El Cruceiro Gallego fue entronizado en la Iglesia de San Ignacio de Loyola

El Cruceiro Gallego fue entronizado en la Iglesia de San Ignacio de Loyola

El 8 de septiembre de 2018, en la Iglesia de San Ignacio de Loyola, el cura párroco Francisco Baigorria, celebró para los fieles una misa especialmente emotiva, preludio de la entronización del “Cruceiro Gallego”, llegado a Buenos Aires para simbolizar la unión y hermandad entre gallegos y porteños. El antiguo templo, declarado Monumento Histórico Nacional en el año 1942, forma parte de la célebre Manzana de las Luces, a la vez que representa un hito en el Camino de Santiago Antártico-Camino Blanco.

Ciertamente, la decisión de enclavar el Cruceiro en un templo de la ciudad de Buenos Aires, no fue una casualidad: la devoción del apóstol Santiago es un orgullo para los españoles desde el Siglo VIII, cuando nació la tradición que ubica en Compostela el sepulcro de aquel amigo del Señor, marino o pescador, que lo acompañó hasta ese lejano destino.

El Cruceiro Gallego fue entronizado en la Iglesia de San Ignacio de Loyola

El Cruceiro Gallego fue entronizado en la Iglesia de San Ignacio de Loyola

Además de la inauguración del Cruceiro, de cinco metros de piedra gallega, en la explanada de la Iglesia, a cargo del Secretario Xeral de Emigración, Don Antonio Rodríguez Miranda, se celebró durante el evento el Día de la Virgen de Covadonga, Patrona de los Asturianos. Por este motivo, autoridades diplomáticas españolas y argentinas, porteños, integrantes de las dos colectividades e instituciones gallegas, se dieron cita para celebrar con devoción un magnífico día, que quedará guardado en la memoria de los presentes, custodiados por el Regimiento de Granaderos a Caballo de San Martín.

El Cruceiro Gallego fue entronizado en la Iglesia de San Ignacio de Loyola

El Cruceiro Gallego fue entronizado en la Iglesia de San Ignacio de Loyola

Desde hace muchos años veneramos al Apóstol Santiago y a Nuestra Señora de Covadonga. El profundo amor y la inquebrantable Fe que por el Apóstol Santiago ha sentido esta colectividad, se extendió al pueblo argentino. Por su parte, la imagen de la Virgen María, una muchachita modesta de Galilea, encarna la esperanza de los más humildes. Es una inmensa alegría honrar y celebrar a nuestra Madre, ya que celebrar es también buscar su intercesión, e imitarla en su sencillez, además de conocer un poco más de la obra que Dios le encomendó”, afirmó emocionado el Padre Baigorria.

El Cruceiro Gallego fue entronizado en la Iglesia de San Ignacio de Loyola

El Cruceiro Gallego fue entronizado en la Iglesia de San Ignacio de Loyola

Concluido el oficio religioso, los conjuntos folklóricos gallego-argentinos, se ubicaron en las escalinatas de la Iglesia de San Ignacio de Loyola, e interpretaron los himnos de Argentina, España y Galicia, cuyas estrofas resonaron en el barrio porteño de San Nicolás. Acto seguido, la palabra de Don Antonio Rodríguez Miranda, distinguió a las colectividades españolas que veneraron a sus patronos: “Hoy es un día de celebración, orgullo y felicidad para la comunidad. Esta ciudad, que lleva tantos años acogiéndonos, tiene un nuevo símbolo de unión, que representa para los cristianos la generosidad y entrega de Dios con la humanidad. Este auténtico emblema representa una etapa en el Camino que une el confín del mundo meridional con Santiago de Compostela. Este Cruceiro contiene las imágenes de ‘nosso Santiaginho’ y de la Virgen marinera, que crea a través del océano un puente de Fe”.

El Cruceiro Gallego fue entronizado en la Iglesia de San Ignacio de Loyola

El Cruceiro Gallego fue entronizado en la Iglesia de San Ignacio de Loyola

Además del valor simbólico y religioso del Cruceiro, el Secretario Xeral de Emigración se refirió a la obra como resultado de un virtuoso trabajo conjunto entre instituciones públicas y privadas: “En este caso, la Xunta de Galicia, y especialmente la delegación en Buenos Aires, ha tenido en su Delegado, Alejandro López Dobarro, a una persona que estuvo entregada con denuedo a esta acción tan significativa. Desembarcar con todo cariño aquí, en San Ignacio de Loyola, donde tenemos a nuestro Santiaguinho, nos lleva a creer que es el lugar ideal para nuestro Cruceiro. Y para los gallegos, españoles y argentinos que quieran conocerlo”.

Secretario Xeral de Emigración, Don Antonio Rodríguez Miranda. Detrás, de izquierda a derecha Alejandro López Dobarro, José Luis Seoane, Alberto Cacharrón Don Jorge Doval Álvarez y Párroco Francisco Baigorria

Secretario Xeral de Emigración, Don Antonio Rodríguez Miranda. Detrás, de izquierda a derecha Alejandro López Dobarro, José Luis Seoane, Alberto Cacharrón Don Jorge Doval Álvarez y Párroco Francisco Baigorria

Pero las administraciones públicas no podían estar solas en esta gesta. Era necesaria una institución gallega afincada en Buenos Aires, en este caso abocada a la salud, tal es el caso de Ospaña, para la fabricación e instalación del Monumento. En su representación, se hizo presente en el acto Don José Luis Seoane. Y prosiguiendo con los agradecimientos del caso, continuó Rodríguez Miranda: “Este Cruceiro, arrancado de las entrañas de nuestra Galicia, fue tallado por las manos maestras de un artesano que sigue la tradición milenaria. Esa misma que se utilizó en el tallado de la fachada del Obradoiro, en la Catedral de Santiago de Compostela. Para lograr este objetivo, hubo una entidad gallega que es más que una entidad financiera representada por Don Alberto Cacharrón;  hablo de Abanca, responsable fundamental de que hoy el Cruceiro este aquí”.

El Cruceiro Gallego fue entronizado en la Iglesia de San Ignacio de Loyola

El Cruceiro Gallego fue entronizado en la Iglesia de San Ignacio de Loyola

A continuación, el Cónsul Adjunto de España, Don Jorge Doval Álvarez, se expresó desde su corazón asturiano, para afirmar que la Iglesia fue elegida por la historia, que no puede entenderse sin la llegada de gallegos y asturianos, comunidades que se sumaron a la construcción de una Argentina entonces pujante y prometedora: “Este Cruceiro, creado en piedra gallega, es la prueba fehaciente del rico pasado, y del auspicioso futuro que aguarda a la colaboración entre Galicia, España y Argentina. Agradezco que este sueño hoy sea realidad. ¡Viva Argentina! ¡Viva Asturias y viva Galicia! ¡Viva España!”.

Patricia Ortiz

Crédito fotográfico: Caminos Culturales  



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario