El Museo Nacional de Bellas Artes expone dos obras de Michelangelo Pistoletto

El Museo Nacional de Bellas Artes expone dos obras de Michelangelo Pistoletto

En el marco de BIENALSUR, desde el 23 de junio al 25 de agosto de 2019, en el Hall central y sala 10, planta baja del Museo Nacional de Bellas Artes, se exhiben dos obras emblemáticas de Michelangelo Pistoletto.

Segno Arte, una puerta diseñada según las medidas del cuerpo del artista –que cita al “Hombre de Vitruvio” de Leonardo da Vinci–, sitúa al hombre como clave de todas las cosas. Al mismo tiempo, invita a desacralizar y humanizar el arte. Instalada en el ingreso al Museo, señala una situación –la contemplación de obras de arte, devenidas en objetos accesibles– en la que el visitante ha de intervenir activamente. Es la apertura a una vivencia que ha de ser común y a la vez excepcional.

Por otro lado, en la Venus de los trapos, obra icónica del arte povera realizada en diversos museos del mundo, Pistoletto coloca una escultura de la diosa en diálogo con una montaña de ropa usada. De este modo, vincula el concepto clásico de lo sublime a la vida ordinaria.

Michelangelo Pistoletto es uno de los artífices y teóricos del arte povera, que, en los años 70, produjo en Italia una reflexión crítica sobre los medios con que el arte construye sus escenas. Al optar por materiales humildes, esta corriente conceptual cuestionaba el rol que la sociedad adjudicaba a la producción artística. Su indagación sobre los nuevos lenguajes –performances, happenings, videoinstalaciones– reviste características inusuales, en tanto provoca un desvío en la vida cotidiana, así como en nuestro concepto de obra de arte. Este gesto se extiende a las instituciones públicas, que se ven intervenidas con objetos comunes, convocando a repensar el lugar del arte, su naturaleza social y su inscripción en el mundo.

Confrontando la construcción de lo artístico postulada por las instituciones con nuestra cotidianeidad, Pistoletto enuncia un problema crucial: ¿adónde radica el arte? ¿Qué decide su naturaleza? La belleza incorruptible del arte clásico y la degradación de la vestimenta por el uso social asumen un carácter simbólico: el arte dialoga con nuestros propios cuerpos y se vuelve parte de la experiencia común sensible. La igualdad del género humano que anima su cosmovisión se hace, así, eminente.

Michelangelo Pistoletto (Biella, Italia, 1933)

Durante los años 60, realizó Quadri specchianti (Cuadros espejados), una serie clave en el desarrollo de su pensamiento teórico y de su obra posterior. También en esta década, concibió el proyecto Oggeti in meno (Objetos menores), fundamental para el nacimiento del arte povera, del que Pistoletto fue impulsor y protagonista.

Andrés Duprat
Director
Museo Nacional de Bellas Artes

www.bellasartes.gob.ar



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario