El Museo de Pepa recrea al antiguo almacén de ramos generales en Intendente Alvear

El Museo de Pepa recrea al antiguo almacén de ramos generales en Intendente Alvear

El Almacén Casa de Pepa fue construido a principios del siglo XX y perteneció a Antonio Pepa y Agustina Magini, inmigrantes italianos que fundaron su familia y se destacaron en la administración de la mercadería, que en esa época se hacía a través de los negocios de ramos generales.

Entrevista al licenciado en Turismo Faustino Arribalzaga, responsable de Turismo de la Municipalidad de Intendente Alvear.

—¿Cuál es la historia del Museo Municipal “El Almacén de Pepa”?

— El Almacén de Pepa recrea al antiguo almacén de ramos generales construido a principios de siglo XX. Perteneció a Antonio Pepa y Agustina Magini, pioneros de la localidad, quienes llegaron de Italia; en primer lugar lo hicieron a Mendoza, para trasladarse posteriormente y de manera definitiva a Intendente Alvear. El almacén comenzó a funcionar como tal a partir de 1925, al ser declarado “museo”. En principio, se realizó una restauración del museo. El mostrador se mantuvo como estaba originalmente y hay objetos que se aceptaron pero que no se condicen con el almacén, como las planchas por ejemplo, porque en ese tiempo no se comercializaban.

—¿Las planchas serían parte de la actividad de la rutina familiar?

— Puede ser, aunque muchos objetos fueron donados por gente del pueblo y se aceptaron; hay tamizadores de harina y otros objetos familiares que podemos observar. Como criterio principal, la recreación del almacén es la de “ramos generales” tal cual está, o sea que ningún objeto se tendría que ir de esta línea de relato, o de lo que se comercializaba, que tiene que ver con la época en la cual vivió la familia o alguna referencia a su historia. Es por eso que se destacan algunos cuadros de fotos antiguas del almacén por las cuales el público se interesa. El de La Pulpería se trajo de la casa con el objetivo de mostrar cómo eran. La provincia se caracterizaba por los almacenes de ramos generales. Hay postales, folletos de comercialización, libros de promoción, guías de ferrocarriles. En otro orden de cosas, vemos etiquetas que clasificaban los vinos, que se fraccionaban y se disponían en damajuanas, botellas y bebidas de la época, frascos, sifones, jarras, jarrones de vino; ahí el criterio se mantiene. De este lado, hay hilos, carreteles, mates, bolsas de arpillera que representan a los paquetes de harina de maíz tales como los traían; luego, las cajas de productos comestibles.

Licenciado Faustino Arribalzaga muestra damajuanas de vino

Licenciado Faustino Arribalzaga muestra damajuanas de vino

—¿Cuánta gente acudió a la inauguración?

—El 26 de noviembre de 2012 hubo un acto, y a raíz de eso se invitaron a muchas instituciones y se abrió el Museo, que fue visitado por más de 100 personas. Si bien la idea era seguir estudiando y mejorándolo sin exponerlo al público, en la primera semana se abrió porque la noticia se instaló y hubo una gran demanda. Aunque no hubo visitas guiadas, se permitió que la gente lo disfrutara. Pensamos recibir contingentes de escolares y tener un horario abierto para el público en general. Incluso hay que tomar otras medidas de seguridad, por ejemplo, un cordón que limite el perímetro donde se encuentran expuestos algunos elementos.

—¿Qué valor le agrega al lugar un museo de estas características?

—Identifica mucho a la zona. Todos los pueblos del interior deben su desarrollo económico al ferrocarril. Intendente Alvear, justamente, no, sino que debe la formación de su primer asentamiento antes de la llegada del ferrocarril a una donación de estancias de quintas de Alvear. La administración de la mercadería se hacía a través de los negocios de ramos generales, de ahí la importancia, y que estén en buen estado significa mucho porque en su mayoría han sido desmanteladas al venderse las propiedades. Esta vez, por suerte, se donó a la Municipalidad, que es la entidad que mantiene al Museo de Pepa.

Licenciado Faustino Arribalzaga Áre a de Turismo de la Municipalidad de Intendente Alvear

Licenciado Faustino Arribalzaga Áre a de Turismo de la Municipalidad de Intendente Alvear

—¿Qué es lo que más te atrae de este trabajo?

—Me hice cargo de la Secretaría hace dos años. Lo que más me gusta es el trabajo en el área de planificación de circuitos para la zona en conjunto; no solo se realiza en Intendente Alvear. La mayoría de los pueblos del norte de la provincia trabajan con un turismo itinerante que convoca a eventos; no es un turismo masivo, sino que las actividades en algunos casos son ocasionales. Se destaca un trabajo en circuitos guiados en varias localidades del norte de la provincia. El visitante disfruta de una zona turística conocida como Tierra del Cahuel, que significa “tierra del caballo”; es una clasificación dada por la Secretaría de Turismo. Hay mucho trabajo que deberemos desarrollar, apuntando a cambiar el concepto que tiene el turista en una localidad que es exclusivamente rural. Apuntamos a que pueda ver el beneficio del turismo como efecto multiplicador, porque hay mucha gente que llega gracias a la difusión de los medios de comunicación.

Casa de Pepa. Fachada

Casa de Pepa. Fachada

—¿Qué actividades desarrolla tu área respecto de la promoción de la localidad?

—Se han abierto espacios brindados por la Secretaría de Turismo y participamos en muchos eventos de promoción, tales como exposiciones; de hecho, lo más importante es que haya una política de turismo regida por una normativa y circuitos que, en este caso, permitan juntar los atractivos de todas las localidades y potenciar un poco más la zona, porque individualmente los pueblos tienen sus propuestas en fechas especiales y, más aún durante el año, tienen que brindar servicios atractivos para el turista. En algunas regiones (no es el caso de Alvear), los servicios fallan porque no hay una infraestructura que satisfaga los requerimientos del visitante. Este tema tiene que ver con un proceso de concientización que lleva muchos años. En Alvear, la proyección de los atractivos en la localidad impulsa el turismo.

—¿En qué se destaca el pueblo de Intendente Alvear?

—En lo referido a la cultura, rescato la tradición rural, que fue la que dio origen a la localidad. Si bien estas fueron tierras de Alvear, en su momento se administró como una localidad agrícola; todo lo que tiene que ver con la idiosincrasia del hombre de campo no se desvirtuó. Creo que el fuerte o la identidad de Alvear está en este aspecto y lo destacamos como acervo cultural. Por otro lado, Intendente Alvear tiene como proyecto en desarrollo la Zanja de Alsina, que pasa cerca de la localidad, dentro del departamento de Chapaleofú y se refiere a la época en la cual se desarrolló la campaña al desierto; se toma como una entrada a lo que es la Patagonia y la etapa de la fundación de los inmigrantes y pioneros que llegaron al interior del país para trabajar en tierras difíciles y poco beneficiadas por el clima.

Casa de Pepa. Caja registradora

Casa de Pepa. Caja registradora

—¿Cuál es el slogan que atrae al turista?

—No tenemos slogan; tenemos un logo. Por lo general, utilizamos el del Festival de Doma y Folklore, que se usó en el momento de la promoción del mega evento que tuvo lugar en febrero de 2013. No es fácil construir una frase que nos identifique, incluso a nivel zona Norte o a nivel regional, porque son localidades que si bien mantienen su idiosincrasia rural tienen muchas diferencias entre ellas y no responden a un denominador común.

—¿Cómo describís la tierra de Intendente Alvear?

—Es la tierra del caballo. Nosotros le decimos “Tierra del Cahuel”, porque el caballo fue también un personaje importantísimo en el desarrollo de la economía y acá, en Intendente Alvear, un deporte como el polo o la comercialización del caballo de polo también es otra salida económica que no se extiende a otros pueblos. Creo que puede generarse un producto turístico que nos identifique .

—Si estuvieses al frente de una campaña publicitaria, ¿cómo venderías a este pueblo encantador?

—Sería una opinión muy subjetiva. Como te decía, yo apuntaría más a las actividades deportivas y comerciales mencionadas, porque destacan al hombre de campo con su idiosincrasia, sus fiestas populares y, una vez más el caballo como personaje relevante. El polo tiene mucha importancia a nivel local, porque a nivel mundial nos identifican por la familia Heguy. Hubo familias que lo adoptaron desde muy temprano y muchas generaciones lo practican con orgullo.

Patricia Ortiz

www.intendentealvear.gov.ar
www.prpress.com.ar

Casa de Pepa. Botellas y jarras

Casa de Pepa. Botellas y jarras

 

 

 



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario