La Mezquita en la ciudad española de Córdoba guarda una historia ancestral

La Mezquita en la ciudad española de Córdoba guarda una historia ancestral

La monumental Mezquita a la que llegan viajeros de todo el mundo fue soñada por Abderramán I. Al visitarla se descubre en su corazón la Catedral con la que Fernando III El Santo afirmó la presencia cristiana.

La historia de Córdoba en Andalucía se remonta al período Paleolítico, cuando los turdetanos la convirtieron en capital del Imperio de Tartesos. Fue conquistada para el cartaginés Amílcar Barca. Fue romana dos siglos antes de Cristo y allí nacieron y vivieron Séneca y Lucano. Llegó el período bizantino y tiempo después arribaron los visigodos.

El dominio musulmán con la dinastía de los califas de Damasco tuvo lugar en el 773. La cultura árabe le aportó siglos de esplendor que la abrieron y convirtieron en el más importante centro islámico con Abderramán III. Córdoba creció y es dueña de una imagen de belleza e historia. Su gran tesoro es la Mezquita, con más de medio millar de columnas y arcos superpuestos. La cúpula octogonal tiene mosaicos policromos; la “quibla” y el “mihrab” de mármoles labrados. La catedral cristiana abarca desde el mudéjar al barroco.

La Mezquita-Catedral de Córdoba, es una excursión que combina historia, naturaleza, relax y percepción de aromas en los frescos patios con limoneros y naranjos, característicos de las construcciones del Al-Andaluz. Las plantaciones fueron cambiando a lo largo del tiempo: en el siglo XIII había palmeras, en el siglo l XV se agregaron naranjos a los verdes olivos. Las fuentes atraen por su frescura y el sonido del agua invita a un momento de tranquilidad y comunicación.

Patricia Ortiz



Comentarios en Facebook

Dejar un comentario