Entrevista a Miguel Ángel Martínez Pereyra, gobernador del distrito 4890 de Rotary International

Entrevista a Miguel Ángel Martínez Pereyra, gobernador del distrito 4890 de Rotary International

Miguel Ángel Martínez Pereyra dedica una gran parte de su vida al servicio en Rotary Club. Su gran pasión e interés en su trabajo como actual gobernador lo llevan a lograr una de las principales esencias de la organización: afianzar un camino de conocimiento, desarrollar ideas y encarar proyectos con el principal objetivo que es el del ideal de servicio, acompañado de una evolución individual que se expresa en disfrutar de las cosas “simples de la vida”.

—¿Qué es un club rotario?

—El club es la esencia de Rotary. Diríamos que es el primer lugar de reunión, de conocimiento y trabajo; allí somos todos los socios iguales. Luego, el rotario puede dar cursos o ser encargado de un comité o de relaciones públicas. Como ve, circunstancialmente cambiamos; yo pertenezco al Rotary Club de Monserrat desde hace veintidós años, y en el período 98-99 fui presidente de este club.

—¿Cuál es su profesión?

—Soy contador público, egresado de la Universidad de Buenos Aires a fines del 73. Además de dirigir mi consultora económica y financiera, desarrollé rubros de la construcción en Bariloche y en Uruguay. Hace nueve años armé una pequeña empresa en México de productos gourmet. En febrero de este año salimos de ese mercado y estamos buscando otra alternativa.

—¿Cuándo comenzó su período como gobernador de distrito?

—El 1 de julio de 2009, y terminará el 30 de junio de 2010. Todo puesto o función comienza y termina en estas fechas. Antes de llegar a gobernador, se pasa por distintos estadios. Primero, el gobernador es propuesto, seleccionado y designado por el distrito; luego, es electo en las convenciones mundiales y es en junio cuando se ratifica a los propuestos para el cargo de gobernador en el período siguiente.

—¿Qué requisitos debe cumplir un gobernador?

—Un requisito básico es el de tener como mínimo siete años como rotario y haber sido presidente de un club. Empresarios, profesionales, cívicos, docentes que cumplan un rol de liderazgo pueden desempeñarse como gobernadores. El liderazgo se refiere al hecho de conducir actividades en su área privada.

—¿En qué le cambió la vida?

—Es un camino, una elección personal que uno comparte con la familia y otras cosas. En lo que uno va cambiando es en la posibilidad de conocer a gente rotaria o a integrantes de empresas, de cámaras nacionales o del exterior. El gobernador conoce que se está haciendo en cada lugar rotario y está al tanto de los programas que se llevan a cabo en el mismo distrito. Algunas actividades son conjuntas y otras no, mas siempre todo está sazonado con el compañerismo. Hay un ida y vuelta en cada actividad: llegan contingentes o viajamos, vamos a la casa de alguien o asistimos a conferencias: así afianzamos los lazos de amistad, que es la esencia de Rotary. Integramos y nos integramos cada vez más para generar esa base sobre la cual  se traza el área de servicio; si no hay una buena relación entre las personas o una actitud sólida de compartir, todo lo demás es difícil de construir. Entonces, para responder a su pregunta, lo que uno va cambiando es el enriquecimiento del conocimiento. Lo que va evolucionando es el aprendizaje y, en la medida en que la pasión y el interés nos invadan, nos mejora como persona. Y esto del mejoramiento como persona es una de las esencias de la organización; ¡mejores personas hacen mejores cosas!

—¿Cuál es el primer objetivo de un gobernador?

—Un gobernador tiene que ser propuesto por su club y conocido en el distrito. Cuando en cualquier orden de la vida se elige a alguien para cumplir un rol, es porque se piensa que lo puede cumplir con responsabilidad y compromiso. Un gobernador tiene que conocer de la organización, de los temas rotarios, su estructura, sus programas, a la gente y poseer condiciones natas para llevar este camino de fortalecimiento de distrito que potencia su servicio. En lo que tiene que ver con motivación y estimulación, la función principal de un gobernador es fortalecer a su distrito y a los clubes para que trabajen cada vez mejor, inspirados en el ejemplo.

—¿Qué virtudes destaca de su personalidad?

—Prefiero dejar que otros las mencionen, pero puedo decir que la energía,  la dedicación y una disposición natural en todos los ámbitos del trabajo caracterizan mi actitud. Necesito enamorarme de las cosas en general, no puedo llevarlas a cabo si no estoy comprometido en todos los campos, no me sale bien. Creo que un hombre debe ser coherente con lo que piensa, dice y hace, si no, la gente lo ve, lo percibe.

—¿Cuál fue el proyecto que más lo emocionó?

—Ha habido varios, pero si tengo que elegir destaco el del Bicentenario, ¡no hemos sido muy originales! (risas). Consiste en el establecimiento de once laboratorios aulas en once escuelas públicas designadas por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Son escuelas de poco o escaso acceso a la capacitación digital. El programa instalará no sólo la computadora sino los cursos, porque es educativo. Para llevarlo a cabo hicimos una alianza estratégica con Microsoft, Intel, Epson y la Fundación Equidad, apadrinadas por clubes rotarios. Así trabajamos para impartir cursos a alumnos, docentes, directivos y padres: ya inauguramos el primer laboratorio en una escuela de Caballito y seguiremos con el resto en barrios de Montserrat, Pompeya o Villa Soldati. El segundo es la formación de clubes juveniles y rotarios que generan expectativas en dos escalas: Interact (jóvenes de 14 a 18 años) y Rotaract (de 18 a 30 años). El trabajo de estos chicos, es el resultado del pensamiento de sembrar la semilla para que prospere la idea de servicio (propósito del Rotary). En los dos grupos, pretendemos el crecimiento del compañerismo y el desarrollo de las dotes de liderazgo que prosperan mediante una postura de compromiso y de participación. El tercer proyecto es el realizado por el Rotary de Colegiales, que llegó a un acuerdo con el ITBA (Instituto Tecnológico de Buenos Aires) en el cual varios ingenieros desarrollarán tableros electrónicos para niños con discapacidades cerebrales. Lo novedoso es que consta de un barrido de luces y figuritas pegadas en el tablero; los chicos, para expresar sus deseos y sentimientos, los asocian a las luces que se detienen en: ¡quiero comer o tengo hambre! Estos aparatos cuestan un tercio de lo que cuestan en el exterior. Los docentes que trabajan con ellos observan que tienen una mejor calidad de vida. Estos son los tres pilares que se destacan en mi año como gobernador.

—¿Qué lugar tiene la mujer rotaria?

—Un rol de equiparación con los hombres. Rotary no nació como organización mixta. Recién en 1989 se incorpora la mujer al Rotary, y luego de veintiún años  la participación ha sido la misma que el que tiene la mujer en la sociedad. Hoy, Rotary es muy enfático en insistir, promover y alentar clubes mixtos.

—¿Las ruedas femeninas se encuentran en la misma organización?

—No. Las ruedas femeninas están formadas por las esposas de los rotarios y forman una agrupación con sus propios ideales de servicio. En cambio, quienes son socias del Club tienen los mismos derechos y obligaciones de los rotarios.

—¿Cuando se reúnen todos los gobernadores de distrito?

—En el país hay 633 clubes y 11.500 rotarios. Esta es la cifra en el nivel nacional, con 11 distritos o zonas geográficas. La última reunión fue en el Instituto Zonal, en Pilar, en noviembre de 2009 y estuvimos los once gobernadores distritales. Debido a la cantidad de actividades, es difícil mantener reuniones con todos, pero sí estamos comunicados a diario. En el año hay un Congo Nacional: es el consejo de gobernadores, donde concurren los representantes designados del período anterior, actual y futuro; es un espacio de reflexión.

—¿Cuándo y cómo se reúnen en el nivel internacional?

—La Convención Mundial de Rotary se celebra entre el 20 y el 23 de junio, y este año se hará en Montreal, Canadá. Son 15 mil asistentes, entre rotarios y familiares. En estos eventos se designan oficialmente a las autoridades mundiales: presidentes futuros, a todas las autoridades del comité ejecutivo y a todos los gobernadores de los 532 distritos de Rotary en el mundo. En esta convención hay un espacio de difusión de distintas agrupaciones. En la última estuvo Bill Gates, quien anunció 255 millones de dólares para la campaña antipolio y Rotary se comprometió a lograr 100 millones hasta el 2012, y así llegar a los 200 millones que completan la cifra destinada a terminar con la poliomielitis. Este es un plan insignia de Rotary desde 1986 que focaliza en cuatro países y posibilitará el control de esta enfermedad en poco tiempo. En cuanto a la vivencia de los tres días, destaco el ambiente de camaradería en el que proponemos, intercambiamos puntos de vista, disfrutamos de cantos, bailes, talentos, desfiles; también hay eventos especiales como orquestas o casas de la amistad. Todo este conjunto de temas nos lleva a conocer otras facetas que se concentran en el mayor evento mundial de Rotary.

—¿Le gustaría ser presidente de Rotary Internacional?

—Esa decisión va por otros carriles y no creo estar preparado para serlo. El presidente tiene el rango de jefe de estado de cualquier país; tuvimos el orgullo de tener un presidente argentino: Luis Giay. Creo que en la organización hay lugares donde nos podemos desempeñar como presidentes de los clubes, gobernadores de distrito, directores zonales. ¡Sería un honor! Pero hoy mi aspiración pasa por mi vida en familia y en Rotary, por supuesto, desde este espacio.

—¿Cómo está formada su familia?

—Estoy casado hace treinta y cinco años con Liliana. Nos conocimos muy jóvenes y recorrimos un camino de la mano de un compromiso con Rotary; ella lo hace en el club Montserrat y en el nivel nacional. Mis hijos son tres: Valeria, (madre de mi nieta Carolina, de 4 años) y dos varones: Julián de 27, contador público y Federico, quien recibió su título como licenciado en Administración y mis padres.

—¿Hay algo difícil en esta tarea de servicio y liderazgo?

—No porque, en mi caso, cualquier plan que se encare en cualquier orden de la vida requiere planificación, tiempo y estrategia para el fortalecimiento del distrito. No me han quedado cosas pendientes; si hablo de dificultad, la explicación sería no haber llegado a cumplir un objetivo en profundidad, pero no porque no se haya intentado. Se lanzaron varios temas en distintas áreas, locales e internacionales; todo se encaró y, de una u otra manera, se están dando los resultados esperados. Siempre hemos puesto una semilla: sobre un total de diez, si prendieron cinco, estoy satisfecho.

—¿Qué necesitan los jóvenes?

—La presencia es fundamental, ser consecuentes a través del ejemplo, no prometer lo que no se puede, intentar con ellos “todo”. Ellos perciben la realidad, saben quienes sí y quienes no se comprometen. De este modo demandan para poder realizar sus tareas, requieren elementos, tienen inquietudes, solicitan presencia, relaciones, contactos o temas. Por mi parte, sostengo que demostrarles una buena relación de trabajo en equipo es fundamental.

—¿Persigue algún sueño?

—Soy afortunado en la vida, un agradecido permanente porque tuve valores que me dieron mis padres que fueron mi  base y, si bien éramos humildes, nunca me faltó algo. Me recibí y ejercí mi profesión, con altos y bajos, con éxitos y fracasos. Tengo una familia, formada por esposa e hijos y otra rotaria. Me gusta viajar con Liliana; es una felicidad hacerlo. No tengo un gran anhelo, no necesito mucho más que acompañar el proceso de crecimiento de mis hijos, de mis nietos, y eso es un orgullo. Si lo puedo mantener, esta es la senda que seguiré.

—¿Cuál es la esencia de su vida?

—Mostrarme como soy y creo que lo logro. Mi vida es muy sencilla; disfruto de las rutinas familiares y de los amigos, de una película o de una buena lectura. En la vida es importante no perder el horizonte de los orígenes, no confundirse ni confundir un rol, una presidencia o un cargo con el ser humano. Soy el mismo que diserta, juega con su nieta, da un consejo o lo recibe, ríe, se emociona o encara un proyecto empresario; mi ancla es elegir siempre “volver a las cosas simples”.

Patricia Ortiz

Sobre Miguel Ángel Martínez Pereyra

Nacido en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en 1950. Es Contador Público egresado de la Facultad de Ciencias Económicas de UBA, donde también se desempeñó como docente. Perito Mercantil de la escuela Nacional de Comercio Hipólito Vieytes. Inglés en Instituto Hamilton, adscripto a  Cambridge.

Realiza cursos de actualización profesional y empresaria.

Es Socio del Estudio profesional de Contadores y Consultores Martínez Pereyra & Asociados desde 1993.

Presidente y fundador de Soluciones Neoempresariales SA, empresa radicada en México con oficina en Buenos Aires, desde 2002, dedicada a la comercialización, importación y distribución de productos alimenticios tipo gourmet.

Es Socio de Hernandarias SRL, empresa ganadera radicada en Uruguay-Montevideo- desde 2005.

Es Vicepresidente y fundador de VJF SA. Empresa  de desarrollos de proyectos inmobiliarios en la Patagonia, desde 2006.

En la actividad privada desempeñó funciones en el Banco Supervielle, Price, Waterhouse Coopers, Grupo Astra e India Rubber, donde se retiró como Gerente General en 1992.

Es miembro del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad de Buenos Aires.

Web: www.rotary4890.org.ar



Comentarios en Facebook

4 Comentarios

  1. Mercedes Cañellas - 02/06/2010

    Patricia excelente nota, nos haz dado un verdadero perfil de nuestro gobernador, te felicito. Mercedes Cañellas , secretaria RC Villa Real Versailles

  2. Roger - 31/10/2010

    El Dr Martinez Pereyra, es un corrupto trabajò y fuè complice de estafas al fisco en India Ruber, empresa que no aportaba a sus empleados y fuè el mismo complice de un incendio de archivos de operarios y empleados.
    Ademas de fraguar operaciones industriales en San Luis con la promociòn industrial.
    Hoy vemos a este personaje entre nosotros los Rotarianos.
    Por favor, no permitan que siga dando moral, el no la tuvo.
    Si el estado pudiera poner presos a quienes fueron funcionales a duplicar facturas, a evadir impuestos, a hacer cobrar en negro a empleados.
    Que se haga justicia solo eso

  3. Laura - 31/10/2010

    Es verdad, Miguel Angel Martinez Pereyra es el mismo que hacia negocios con una mesa de dinero, obteniendo ganancias para si, en contra de su empresa, es una verguenza que un personaje asì tenga un cargo de morla en una institucion rotariana, ahora nos damos cuenta.

  4. Liliana Dumón - 15/02/2011

    Sr. Presidente del Rotary Club:
    Al leer su nota donde comenta que busca encarar proyectos con el principal objetivo que es el del ideal de servicio,le comento que trabajamos en el Instituto Comunidad Filii Dei,un colegio con muchas necesidades económicas, está compuesto por chicos de la villa 31, alumnos con carencias pero con ganas de aprender para poder salir de sus hogares y tener otro porvenir.Desearíamos buscar colaboradores para poder solucionar en parte algunos problemas.Desde ya le agradecemos su colaboración.
    Liliana Dumón (directora de estudio)

Dejar un comentario