Galicia celebra la Fiesta del Apóstol de Santiago de Compostela

Galicia celebra la Fiesta del Apóstol de Santiago de Compostela

Galicia es el destino turístico que se asoma al océano Atlántico y al mar Cantábrico con dos mil años de historia. Estas tierras se encuentran en el noroeste de España y ofrecen la posibilidad de vivir una aventura llena de tradición, bellísimos y verdes paisajes y ciudades de ensueño en las cuales se celebran las fiestas que han sido declaradas de interés turístico internacional.

Santiago de Compostela es la capital administrativa, la urbe medieval que ha sido declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad y fin de los Caminos de peregrinación de la cristiandad hacia la tumba del Apóstol Santiago.

La Fiesta del Apóstol de Santiago de Compostela (A Coruña) se celebra el 25 de julio, Día de Galicia. Durante la semana previa al día 25 se desarrollan actividades lúdicas y culturales en la ciudad. El 24 en la noche se encienden los Fuegos del Apóstol en la Plaza del Obradoiro. Esta fiesta es celebrada por miles de personas que manifiestan los valores culturales y la tradición popular; tiene un especial atractivo turístico.

Catedral

Catedral

El visitante de la Catedral de Santiago se encuentra con un ritual que los peregrinos llevan ya practicando desde hace casi mil años. El camino se inicia al contemplar el Pórtico de la Gloria, uno de los más ricos conjuntos escultóricos románicos, obra del maestro Mateo.

En lo alto de una columna que se eleva, se observa la escultura del Apóstol Santiago. Luego, el peregrino deberá acariciar la columna y hundir sus dedos en las concavidades formadas por los millones de visitantes que han tocado esta pieza de mármol.

Rúa do Vilar

Rúa do Vilar

Acto seguido, se dará una vuelta al pilar y con una inclinación se golpeará la frente contra una figura, llamada Santo dos Croques. La secuencia continúa al dirigirse al altar mayor y descubrir la imagen dorada de Santiago. Es aquí donde el visitante deberá recordar a todos quienes lo ayudaron en su caminar por la ruta Xacobea. Finalmente pasará por detrás del altar y subirá varios escalones hasta llegar a la altura de la espalda del Apóstol para darle un abrazo en uno o ambos hombros y descenderá una estrecha escalera que conduce bajo el altar mayor a una pequeña cripta dorada, que contiene los restos del Santo.

Patricia Ortiz



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario