[Boletín Güemesiano] Nº 114 Octubre de 2009

A lo largo de la difusión que se realiza sobre la relación entre los generales José de San Martín y Martín Miguel de Güemes en torno al denominado Plan Continental, se aprecia que este es uno de los aspectos menos conocido.

En la presente edición se incluye un artículo sobre Metán (hoy Sur de la Provincia de Salta) en la lucha por la Independencia; el fracaso de una negociación en Perú luego del desembarco de San Martín y de cómo las noticias de esta campaña llegaban a Chile y a la Argentina. Luego se expone sobre la situación actual del Monumento al Grl. Güemes en Buenos Aires, un breve homenaje a quien lo hizo posible, finalizando con el correo de lectores y la agenda Güemesiana.

CONTENIDO

1. METAN EN LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA, por Eduardo Poma
2. GUEMES, INTERLOCUTOR DE SAN MARTIN, por M. C. Fernández
3. LAS NEGOCIACIONES DE PUNCHAUCA, por María C. Fernández
4. EL MONUMENTO AL GRL. GUEMES EN B AIRES, por M. C Fernández
5. DON CESAR CAO SARAVIA, por María Cristina Fernández
6. OLIMPIADAS (DEL CONOCIMIENTO) CRISTAL
7. CORREO DE LECTORES
8. AGENDA GUEMESIANA SETIEMBRE DE 2009
9. PALABRAS FINALES

DESARROLLO

1. METAN EN LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA

En relación al Grl. Martín Miguel de Güemes y su actuación en el período 1816 a 1821, Eduardo Poma dice en “Historia de Metán y de la Frontera Salteña”: “En 1816 se reúne el Congreso de Tucumán con el fin de declarar la Independencia. Pero en aquellas vísperas del 9 de Julio se habían soltado todos los elementos de desasosiego y temor. A la guerra civil que enfrentaba a los caudillos federales con el gobierno de Buenos Aires, al punto de impedir que las provincias del Litoral mandaran representantes al Congreso, se añadían dos amenazas concretas: la de Fernando VII restaurado y la invasión de los portugueses en la Banda Oriental. Todo estaba en contra de las Provincias Unidas, único sector del imperio español que no había sido recuperado. Además, el Alto Perú después de Sipe-Sipe quedaba definitivamente perdido y cerrado el camino a Lima y en Chile, una vez recuperado el país, los realistas se preparaban para cruzar la Cordillera e invadir Mendoza”.

Luego de preguntarse cómo era posible que se hubiera elegido ese momento para proclamar la independencia argentina, Poma expresa: “Es aquí, en estas dramáticas circunstancias, donde el accionar de Güemes se convierte en decisivo para la causa patriota. En marzo de este año de la independencia, 7000 hombres, entre los que se contaban varios cuerpos de veteranos venidos de Europa, avanzan rumbo a Salta.

Su misión era tomar Salta y Tucumán, desalojar a San Martín de Mendoza y luego, en unión con los de Chile, marchar sobre Buenos Aires. Pero no pasarían. Después de un año de encarnizados combates, con los gauchos hostigando de mil forma e interceptando al enemigo en cuanto lugar del terreno se prestase para ello, destruyendo sus abastecimientos alimenticios o sus caballadas, este ejército, cuyos oficiales tanto habían subestimado y despreciado al gauchaje de Güemes, debió retirarse casi a pie, alimentándose con carne de llamas y conservando únicamente las armas de mano y los hombres. Sobre esta guerra opinó Mitre: “esta famosa campaña, la más extraordinaria por su estrategia defensiva-ofensiva, la más completa como resultado militar, la más original por su estrategia, su táctica y sus medios de acción y la más hermosa como movimiento de opinión patriótica y desenvolvimiento viril de las fuerzas de cuantas en su género puede presentar la historia del Nuevo Mundo”.

Pero la grandeza de Güemes va más allá de los éxitos militares o políticos. Esta radica en su fe, en su entrega total a la causa que creyó justa. Es la que lo impulsó a abandonarlo todo. Su familia, sus bienes, su tranquilidad y finalmente su vida. Cuando sus amigos de su medio social sólo se preocupaban de conservar sus posesiones, Güemes los urgía al sacrificio. Fue esta la causa por la que fueron abandonándolo poco a poco. Es propio de la naturaleza humana que cuando más se posee, menos dispuesta está a la lucha y al sacrificio. Por eso, a la hora de su muerte, solamente Gorriti y unos pocos más de la clase pudiente y culta, los de la Patria Vieja, quedaban a su lado. La verdadera fuerza del caudillo estaba en su pueblo. Sus milicias se formaron con pastores y arrieros, labradores y artesanos. Estas personas humildes fueron las que le dieron al Gobernador todo su apoyo y afecto, a tal punto que lo llamaban “el padre de los pobres”. Y este poder de levantamiento que Güemes dio a la clase humilde fue quizás lo que más dolió a las personas pudientes y cultas y por lo que no sería perdonado. Este sector social terminó, finalmente, en 1821, traicionándolo y pactando con el enemigo. Güemes murió a los 36 años, sin poder cumplir con San Martín el objetivo de avanzar con un ejército por el Alto Perú, para abrir un segundo frente a los realistas de Lima, su parte de aquel famoso Plan Continental. Para dicha expedición los vecinos de la Frontera del Rosario habían donado la suma de $23, que fue entregada por intermedio de don Pablo de la Torre y don Bruno Acevedo.

En previsión de estos acontecimientos y la nueva invasión realista que terminará  con su vida, Güemes había enviado a su esposa e hijos a la casa del Coronel Pachi Gorriti, en Los Horcones. Pero éste, para mayor seguridad, traslada a Carmen y a sus niños a Miraflores. Allí la familia recibirá poco después la ingrata noticia de la muerte del General” expresa Poma.

2. EL GRL GUEMES, INTERLOCUTOR DEL GRL SAN MARTIN

Que el Grl. Güemes fue quien dio a conocer tanto en nuestro país como en Chile las noticias y comunicaciones del Grl. San Martín ha quedado registrado en cartas y oficios de la época.

En noviembre de 1820, mediante Oficio, desde Salta Güemes informaba al Director Supremo de Chile Bernardo de O’higgins: “A esta hora que son las tres de la tarde, recibo la más plausible noticia, comunicada por el subdelegado de Atacama don Román Tejada, cuyo contenido… dice: “Tengo la satisfacción y desearía ser el primero en comunicar a V.S. las adjuntas noticias que darán el sólido ser al nuevo mundo americano. El señor San Martín ganó una acción completa en el punto de Chincha al general La Serna, mandado de Lima por el virrey Pezuela. Desembarcó en Pisco, distante cuarenta leguas de la capital, con siete mil quinientos hombres y veinte mil fusiles, para armar a los que se le reuniesen. Sabedor de su desembarco el visir español mandó a La Serna, con cuatro mil y más a batirlo, y habiendo hecho una retirada falsa, abandonando algún armamento y bagajes hasta el punto de Chacra, donde tenía la mitad de su fuerza emboscada, y dos mil negros que se le habían reunido, los batió completamente sin que escapase un solo hombre. El sujeto de toda veracidad que da la noticia lo supone ya en Lima, pues que el virrey, con ella, se retiró al Callao. Al lugar de la batalla se la ha denominado “Sepulcro de la última tiranía española”.

Güemes finaliza felicitando al Director Supremo Chileno por el triunfo y le pide transmita el mismo a los pueblos a su mando. Este Oficio confirma que el Grl. Güemes transmitía noticias del Grl. San Martín a Chile. En otros documentos se aprecia que lo mismo hacía con las Provincias hoy Argentinas, en cumplimiento de un plan previamente concertado.

Desde Valparaíso, en agosto de 1820 el Grl. San Martín escribía al Grl. Juan B Bustos: …”Quiera Ud. escribirme con frecuencia de los progresos de la reforma, desde que sepa mi posición en tierra, para que se consuele mi espíritu, dirigiendo sus cartas a Güemes, que me las remitirá oportunamente”.

A fines de Noviembre de 1820 el Grl. Bustos, Gobernador de Córdoba, decía a Güemes: “Mi digno compañero: en el momento en que ya partía para Tucumán el conductor de los pliegos de los gobiernos de Santa Fe y Buenos Aires con la noticia de la paz entre aquellos pueblos, recibo la comunicación oficial de Ud. sobre el arribo de San Martín a Pisco, adquirida vía Atacama, que contestaré después; enseguida recibiría Ud. original las comunicaciones de San Martín, pues el oficial que vino a este pueblo y pasó a Buenos Aires me aseguró haber dejádolos en Mendoza para que se los dirigiesen por La Rioja”…

Feliciano de la Mota Botello, desde Catamarca escribía en diciembre de 1820   a Güemes: “Mi amado compañero: Los pliegos que Ud. se sirvió remitir a mis manos para los otros gobiernos con las noticias interesantes acerca de la victoria conseguida a las inmediaciones de Lima por nuestras armas y el primer ensayo de su vanguardia caminaron por el correo a sus destinos, conforme Ud. me lo encarga, que le servirá de satisfacción.

La mala situación en que se hallan los caballos y mulas por la grande seca, que experimentamos por acá y el no tener orden del señor presidente de la Provincia (Bernabé Aráoz) para prestar a Ud. los auxilios que reclama, no me permiten despachar las especies de que me trata en la confidencial de noviembre…”

Como se aprecia, Güemes emitía y recibía información relacionada con la Campaña Libertadora que desarrollaba San Martín.

3. LAS NEGOCIACIONES DE PUNCHAUCA

Mientras en Mayo de 1821 el Grl. Güemes resolvía el conflicto con el Gobernador de Tucumán y superaba la revolución que lo depuso en Salta, en el Norte de Lima realistas y patriotas intentaban negociar un acuerdo.

El recientemente nombrado virrey del Perú, José de La Serna, se reunió en Punchauca con el Grl. José de San Martín. Luego que ambos jefes expusieran sus propuestas, se tomaron unos días para responder. El Grl. Andrés García Camba, testigo de la entrevista y luego comisionado para llevar la respuesta de La Serna a San Martín,  escribió: “Al desechar San Martín la proposición del virrey, dijo con harta ironía a los comisionados Valdez y Camba que sentía tanta obstinación, pues veía con pesar que dentro de poco tiempo no tendrían los españoles más recurso que tirarse un pistoletazo. Bien cara costó a los independientes esta arrogante confianza. Las tropas del ufano San Martín no tardaron en experimentar graves enfermedades, derrotas y humillaciones, viéndose al fin obligado a abandonar la empresa comenzada bajo tan felices auspicios, y dejar al dichoso caudillo de Colombia la tarea de proseguirla y la gloria de llevarla a venturosa cima, más por efecto de no haberse podido recibir auxilios peninsulares y de nuestras tristes disensiones, que por la superioridad de sus armas”.

Las negociaciones de Punchauca fueron inútiles. Muerto Güemes, San Martín tuvo que abandonar el Plan Continental que tantas vidas y desgracias costara, mientras el “dichoso caudillo de Colombia” –al decir de Camba- lo concretaba. Luego San Martín se iría del país y moriría lejos de la tierra por cuya independencia había luchado.

4. EL MONUMENTO AL GRL GUEMES EN BUENOS AIRES

Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen. En el sector comprendido por las Avenidas Leopoldo Lugones y Figueroa Alcorta, calle La Pampa y línea de prolongación de Juramento, en el Parque de San Benito, Barrio de Palermo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, está emplazado el Monumento al Grl. Martín Miguel de Güemes.

La estatua de bronce fue realizada por el escultor Hernando Bucci. Su pedestal, de 20 metros de altura, fue construido con piedra traída del cerro San Bernardo, Salta, dato difundido y bien conocido por muchos. Lo que pocos saben es que el Monumento fue donado por el empresario salteño César Cao Saravia.

Este Monumento reconoce como precedente al de la Ciudad de Salta (obra del escultor bonaerense Víctor Juan Garino, inaugurado el 20 de febrero de 1931) y fue inaugurado sin muchos de los atributos originalmente previstos, el 22 de Marzo de 1981.

La idea de perpetuar la memoria del héroe en Buenos Aires, data de fines del año 1800. En 1885, Angel Justiniano Carranza, propuso elaborar un Proyecto para erigir el Monumento a Güemes en Salta, para lo cual se conformó una Comisión. La propuesta fue secundada en Buenos Aires por el Dr Manuel Peña de la Corte, quien constituyó otra comisión para erigir un Monumento a Güemes en la Capital del país. En 1907 se sancionó la ley para erigir dicho Monumento en Capital Federal, la que fue promulgada por el Pdte. José Figueroa Alcorta al año siguiente. Pero la concreción siguió a paso lento y recién en 1967 tomó cuerpo cuando fuera donado por el señor Cao Saravia. Cuatro años más tarde por Ley Nacional se aceptó la donación y en 1977 se dispuso, por Ordenanza, su emplazamiento.

ESTADO ACTUAL

Como viene apreciándose hacen varios años, el Monumento padece un deterioro que se va acentuando por causas naturales y humanas. Esto ha llevado a la presentación de varios pedidos de restauración que, al parecer, no fueron atendidos. (En el año 2006 se registran dos pedidos, uno firmado por la Senadora Sonia Escudero y otro encabezado por el Diputado Antonio Lovaglio Saravia)

Debido a que la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se encuentra realizando importantes obras para festejar el Bicentenario de la Revolución de Mayo y en procura de que el pronunciamiento a favor de dicha Revolución realizado por la Provincia de Salta y el inicio de la actuación de Güemes a favor de dicho movimiento, se ha elevado una solicitud para que se considere la restauración, vigilancia e inclusión en un plan de mantenimiento del Monumento. Dicha presentación fue elevada al Vicepresidente III de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, Diputado Guillermo Smith.

La presentación fue seguida por la Declaración Nº 370/2009, fechada el 24 de Setiembre. Ese día se celebra la festividad de Nuestra Señora de la Merced, proclamada Generala del Ejército Argentino por el Grl. Manuel Belgrano y se recuerda la gloriosa Batalla de Tucumán en la que Belgrano venció al ejército realista al mando de Pío Tristán, el 24 de Setiembre de 1812. Por la mencionada Declaración la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires solicita al Poder Ejecutivo la restauración, mantenimiento y vigilancia del Monumento al General Don Martín Miguel de Güemes y del predio que lo circunda, en razón del abandono y deterioro que presenta, como así también por haber sido objeto de sustracción de sus partes de bronce.

En nota elevada por la autora del Boletín se informa que en la obra se aprecia:

1. La sustracción de un tramo de la reja perimetral.
2. Hundimiento en la base.
3. Fisuras y desprendimiento de rocas de gran tamaño y peso, provocadas por las prácticas de escalamiento que en él se realizan (con fijación de elementos que lo deterioran), creando además un riesgo potencial de accidentes.
4. Sustracción de partes de la escultura de bronce (sable del prócer, riendas y cola del equino).
5. El asentamiento precario de personas en el predio.

En el texto de la nota, además de solicitar la urgente atención del Monumento, se recuerda que el Prócer es el único general argentino caído en acción de guerra externa durante la lucha por nuestra Independencia. Se considera un acto de justicia histórica que el Monumento que lo recuerda en la Ciudad en la que recibió su bautismo de fuego, sea restaurado y protegido.

5. DON CESAR CAO SARAVIA

César Cao Saravia nació  en Salta el 5 de octubre de 1918 y partió a la eternidad el 12 de octubre de 1988 en Buenos Aires, ciudad a la que se trasladó en busca de un porvenir venturoso.

Su vida no fue fácil, trabajó humildemente desarrollando distintos oficios hasta que en la década del ’50 se radicó en Chascomús donde inicialmente instaló una granja y posteriormente fundó una empresa metalúrgica con la cual realizó construcciones de gran porte (escuelas, hangares, galpones cuyas características salientes eran las cubiertas soldadas, sin clavaduras) que se instalaron en diversos puntos del país e incluso en el Continente Antártico.

La empresa que fundara permitió a una significativa cantidad de argentinos llevar el sustento diario a su familia. Su premisa, reflejada en uno de sus libros era: “Trabajo más consumo igual Paz Social”. En reconocimiento a su trayectoria, desde el año 2004 una calle en Chascomús lleva su nombre.

PASO SARAVIA

La solidaridad llevó  al destacado salteño a realizar donaciones a diversas instituciones como el Ejército Argentino y Gendarmería Nacional y a promover que los más humildes pudieran tener una vivienda digna. Entre sus colaboraciones más importantes se encuentra la que dio a la expedición al Polo Sur encabezada por el Grl. Jorge Leal quien en gratitud, denominó Saravia a un paso muy difícil en el Continente Blanco. Las dificultades que este Paso ofrece a quienes realizan tareas en la Antártida ha llevado a buscar rutas alternativas para eludirlo, lo que no siempre es posible.

En el año 2000 se realizó, al mando del Tte. Cnel. Víctor Figueroa, la última expedición terrestre del Ejército Argentino al Polo Sur, desde Base Grl. Belgrano (1400 Km). En uno de sus escritos el jefe de la expedición relató:

“A 300 km de la base comenzaron a aparecer los primeros problemas, en la forma de un gran campo de grietas que nos impedía el paso. Entonces tratamos de rodearlas, pero fue imposible porque una serie de glaciares nos obligó a regresar y buscar un pasaje seguro. En ese intento algunos trineos quedaron atrapados. Nos llevó más de una semana sortear ese campo, realizando reconocimientos y sondeándolo. Rogaba que nadie fuera tragado por una de ellas y que la Virgen de las Nieves nos protegiera (llevábamos su imagen para dejarla allá). Después de salir airosos del lugar, denominado Paso Saravia, por el cual debieron pasar tres veces para trasladar combustible y víveres, la ruta fue un poco más segura”.

Al cumplirse el 21º  aniversario de la muerte de César Cao Saravia, se dan a conocer estos relevantes datos de quien hiciera posible que el Grl. Martín Miguel de Güemes tuviera ¡por fin! su Monumento en la Capital de la República. En su memoria se escriben éstas líneas.

6. OLIMPIADAS (DEL CONOCIMIENTO) CRISTAL

La edición 2009 de las Olimpíadas (del Conocimiento) Cristal está dedicada a la Vida y Obra del Grl. Martín Miguel de Güemes y a la Historia de Berazategui. La idea, del Grupo Cristal Comunicaciones, promueve la participación de las escuelas secundarias de gestión estatal.  Cuenta con el Auspicio de la Municipalidad de Berazategui y el Instituto Güemesiano en Buenos Aires y la colaboración del Inspector Jefe Distrital Prof. Hugo Mazzola; el Inspector Prof. Claudio Roselli y el Prof. Claudio Egisti Staniscia de la Asociación Orígenes.

Serán Jurados de la Olimpíada, por la Dirección General de Cultura y Educación el Inspector Claudio Rosselli; un representante del Grupo Cristal Comunicaciones, por el lnstituto Güemesiano la Prof. María Cristina Fernández y por la Asociación Orígenes de Berazategui el Prof. Claudio Egisti Staniscia.

El material de consulta está integrado por las Obras: Un Salteño para La Patria; “Güemes, el Centauro de la Libertad” y “Abanderadas del Patriotismo” de María Cristina Fernández; «Crónica de mi Pago» de Eduardo Rodríguez Avellón y “Nombre de las calles de Berazategui” de Claudio E. Staniscia.

La competencia se realizará  el  6 de noviembre 2009, en el Salón Mesa Coordinadora Jubilados y Pensionados de Berazategui. Serán premiados con medalla y diploma los participantes de los cuatro colegios ganadores, estas instituciones recibirán además material didáctico.

7. CORREO DE LECTORES

Desde Oruro, Bolivia, el Dr. Alfonso Gamarra Durana, hizo llegar sus palabras de agradecimiento por lo desarrollado en el Boletín Nº 113 (Setiembre de 2009) sobre Juana Azurduy: “Nos hemos emocionado mucho porque se haya ocupado de nuestra heroína con tanto amor y orgullo como los que muestra por el admirado patriota Grl. Martín Güemes de quien hemos aprendido y honrado enormemente a través de todas sus lecciones mensuales que nos hace llegar por el correo electrónico. Créame que, como leemos sus mensajes con interés, son estos esperados casi con devoción. Por este envío, y por su trabajo incansable y fecundo por la difusión de la vida del glorioso argentino, le hago llegar mi reconocimiento personal”.

El Dr. Gamarra Durana aporta que la poesía que integra la Elegía a Juana Azurduy,  interpretada por Luis Rico en Mayo de 2009 frente a la Casa de la Libertad donde reposa la patriota, pertenece a uno de los más grandes poetas bolivianos, don Oscar Alfaro, se titula Juana Azurduy de Padilla y su letra dice:

Juana Azurduy de Padilla

cruza a caballo la historia,

sembrando el alto sendero

de armaduras españolas.

Con los cabellos al viento,

como bandera patriótica,

¡rompe horizontes de espadas

Juana la libertadora…!

¡Ay, soldaditos de plomo,

mandados por la corona…!

¡Todos cayeron rodando

al paso de la amazona…!

Y en la cumbre del coraje,

donde destella la gloria

¡Juana de Arco se inclina

y abraza a su hermana criolla!

8. AGENDA GUEMESIANA SETIEMBRE DE 2009

En Setiembre la Prof. María C. Fernández desarrolló las siguientes actividades:

1 Setiembre:  Presentación de la Nota al Diputado Smith, pidiendo restauración del Monumento y presentando actividades para su consideración en el Programa “Puertas del Bicentenario”.

6 Setiembre: Fue entrevistada en Radio América por Claudio Chiaruttini, sobre el estado del Monumento a Güemes en Buenos Aires.

15 Setiembre:Participó  en la Procesión en honor a la Virgen y el Señor del Milagro organizada por la Parroquia de La Consolación, con la Virgen de las Lágrimas, quien salía por primera vez en procesión. En la oportunidad fue porteada por primera vez la imagen del Cristo Campesino Patrono de los Güemesianos.

9. PALABRAS FINALES

Las Olimpíadas del Conocimiento que este año fueron dedicadas a la vida y obra del Grl. Güemes, conjuntamente con la historia de Berazategui, tienen un alto valor educativo. En reciente reunión concertada con los organizadores, se supo que los inscriptos están trabajando con gran compromiso el tema. Ello constituye un verdadero estímulo ya que el currículo no contempla la gesta Güemesiana e ingresa a la escuela de esta manera.

Se han inscripto 70 grupos con lo cual aproximadamente 300 estudiantes del nivel secundario con sus respectivos docentes son partícipes de este destacable esfuerzo.  Independientemente de los resultados, ya hay uno que es inobjetable: con éstas Olimpíadas gana la historia. Bienvenidas sean.

Prof. María Cristina Fernández;

macacha@infovia.com.ar



Comentarios en Facebook

Dejar un comentario