La Catedral de Santiago de Compostela simboliza el sentimiento fraternal de sus fieles

La Catedral de Santiago de Compostela simboliza el sentimiento fraternal de sus fieles

Durante los últimos años, la fachada principal de la Catedral  —el Obradoiro— estuvo cubierta con andamios y redes porque necesitaba ser restaurada para evitar que avanzara el deterioro que ya la afectaba. Las obras empezaron en el 2013 y el recuperado Obradoiro vio la luz hace apenas unos meses, durante el verano español. Gracias al minucioso y dedicado trabajo de los restauradores y especialistas, se pudo recuperar el color original de algunas de las figuras que forman parte de la fachada, así como el color original de la piedra, opacado por el paso del tiempo —las esculturas fueron colocadas en 1746—. De todas formas, las obras deben continuar en el interior de la iglesia para reparar los daños causados por la humedad y también en las escalinatas de acceso al Pórtico de la Gloria. La fecha de finalización de las obras está pautada para el 2021, el próximo Año Santo. 

La era digital no ha logrado disminuir la cantidad de personas que eligen aventurarse en tierras gallegas —cargando únicamente una mochila— sino que ha provocado el resurgimiento del Camino. Quizás gran parte de los peregrinos no dé el primer paso impulsado por un sentimiento religioso, pero no importan las creencias ni los motivos —desafío personal, agradecimiento, regalo, pedido, o el simple placer de fotografiar paisajes únicos—, porque una vez que se empieza, quieras o no, se inicia un camino que te conectará con la naturaleza y con la espiritualidad, y que sin darte cuenta te acercará a vos mismo.

Patricia Ortiz



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario