El Templo de Jáchal, Monumento Histórico Nacional que resguarda el espíritu jachallero

El Templo de Jáchal, Monumento Histórico Nacional que resguarda el espíritu jachallero

Entrevista a la arquitecta Andrea Blanco, Directora de Patrimonio Cultural y Natural de la Provincia de San Juan, quien trabaja activamente junto a Mario Zaguirre —a cargo de la Secretaría de Cultura— en la recuperación del Templo de San José de Jáchal para que se resguarden las características y el diseño propios de un edificio que ha sido declarado Monumento Histórico Nacional y es, además, un espacio que sirve de refugio para el espíritu de los jachalleros. La decisión de comenzar los trabajos de puesta en valor del Templo fue tomada de manera conjunta con la Comisión Nacional de Monumentos —presidida por Teresa Anchorena— y obedece al anhelo de los jachalleros de mantener vivas las raícesde un pueblo que ha esperado durante mucho tiempo esta reconstrucción.

C. C: ¿Cómo ha sido el camino para llegar hasta aquí, hasta el momento en el que las obras ya están en marcha?

Ha sido un proceso muy largo pero, a la vez, muy productivo, ya que en la provincia de San Juan no había antecedentes de un proyecto de esta magnitud realizado en un bien patrimonial como este, que ha sido declarado Monumento Histórico a nivel provincial y nacional. Fue un proceso que contó con trabajos previos muy específicos para conocer cómo estaba el edificio —estudios de suelo, prospecciones, relevamientos y cateos en todas las partes constructivas y estructurales del Templo— y con la posibilidad de realizar en todo momento consultas interdisciplinarias con distintos especialistas, tanto dentro como fuera de la provincia.

Andrea Blanco
Andrea Blanco

C. C: ¿Por qué ha sido largo el proceso?

En estos años se presentaron cuatro proyectos, cuatro propuestas que buscaban recuperar la estabilidad del edificio y mantener el material original de adobe, pero ninguno fue viable por diversos motivos, en especial porque se tratade un edificio público que debe ser rehabilitado para que pueda volver a cumplir sus funciones sin restricciones, debe tener un uso pleno. Por eso, a la hora de elegir, primaron la seguridad y la protección de lo más importante que tenemos como patrimonio: la vida de los habitantes de Jáchal.

C. C: ¿Qué entidades intervinieron durante este camino?

El Ministerio de Turismo y Cultura, a cargo de Claudia Grynszpan, fue el que realizó los estudios previos y el proyecto ejecutivo, ycontó con la Secretaría de Cultura como Autoridad de Aplicación de la Ley de Protección del Patrimonio Cultural y Natural de todo el territorio de la provincia de San Juan. Todo esto se realizó con el apoyo y la autorización del Arzobispado de Cuyo —propietario del edificio—, de la Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Históricos, y del Consejo Provincial de Patrimonio Cultural y Natural. Además, se puso en conocimiento del proyecto a toda la comunidad, que entonces pudo opinar y participar.

Templo de Jáchal
Templo de Jáchal

C. C: ¿Y cuál es la tarea de la Dirección de Arquitectura de la provincia?

El Estado provincial, después de aprobado el proyecto, siempre traslada la ejecución del pliego para licitación y posterior realización de la obra a la Dirección de Arquitectura de la provincia, que se encarga de las obras del estado provincial sin dejar de lado la lógica supervisión de quienes trabajan en el área de Patrimonio de la provincia y de la Nación.

C. C: ¿En qué consisten los trabajos de seguimiento que a día de hoy realiza la Dirección de Patrimonio? 

Desde la Dirección de Patrimonio, y por mandato de la Secretaría de Cultura de la provincia, realizamos un registro audiovisual que nos permite recabar la información que una obra de esta magnitud amerita. Hacemos visitas periódicas y estamos muy atentos a los hallazgos y a circunstancias o decisiones que se deban tomar sobre el lugar a medida que avanza la obra.

C. C: ¿Qué trabajos están previstos en el sector del Museo y la Catequesis?

Tanto el Museo del templo como el espacio en donde se realizan todas las actividades eclesiásticas de apoyatura y formación se desarrollarán en una segunda etapa dentro del mismo predio. Este proyecto se da paralelamente a la intervención del monumento y dará respuesta a las necesidades del arzobispado.

C. C: En una intervención tan importante, ¿cuál es la tarea más difícil de realizar?

Hay muchas etapas dentro del plan de trabajo que requieren de una programación muy minuciosa,estudiada y artesanal: desde la cubierta hasta el piso y con todos los hallazgos arqueológicos que se han hecho, podemos decir que se trata de una obra tan especial y detallista que requiere atención y análisis permanente.

Templo de Jáchal
Templo de Jáchal

C. C: ¿Cuándo terminarán las obras?

El tiempo estimado para la primera etapa es de 2 años y estamos satisfechos porque hasta ahora se vienen cumpliendo los plazos.

C. C: ¿Qué representa para vos esta restauración?

Gracias por preguntar. Personalmente, esta obra y todo el proceso realizado para comenzar con los trabajos nos han marcado un camino claro a seguir a la hora de tomar decisiones que iban a influir en la vida de toda una comunidad cuyo acervo cultural es su característica más destacada.Este trabajo también nos marcó el camino a recorrer en cuanto a gestión comunitaria y al trabajo que implica conseguir el consenso de todas las partes, algo que es fundamental.

C. C: Hablaste de la participación del pueblo en el proyecto y de la importancia de proteger el patrimonio más importante: la gente. ¿Cómo influyó el sentir de los jachalleros a lo largo del camino recorrido?

Mientras los proyectos de consolidación y mejoramiento estructural buscaban darle solución a un sistema constructivo vernáculo e histórico, nosotros advertimos la fuerte impronta y el condicionamiento que tanto el entorno inmediato como las características del territorio imponían. Esto también es una muestra de identidad: la materialidad se vio superada por el valor inmaterial de la historia. Lo que el Templo significa para la comunidad pasa absolutamente por los sentimientos, los recuerdos y los sueños de generaciones completas. La gente se expresó y nos decían cosas como: “Queremos nuestro templo”, “quiero comulgar en este sitio sagrado”, “quiero casarme donde se casó mi abuelo y bautizar a mis hijos allí también”. De la mano de todo esto se tomó la decisión: justo en el punto donde la materialidad se transforma en espiritualidad y memoria.

Patricia Ortiz

Crédito fotográfico: Comisión de Archivo Histórico y Patrimonio Religioso del Santuario Arquidiocesano de San José de Jáchal y Caminos Culturales  



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario