A 100 años de la Presidencia de Sarmiento, un libro que recorre la historia y la obra de D. F. Sarmiento

A 100 años de la Presidencia de Sarmiento, un libro que recorre la historia y la obra de D. F. Sarmiento

Primera parte: 

El Dr. Horacio Videla, abogado y experto en historiografía —además de haber sido vicegobernador de la provincia de San Juan— pronunció un interesante discurso los días 7 y 11 de septiembre de 1974 en el Museo Histórico y Casa de Sarmiento de San Juan y en la Junta de Estudios Históricos de Mendoza, respectivamente, y el día 23 de octubre en la Universidad Nacional de Catamarca con motivo del homenaje que se le rindió a Domingo Faustino Sarmiento al cumplirse 100 años de su Presidencia (12 de octubre de 1874 – 12 de octubre de 1974).

Este discurso le permitió, además, realizar la presentación de su libro, titulado A 100 años de la Presidencia de Sarmiento, en el que hace un análisis de la figura de Sarmiento, de su trabajo en la educación y la cultura, y del papel que desempeñó frente a la colonización, las obras públicas y las cuestiones económicas del país. Este libro está pensado y estructurado como pleito judicial, un alegato histórico sobre la figura de Sarmiento, que siempre ha generado sentimientos dispares que van de la aprobación al encono, pero que aquí sale revitalizada. En esta línea de acusación/defensa propia de un juicio, Videla busca demostrar que no puede hablarse de Sarmiento como alguien “extranjerizante, mal patriota o vende patria”, por lo que realiza su defensa explicando y justificando su obra, y destacando también algunas de su características personales y su trabajo en distintas áreas durante su período como Presidente. Cita, para ello, a Juan Bautista Alberdi, quien dijo sobre el gran sanjuanino: “La República no ha dado un paso desde hace cincuenta años sin su concurso y sin su consejo”.

A 100 años de la Presidencia de Sarmiento, un libro que recorre la historia y la obra de D. F. Sarmiento

Videla presenta a Sarmiento como un hombre de carácter contradictorio y cuestionado, al que a veces se podía tildar de soberbio, pero también como alguien de espíritu apasionado, luchador, idealista y honesto, desinteresado. Según Videla, poseía un genio único y era un audaz defensor de sus convicciones; de allí su sagacidad, su capacidad de “pilotear naves” durante las tormentas, su espíritu de lucha. Una de sus grandes preocupaciones era la educación, por lo que fundó muchísimas escuelas y seminarios, y organizó los primeros cuadros del Ejército y de la Armada: era educador, visionario y político. En esta línea, Videla menciona también que como hombre de letras, su vasta producción literaria ha generado a lo largo de la historia opiniones encontradas. Para mostrar el pensamiento vivo de Sarmiento, Videla se documentó con más de sesenta volúmenes de sus obras completas. A partir de esa lectura, considera que el oriundo de   la ciudad de San Juan ha sentido siempre gran afecto hacia su provincia —“Mi San Juan”— y hacia su gente —“mis sanjuaninos”—, y retoma una declaración en la que se define a sí mismo como “porteño en las provincias, provinciano en Buenos Aires, y argentino en todas partes”, aunque se le haya cuestionado su amor a la patria, a la tradición nacional y a su formación y conciencia cristianas.

Claudia Ortiz
Corrección: Ailen Hernández
Crédito fotográfico: Caminos Culturales



Comentarios en Facebook

[fbcomments]

Dejar un comentario