Antoni Gaudí: el arquitecto que se inspiraba en la naturaleza

Antoni Gaudí: el arquitecto que se inspiraba en la naturaleza

Las obras vanguardistas que luce la ciudad de Barcelona fueron la obsesión de Gaudí. Se basaron en la “construcción orgánica”. Sumaba una idea a otra y las transformaba hasta llegar al final.

Antoni Gaudí i Cornet nació el 25 de junio de 1852 en Reus, aunque muchos sostienen que nació en Riudoms, que era un pueblito situado a cuatro kilómetros, donde sus padres, Francesc Gaudí i Serra y Antònia Cornet i Bertran, vivían y trabajaban de caldereros. La profesión de sus padres fue muy importante en la suya, debido a que el sentido del espacio comenzó a aparecer en el taller de tubos de cobre que manejaba junto con su padre. El joven Gaudí se trasladó a Barcelona siendo muy joven, y como tenía una salud muy débil debido a un problema reumático que le impedía jugar con otros niños, agudizó el poder de la observación en todo lo relacionado con la naturaleza, la musa que lo inspiró en el diseño de sus obras. Gaudí sumaba una idea a la otra y llegó a acuñar la genial “construcción orgánica”. Así transformaba sus trabajos y les daba un carácter vanguardista para la época. Tenaz y obstinado, siguió adelante con sus proyectos, aún cuando los críticos no aceptaban la explosión de una imaginación sin límites en cuanto a formas, colores y combinación de materiales.

El año 1878 marcó un cambio en su vida: se recibió de arquitecto y construyó las dos primeras casas de una fábrica y un barrio obrero para la Sociedad Cooperativa La Obrera Mataronense. Luego diseñó una farola para la Plaza Real y Manuel Vicens le pidió que construyera la que luego se llamó la Casa Vicens y también El Capricho, obras influenciadas por el estilo árabe.

Los trabajos del joven Gaudí impresionaron a Eusebi Güell i Bacigalupi (1846- 1918), que fue su gran amigo y mecenas. El rico industrial admiraba a Gaudí y posibilitó la creación de obras maravillosas como los Pabellones de la Finca Güell, el Palau Güell, el Park Güell y la cripta de la Colonia Güell.

El Templo de la Sagrada Familia fue la obra a la que le dedicó prácticamente toda su vida. El trabajo le demandó doce años casi con dedicación exclusiva. El 7 de junio, Gaudí realizó su último paseo a la iglesia de San Felipe Neri. Estaba tan absorto en sus pensamientos que no vio que un tranvía se acercaba. Gaudí murió luego de tres días y sus restos fueron enterrados en la cripta de la Sagrada Familia, el templo que tanto amó.

Les Carolines 18-24, Barcelona. Residencia de propiedad privada.

En esta primera gran obra, Gaudí ya puso de manifiesto su peculiar genialidad como arquitecto, a la que le sumó su desbordante fantasía de artista. Su apariencia es la de una casa sacada de un cuento fantástico. La Casa Vicens fue construida entre 1883 y 1885 para Manuel Vicens, fabricante de ladrillos y azulejos. Gaudí la imaginó y la proyectó en 1878, cuando se recibió de arquitecto. Fue el primer pedido de construcción que recibió el artista.

Patricia Ortiz


Oficina Española de Turismo:

www.spain.info

www.tourspain.es



Comentarios en Facebook

1 Comentario

  1. Marcelo Martinez casàs - 16/08/2010

    Patricia excelente esta nota del gran maestro Gaudi de gran riqueza como todo a lo que nos tienes acostumbrados!!gracias
    Un cordial saludo
    Marcelo Martinez Casàs

Dejar un comentario