La Casa Natal de Sarmiento, una visita que actualiza el gran valor cultural de este Monumento Histórico Nacional

La Casa Natal de Sarmiento, una visita que actualiza el gran valor cultural de este Monumento Histórico Nacional

Entrevista a la museóloga Mónica Arturo, Directora de la Casa Natal de Domingo Faustino Sarmiento, primer Monumento Histórico Nacional. En este hogar se forjó su personalidad y recibió la educación de sus padres —Doña Paula Albarracín y Don José Clemente Sarmiento—, quienes tuvieron mucha importancia en la formación del gran maestro. Hoy en día, la Casa Natal de Sarmiento cuenta con siete salas en las que se exhiben mobiliario, documentos y reliquias familiares.

-¿Cuál es el público que visita la Casa Natal de Sarmiento?
Recibimos visitas durante todo el año. Hay meses en los que desarrollamos más actividades que en otros ya que recibimos numerosos grupos de alumnos de escuelas. Hace tres años, además, se incorporaron contingentes de niños de jardines de infantes que llegan desde otras provincias. Destaco a las escuelas de la provincia de Tucumán, en las que los jóvenes trabajan todo el año en un proyecto que concluye con la visita a nuestra Casa Museo.

Casa Natal de Domingo Faustino Sarmiento

Casa Natal de Domingo Faustino Sarmiento

-¿Con qué objetivo llegan hasta aquí?
Con el de conocer este Monumento Histórico Nacional para poder descubrir el hogar y las costumbres de la familia de Sarmiento. A través del relato de las guías descubren de dónde viene Sarmiento, cuáles fueron sus orígenes y cuánto le costó llegar adonde llegó. Fue un gran pensador, un político  adelantado en su tiempo. Siempre lo digo. Hay frases que dijo en 1850 y que hoy siguen siendo actuales, están vigentes.

-¿A cuáles se refiere?
Principalmente a la igualdad en la educación. Aquí ponemos de manifiesto en nuestras actividades la educación no formal para impulsar a los visitantes a que se relacionen con esta casa de distintas formas, en distintos niveles. Así pueden aprovechar parte de lo que Sarmiento enseñó. Con los jóvenes lo realizamos a través de la música, es una forma de modernizar las visitas. Hemos creado también una feria maestra con jóvenes emprendedores y diseñadores de la facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional de San Juan, que los jueves y viernes exponen sus productos. Este espacio, aunque no presenta un convenio marco con la institución educativa, está pensado como homenaje a Doña Paula Albarracín, una mujer que colaboró con creces en la economía familiar a través de la producción de tejidos y de su fábrica de velas y encajes.

Casa Natal de Domingo Faustino Sarmiento

Casa Natal de Domingo Faustino Sarmiento

-¿Cómo se le cuenta a un niño quién era Domingo Faustino Sarmiento?
No es fácil hablar de él desde una sola faceta. Recuerdo que en “Noches de aventura”, una experiencia en la que los niños pernoctaban en la Casa con la consigna de personificar a Sarmiento de chiquito, aprendieron actuando. Los pequeños, generalmente, creen que Sarmiento siempre fue grande, pero la verdad es que aquí, durante su infancia, muchas veces Toribia, el ama de llaves, lo perseguía con un cucharón de puchero para que comiera. Un día nos sorprendimos cuando el hijo de una persona que trabaja aquí le decía a su compañerito: “vas a ver qué vas a ser presidente”, tal como solía hacerlo Toribia.  Durante esta experiencia, los chicos viajaban con su imaginación al año 1823, cuando Sarmiento tenía 12 años y estaba a punto de partir a San Luis con su tío. De esta manera, los pequeños alumnos podían conectar con el Sarmiento que se describe en Recuerdos de Provincia.

-¿Cuántos libros hay en la biblioteca?
Hay más de 5000 libros, es una biblioteca que se especializa en la vida de Domingo Faustino Sarmiento y en la obra regional e histórica de San Juan.

Casa Natal de Domingo Faustino Sarmiento

Casa Natal de Domingo Faustino Sarmiento

-¿Hay algún libro que describa aspectos de Sarmiento que no conocemos?
Sí, definitivamente Recuerdos de provincia. Me animé a hacer “Noches de aventura” porque en él, el gran maestro describe el lugar, las tareas y las costumbres de San Juan. Los chicos le escribían cartas a sus padres con plumas de la época, sabiendo que Toribia era la criada que lo ayudaba de niño. Pienso que es interesante transmitirles que tenía una personalidad pícara, que leía mucho y que tenía muchos sueños, algo que su padre enriquecía a través de las historias que le contaba.

Casa Natal de Domingo Faustino Sarmiento

Casa Natal de Domingo Faustino Sarmiento

-¿Qué importancia tiene dirigir una institución como la Casa Natal de Sarmiento?
Me desempeñé durante 9 años como Directora de Cultura de San Juan y desarrollaba acciones relacionadas con los departamentos de la provincia. En 2013, el Ministerio de Cultura de Nación necesitaba a alguien con experiencia y me llamaron. Al principio creí que me iba a aburrir, pero luego pensé en las diversas aristas que ofrece la personalidad de Sarmiento y me puse manos a la obra. Con mi formación académica como museóloga, decidí intervenir este lugar histórico con arte. Organicé exposiciones de guardapolvos intervenidos por 40 artistas plásticos que homenajearon a los maestros, luego expusimos bancos que llevaban distintos pensamientos escritos. Me gusta involucrar el arte, desmitificarlo, y con esa idea se organizan las tertulias de época y se realiza una Opera con la Escuela de Música. La transversalidad de las disciplinas era algo que caracterizaba su pensamiento. Así, mostramos otras facetas que no tienen que ver solo con la educación, aunque Sarmiento educaba en todo momento. Fue un hombre de acción que no redujo su creatividad en ningún momento.

Casa Natal de Domingo Faustino Sarmiento

Casa Natal de Domingo Faustino Sarmiento

-¿Qué aspectos de la personalidad sarmientina destaca?
Sarmiento era un soñador que siempre pensaba en la igualdad de oportunidades para todos. Era brillante en su discurso y en su escritura, pero por sobre todas las cosas era sensible. Como hijo, valoró a sus padres y amó con locura a Doña Paula, a quien describe como una mujer alta y decidida, y con juanetes, lo que significa que era vigorosa. Recordemos que su marido, Don José Clemente, era arriero y se iba al campo abierto durante largo tiempo para cuidar a los animales. Las hermanas de Sarmiento fueron a buenas escuelas y crecieron como mujeres preocupadas por la enseñanza. Eran familias cultas que querían superarse. Cuando Sarmiento vuelve de su exilio en Chile, conforman una sociedad de jóvenes que actúan en teatros. Hoy se puede trabajar con su herencia porque ha dejado un mensaje para todos.

Casa Natal de Domingo Faustino Sarmiento

Casa Natal de Domingo Faustino Sarmiento

-Por último, ¿en qué libro se ve más reflejados el pensamiento y la acción del Padre del Aula?
En esta biblioteca se guardan 52 tomos escritos por él. La gente no llega a dimensionar la preparación que este sanjuanino tenía para poder crear contenidos que abordaran diferentes temas. No escribía sobre cualquier cosa, sino que transmitía parte de lo que estaba sucediendo en su época y, sobre todo, sus viajes y la historia de San Juan. Su pluma fue maravillosa. Muchos sanjuaninos han escrito sobre él, y otros muchos lo han denostado, pero hay que tener en cuenta que, siendo un ser humano, ha tenido errores y aciertos. Para entenderlo, hay que leerlo a él y no a quienes han escrito sobre él.
Quienes llegan a esta, su Casa Natal, lo descubren a cada paso, en cada rincón: es un espacio de un gran valor histórico y arquitectónico del siglo XIX que, además de guardar los elementos que el prócer utilizó en vida, forma parte del valioso patrimonio provincial y nacional.

Patricia Ortiz
Crédito fotográfico: Caminos Culturales

Casa Natal de Domingo Faustino Sarmiento

Casa Natal de Domingo Faustino Sarmiento



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario