 de septiembre de 1939.

«Neruda y el Winnipeg», el barco de la esperanza, un aporte a la construcción de un mundo mejor

C. C: ¿Cómo nace la idea de trasladar la muestra del Museo Neruda de Maldonado al Museo de las Migraciones?

Esta muestra nació entre los mares que rodean la península donde se asienta la vieja casona del Museo Neruda de Uruguay, que trabaja con el tema de las migraciones —tan actual y doloroso como en la época del Winnipeg— y allí decidió su itinerancia. Las exposiciones también tienen alas. Hoy se encuentra en el Museo de las Migraciones (MUMI), lugar rodeado de una atmósfera marina que resulta más que apropiada para visitar una muestra como esta y recordar el drama de esa aventura forzada.

«Neruda y el Winnipeg», el barco de la esperanza, un aporte a la construcción de un mundo mejor

C. C: ¿Cómo ha respondido el público?

La respuesta de los visitantes podría resumirse en “emoción en toda su magnitud”. La muestra se inauguró en Maldonado en el verano del 2019, por lo que los visitantes eran en su mayoría veraneantes extranjeros y locales que llegaban siguiendo las huellas de Pablo Neruda pero desconociendo, como tantos otros, la hazaña del viejo barco. Durante el recorrido, elementos simbólicos de la travesía como los documentos gráficos, las listas con los nombres de los pasajeros, la cestería y distintos objetos encontrados cobran vida gracias a la intervención del artista visual José Gómez Rifas. Hoy, a dos semanas de su apertura en el MUMI, además del público en general, la han visitado ya un sinnúmero de escolares de los Liceos gracias a que cuenta con un excelente espacio educativo.

«Neruda y el Winnipeg», el barco de la esperanza, un aporte a la construcción de un mundo mejor

C. C: ¿Qué significa para usted una muestra que evoca un tiempo de partidas, de valijas llenas de sueños que debieron alejarse de su tierra para poder cumplirse?

Esta exhibición es para nosotros una reafirmación de que los poetas, los artistas, nos adentran en el universo de las cosas que no se ven. El Winnipeg es una esperanza hecha realidad, las guerras no tienen ganadores, los salvatajes tienen héroes de los dos lados, y hoy las playas del Mediterráneo tienen turistas, pero también cadáveres. En los campamentos de concentración también se encendían las ansias de poder rehacer la vida, de comenzar de nuevo en un lugar de paz donde hubiera trabajo y solidaridad. Los refugiados españoles tocaron tierra en Valparaíso cantando a coro canciones chilenas que habían ensayado durante la dura travesía y canciones españolas que llevaban en el corazón: nanas de madres, canciones infantiles; también hubo vida nueva gracias al nacimiento de una niña a bordo.

Estamos en una época en la que es importante reflexionar sobre los hechos ocurridos para no olvidarlos, pero también es importante recordar y comprobar que los sueños vuelan alto y muchas veces son posibles, alcanzables.

«Neruda y el Winnipeg», el barco de la esperanza, un aporte a la construcción de un mundo mejor

C. C: Para finalizar, y retomando el concepto de itinerancia antes mencionado, ¿esta exposición continuará su recorrido o volverá al Museo Neruda?

Las distintas exhibiciones del Museo Neruda siempre han cruzado el océano y han llegado a lugares como El Escorial, en Madrid, y el Trinity Arts Center, en Kent, Inglaterra, con gran éxito. Deseamos especialmente que esta, la del barco de la esperanza, pueda desembarcar también en el viejo continente para cerrar, de alguna manera, el círculo.

«Neruda y el Winnipeg», el barco de la esperanza, un aporte a la construcción de un mundo mejor

Más de SELVA SANTURIÓN
Directora del Depto. De Lenguas- Adult Education Centre. Kent. England
Directora de cursos español- Inglés. West Kent College of Further Education. England
Investigadora en temas de Identidad y Memoria Local.
Coautora de la publicación en inglés y español “Mar- Neruda- A mor”, con la traducción al inglés de los poemas de Neruda en Atlántida y Punta del Este.
Directora desde 1998 del Museo “Paseo de Neruda”. Atlántida. Punta del Este. Uruguay

Patricia Ortiz
Corrección: Ailen Hernández
Crédito fotográfico: Lucía Ferrari
Área educativa
Museo de las Migraciones.
Departamento de Cultura. Intendencia de Montevideo.



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario