El Turismo de lujo en Brasil suma elegancia, naturaleza y sostenibilidad

El Turismo de lujo en Brasil suma elegancia, naturaleza y sostenibilidad

El turismo de lujo en Brasil posiciona al país en el cuarto lugar de la lista de los mayores beneficiarios por este segmento, según los datos la ITB de Berlín e IPK International, que también muestran que, con un incremento del 48%, ha sido el nicho de turismo que más rápido ha crecido en los últimos cinco años.

«El turismo de lujo en Brasil se presenta a los visitantes como una oportunidad de conectarse con su exuberante naturaleza, con la diversidad cultural local, la modernidad de los principales centros urbanos, la calidez brasileña y las comodidades exclusivas», sostiene Vinicius Lummertz, presidente de Embratur.

A diferencia de lo que se entiende generalmente como “turismo de lujo”, en Brasil este concepto está muy ligado a la valorización de la cultura local y las iniciativas sustentables, además de hospedajes exóticos y el buen vivir.

En este sentido, Brasil cuenta con destinos como Maceió, que posee una red de hoteles pioneros en el concepto ecochic (sostenibilidad con sofisticación) que une la elegancia, la naturaleza y la preservación del medio ambiente. Con una arquitectura de bajo impacto, los hoteles utilizan gran parte de la materia prima nativa en sus edificios, como la fibra de palma, el bambú y la férula de palma. Por otro lado, en diferentes ciudades se puede encontrar propuestas inusuales que superan los circuitos turísticos tradicionales, como aprender a bailar en las famosas escuelas de samba del carnaval de Río, practicar un entrenamiento de supervivencia con el ejército brasileño en el medio de la selva Amazónica o el pasar en globo sobre las Cataratas del Iguazú.

Las propuestas del turismo de lujo son seductoras, pero los visitantes interesados deben estar dispuestos a hacer un ajuste en los costos, ya que el valor medio del alojamiento en hoteles de este tipo es de R$ 1,000 por día y el gasto del viaje en promedio es de R$ 9.980.

Principales destinos:

  • Paraty: en el centro histórico de esta ciudad de Río de Janeiro existe una mezcla entre la arquitectura colonial y la contemporánea. Los turistas se pueden alojar, por ejemplo, en una mansión histórica restaurada que recrea fielmente la fachada del edificio original, destruida en un incendio en el siglo 18, y la calidad de vida de esa época.
  • Trancoso: en este pequeño pueblo de pescadores en Bahía hay alojamientos que combinan el estilo rústico del lugar con la más moderna tecnología para disfrutar de la estancia. Ofrecen cocina regional, spa, gimnasio y piscinas con cuarzo aventurino, una piedra nativa con propiedades medicinales.
  • Florianópolis: a 40km de esta ciudad se puede encontrar una península privada rodeada de un pintoresco pueblo de pescadores. Entre las comodidades se destacan un spa ideado por Christian Dior, centro de negocios, espacios deportivos y senderos naturales.
  • Fernando de Noronha: este archipiélago es uno de los destinos preferidos para los recién casados. Entre sus exclusivos alojamientos hay una posada de lujo con un exquisito diseño arquitectónico de paja y caña; los colores claros y luz natural crean un ambiente relajado y cómodo totalmente integrado en la naturaleza.
  • Ilha Fiscal: colindando al centro histórico de Río de Janeiro, un pequeño castillo de estilo gótico parece flotar en el mar. Se trata de Ilha Fiscal, una construcción conuna vistosa fachada, vitrales ingleses y piso de maderas nobles brasileñas. Pero su importancia no es sólo arquitectónica, su interior albergó el último baile del Imperio Brasileño, realizado en días antes de la Proclamación de la República en 1889.
  • Manaus: la capital del estado de Amazonas es la puerta de entrada de la firstclassa la selva. Desde el Teatro Amazonas, el encuentro de aguas claras y oscuras en los ríos Negro y Solimõesse presenta imponente, y el laberinto natural formado por 400 islas cubiertas de selva virgenhacen de este lugar uno de los mejores destinos para el turismo de lujo.

En este tipo de viajes top, los cruceros también conforman una parte destacada, pues en Brasilla mayor parte de actividades turísticas se desarrollan en las proximidades del agua, ya sean playas, lagos, ríos o balnearios. Estos buques cuentan con todas las comodidades y lujos imaginables, y en el país hay alrededor de ocho mil kilómetros de costa y cerca de 35.000 kilómetros de vías navegables interiores para disfrutar de la experiencia. En este sentido, el Ministerio de Turismo ha invertido más de R $ 570 millones en la estructuración y modernización de un atractivo complejo que da vida a las costas, ríos y lagos del país. Entre las principales paradas de cruceros se encuentran los puertos de Santos, Río de Janeiro, Buzios, IlhaGrandem,Ilhabela, Salvador y Porto Belo.

Para los gustos más citadinos, São Paulo, por ejemplo, cuenta con una amplia red de hoteles, discotecas, spas, tiendas de lujo, 33.000 taxis y más de 400 helicópteros. En la “jungla de cemento” hay docenas de restaurantes en la categoría de alta cocina, dirigidos por chefs de renombre internacional que hacen de esta ciudad el hogar de seis de Los 50 Mejores Restaurantes del mundo. Los centros comerciales reúnen codiciadas marcas internacionales como Hermes, Jimmy Choo y Giorgio Armani, y la Calle Oscar Freire es considerada la octava calle más lujosa del mundo, sinónimo de buen gusto, refinamiento y locura por las compras.

 

Para más información:

www.flickr.com/photos/visitbrasil

www.twitter.com/visitbrasil

 



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario